Un ac­to de apo­yo a los pre­sos po­lí­ti­cos de Ve­ne­zue­la desata otra bron­ca con Igle­sias

El lí­der de Po­de­mos des­pre­cia a Gon­zá­lez por pe­dir­le que dé la ca­ra por los re­pre­sa­lia­dos

La Voz de Galicia (Vigo) - - España - MER­CE­DES LODEIRO

Los ex­pre­si­den­tes es­pa­ño­les Fe­li­pe Gon­zá­lez y Jo­sé Ma­ría Aznar unie­ron ayer sus vo­ces e in­ter­cam­bia­ron aplau­sos pa­ra exi­gir al ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro la li­be­ra­ción de los pre­sos po­lí­ti­cos ve­ne­zo­la­nos, en­tre ellos el opo­si­tor Leo­pol­do Ló­pez, quien lle­va en pri­sión tres años. Al ac­to, ce­le­bra­do en Ma­drid con la pre­sen­cia del pa­dre del po­lí­ti­co en­car­ce­la­do, pe­ro tam­bién con la del lí­der de Ciu­da­da­nos, Al­bert Ri­ve­ra, del ex­mi­nis­tro Al­ber­to Ruiz Ga­llar­dón y del ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OTAN y ex al­to re­pre­sen­tan­te de la UE Ja­vier So­la­na, no acu­dió nin­gún re­pre­sen­tan­te de Po­de­mos. Es­ta au­sen­cia fue uti­li­za­da por el ex­pre­si­den­te so­cia­lis­ta pa­ra arre­me­ter con­tra Pa­blo Igle­sias y sus re­la­cio­nes con el ré­gi­men de Ca­ra­cas des­pués de que es­te ase­gu­ra­ra que él y Aznar echan «más ga­so­li­na al fue­go» en re­la­ción con Ve­ne­zue­la.

«In­vi­to a Pa­blo Igle­sias a que dé la ca­ra con los de­más pi­dien­do que no ha­ya un so­lo pre­so po­lí­ti­co en Ve­ne­zue­la. Con pre­sos po­lí­ti­cos no hay de­mo­cra­cia», afir­mó Gon­zá­lez, an­tes de de­cir que en las cár­ce­les ve­ne­zo­la­nas hay 110 per­so­nas por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, tras unos pro­ce­sos ju­di­cia­les que til­dó de ar­bi­tra­rios. Aznar pre­fi­rió no co­men­tar las pa­la­bras de Igle­sias, mien­tras que Ri­ve­ra las ca­li­fi­có de «des­afor­tu­na­das».

En de­cla­ra­cio­nes en el Con­gre­so, Igle­sias re­afir­mó que a su for­ma­ción no le gus­ta «que ha­ya pre­sos po­lí­ti­cos en nin­gún si­tio», pe­ro ad­vir­tió a Gon­zá­lez de que no es quién pa­ra pe­dir a Po­de­mos que «dé la ca­ra» en es­te asun­to. «So­mos una or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca que as­pi­ra a go­ber­nar y no nos gus­ta que ha­ya pre­sos po­lí­ti­cos en nin­gún si­tio, pe­ro a no­so­tros el ma­yor­do­mo de Car­los Slim no nos da lec­cio­nes de de­mo­cra­cia. Pen­sa­mos que no tie­ne que ha­ber pre­sos po­lí­ti­cos, ni en Ve­ne­zue­la ni en nin­gún la­do, pe­ro me pa­re­ce muy irres­pon­sa­ble que en al­go tan se­rio como la po­lí­ti­ca ex­te­rior al­gu­nos, sien­do ex­pre­si­den­tes, lo uti­li­cen como una suer­te de ele­men­to arro­ja­di­zo en la po­lí­ti­ca do­més­ti­ca», cri­ti­có.

«Irres­pon­sa­bles»

Igle­sias acu­só a Aznar y a Gon­zá­lez de ser «enor­me­men­te irres­pon­sa­bles» por «echar ga­so­li­na al fue­go». «Pa­re­ce que pien­san más en sus con­se­cuen­cias de po­lí­ti­ca in­ter­na pa­ra Es­pa­ña que en otra co­sa», in­sis­tió, y les re­pro­chó que es­tén tan preo­cu­pa­dos por Ve­ne­zue­la y no por lo que ocu­rre en otros paí­ses como Ara­bia Sau­dí.

Tan­to Gon­zá­lez como Aznar coincidieron en des­ta­car la pro­pues­ta del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Luis Al­ma­gro, de de­ba­tir la po­si­ble sus­pen­sión de Ve­ne­zue­la como Es­ta­do miem­bro por la su­pues­ta pér­di­da de de­mo­cra­cia. El ex­pre­si­den­te so­cia­lis­ta de­nun­ció que des­de que co­men- za­ron los diá­lo­gos con el ré­gi­men de Ma­du­ro hay más pre­sos po­lí­ti­cos. «El Go­bierno [ve­ne­zo­lano] so­lo quie­re diá­lo­go pa­ra hu­mi­llar a la opo­si­ción, ga­nar tiem­po y pa­ra man­te­ner un ré­gi­men que yo di­ría dic­ta­to­rial, ti­rá­ni­co», agre­gó.

Aznar opi­nó que «los Go­bier­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos tie­nen una responsabilidad muy gran­de pa­ra sal­var la si­tua­ción en Ve­ne­zue­la y pa­ra exi­gir tam­bién la li­be­ra­ción de los pre­sos po­lí­ti­cos». La Unión Eu­ro­pea «y sus Go­bier­nos no pue­den se­guir mi­ran­do ha­cia otro la­do», agre­gó. El pa­dre de Leo­pol­do Ló­pez agra­de­ció sus ges­tos a «es­tos dos gran­des ami­gos», en re­fe­ren­cia a Gon­zá­lez y Aznar. Es­pe­ra que la pre­sión in­ter­na­cio­nal sir­va pa­ra li­be­rar a su hi­jo. El día an­te­rior ha­bía si­do el es­ta­dou­ni­den­se Trump quien so­li­ci­tó la ex­car­ce­la­ción de Ló­pez.

«In­vi­to a Pa­blo Igle­sias a que dé la ca­ra con los de­más pi­dien­do que no ha­ya un so­lo pre­so po­lí­ti­co en Ve­ne­zue­la» Fe­li­pe Gon­zá­lez Ex­pre­si­den­te del Go­bierno «A no­so­tros, el ma­yor­do­mo de Car­los Slim no nos da lec­cio­nes de de­mo­cra­cia» Pa­blo Igle­sias Se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos

La lu­na de miel en­tre la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na y Do­nald Trump ter­mi­nó sin em­pe­zar, tras la reunión del man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano con Li­lian Tin­to­ri, es­po­sa de Leo­pol­do Ló­pez, que ma­ña­na cum­pli­rá tres años en la cárcel, de un to­tal de una con­de­na de ca­si 14 años por ins­ti­ga­ción a de­lin­quir en una ma­ni­fes­ta­ción.

Mi­nu­tos an­tes de que se di­vul­ga­ra la reunión, en la que tam­bién par­ti­ci­pa­ron el vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce y el se­na­dor re­pu­bli­cano Mar­co Ru­bio (siem­pre muy ac­ti­vo con­tra el cha­vis­mo), Ni­co­lás Ma­du­ro, se ha­bía re­fe­ri­do por pri­me­ra vez a su ho­mó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se, se­ña­lan­do que es­pe­ra­ba «que no co­me­tie­ra los erro­res» de Oba­ma, por­que «pa­re­ce que ya lo es­tán em­pu­jan­do a pe­lear».

Trump no men­cio­nó a Ve­ne­zue­la ni a Ló­pez, se­ña­lan­do que se ha­bía «reuni­do con Ru­bio pa­ra tra­tar asun­tos re­la­ti­vos a Cu­ba. Mien­tras tan­to, Ma­du­ro, en un ac­to con jó­ve­nes de su par­ti­do, ma­ni­fes­tó que «se en­con­tra­ba por en­ci­ma de esas co­sas» (en re­fe­ren­cia a la reunión del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se y Tin­to­ri).

Se­gún ana­lis­tas lo­ca­les, Ma­du­ro te­nía la es­pe­ran­za de te­ner una me­jor re­la­ción con Trump que con Oba­ma, ba­sa­do, prin­ci­pal­men­te, en la bue­na re­la­ción que el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se tie­ne con Vla­di­mir Pu­tin.

Pe­ro las ac­cio­nes del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, en es­pe­cial la in­clu­sión, el lu­nes, del vi­ce­pre­si­den­te ve­ne­zo­lano, Ta­reck El Ais­sa­mi, en la lis­ta del De­par­ta­men- to del Te­so­ro como «nar­co­tra­fi­can­te», no de­jan lu­gar a du­da de sus in­ten­cio­nes. Más aún cuan­do Ste­ven Mnu­chin, se­cre­ta­rio del Te­so­ro, afir­mó que «el pre­si­den­te quie­re de­jar un men­sa­je cla­ro: es­ta­mos del la­do del pue­blo de Ve­ne­zue­la».

La res­pues­ta de Ma­du­ro lle­gó a tra­vés de una re­so­lu­ción del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia, afín al Go­bierno, que des­es­ti­mó to­dos los argumentos de la de­fen­sa de Leo­pol­do Ló­pez y ra­ti­fi­có, como ins­tan­cia de­fi­ni­ti­va, la con­de­na a pri­sión del lí­der opo­si­tor ve­ne­zo­lano, emi­ti­da tras un jui­cio con­si­de­ra­do como una far­sa.

Ma­du­ro tam­bién con­tes­tó ano­che a Ma­riano Ra­joy que «se le re­ven­ta­rán los dien­tes» si se me­te con Ve­ne­zue­la, en res­pues­ta a un co­men­ta­rio pu­bli­ca­do en la cuen­ta ofi­cial de Twit­ter en el que Ra­joy pe­día la li­be­ra­ción de los pre­sos po­lí­ti­cos ve­ne­zo­la­nos. En su in­ter­ven­ción, Ma­du­ro se ha re­fe­ri­do al pre­si­den­te es­pa­ñol como «bandido» y «pro­tec­tor de de­lin­cuen­tes y ase­si­nos».

AFP

Gon­zá­lez y Aznar piden la sus­pen­sión de Ve­ne­zue­la de la OEA. Los ex­pre­si­den­tes es­pa­ño­les arro­pa­ron al pa­dre del opo­si­tor ve­ne­zo­lano Leo­pol­do Ló­pez y apo­ya­ron que la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos sus­pen­da a Ve­ne­zue­la como miem­bro por la su­pues­ta pér­di­da de de­mo­cra­cia en el país.

Trump, Tin­to­ri, Pen­ce y Ru­bio du­ran­te su en­cuen­tro en la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.