Li­be­ra­li­zar es nor­ma­li­zar

La Voz de Galicia (Vigo) - - Opinión - VENANCIO SALCINES Pro­fe­sor de Aná­li­sis Eco­nó­mi­co de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña

En Es­pa­ña, la pa­la­bra li­be­ra­li­za­ción sue­na gro­tes­ca ¿Li­be­ra­li­zar? ¡Por Dios! Y en par­te es ló­gi­co, por­que en to­do pro­ce­so de aper­tu­ra hay siem­pre un afec­ta­do, el que pier­de la po­si­ción de pri­vi­le­gio, y ese sue­le de­jar­se la vi­da en la de­fen­sa de sus in­tere­ses. Na­da tie­ne que per­der. En es­tos mo­men­tos, es­ta­mos an­te un nue­vo pro­ce­so li­be­ra­li­za­dor, qui­zás unos de los más im­por­tan­tes de los úl­ti­mos años y que con to­da se­gu­ri­dad cen­tra­rá nues­tra vi­da eco­nó­mi­ca. Y lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción es que no se rea­li­za por ini­cia­ti­va del Go- bierno de Es­pa­ña, sino a ins­tan­cias del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea. Si por el mi­nis­te­rio fue­ra, to­do que­da­ría igual. Que Es­pa­ña ten­dría unas do­sis me­no­res de com­pe­ti­ti­vi­dad, qué más da. To­do sea por no asu­mir el con­flic­to so­cial que su­po­ne mo­der­ni­zar es­te país.

Se mi­re como se mi­re, pa­re­ce un anacro­nis­mo que las em­pre­sas es­ti­ba­do­ras de­ban con­tra­tar a sus tra­ba­ja­do­res a tra­vés de em­pre­sas de ges­tión de per­so­nal, en cu­yo ca­pi­tal es­tán obli­ga­das a par­ti­ci­par. Es como si ma­ña­na al­guien, por ejem­plo, pa­ra con­tra­tar a un ar­qui­tec­to tu­vie­ra que so­li­ci­tar­lo sí o sí al Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos, y es­te, adi­cio­nal­men­te tu­vie­se el pri­vi­le­gio de ce­rrar las puer­tas de en­tra­da a nue­vos co­le­gia­dos ¿Se ima­gi­na al­go así? No, ¿ver­dad? ¿Y por qué no ocu­rre? Por­que una gran ma­yo­ría, de un mo­do o de otro, uti­li­za­mos los ser­vi­cios de un ar­qui­tec­to y no per­mi­ti­ría­mos que ellos ele­va­sen ar­ti­fi­cial­men­te sus sa­la­rios a nues­tra cos­ta. Adi­cio­nal­men­te to­dos tam­bién desea­ría­mos te­ner el de­re­cho, si sen­ti­mos vo­ca­ción por ello, de ejer­cer esa pro­fe­sión, por tan­to, en­ten­de­ría­mos como descabellado que el ejer­ci­cio de la mis­ma es­tu­vie­ra en ma­nos de dos per­so­nas.

El ca­so de los es­ti­ba­do­res es muy si­mi­lar, con una sal­ve­dad, no nos sen­ti­mos afectados por­que el so­bre­cos­te de es­te mo­no­po­lio re­cae so­bre las mer­can­cías en des­car­ga y nos re­sul­ta im­po­si­ble cal­cu­lar cuán­to des­ti­na­mos ca­da día al man- te­ni­mien­to de unos pri­vi­le­gios sin equi­va­len­cia en otra pro­fe­sión.

La Ad­mi­nis­tra­ción, de­fen­so­ra, que no se ol­vi­de, de es­ta si­tua­ción, se jus­ti­fi­có, ar­gu­men­tan­do, por un la­do, que el ser­vi­cio por­tua­rio de ma­ni­pu­la­ción de mer­can­cías cons­ti­tu­ye un ser­vi­cio de in­te­rés ge­ne­ral su­je­to a obli­ga­cio­nes de ser­vi­cio pú­bli­co, cu­yo ob­je­to es ga­ran­ti­zar la re­gu­la­ri­dad, con­ti­nui­dad y ca­li­dad del ser­vi­cio, y por otro, pa­ra ga­ran­ti­zar la pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res. Es evi­den­te que en Es­pa­ña hay mu­chos más ser­vi­cios de in­te­rés ge­ne­ral que la es­ti­ba, y des­de lue­go el ce­lo en la pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res ha der ser una preo­cu­pa­ción universal y no par­ti­cu­lar. To­ca nor­ma­li­zar, li­be­ra­li­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.