Trump pla­nea en­car­gar a un mul­ti­mi­llo­na­rio la pur­ga de los ser­vi­cios se­cre­tos

Es el due­ño de Cer­be­rus, un fon­do bui­tre con ne­go­cios en Es­pa­ña

La Voz de Galicia (Vigo) - - Portada - FRAN­CIS­CO ES­PI­ÑEI­RA

«He he­re­da­do un lío». Así de gráfico se mos­tró Do­nald Trump pa­ra re­su­mir la si­tua­ción que, a su jui­cio, se registra en las agencias de in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­ses y que, se­gún él mis­mo y mu­chos de sus afi­nes, se en­cuen­tra de­trás de las fil­tra­cio­nes a los me­dios que vin­cu­la­ban a Mi­chael Flynn con el em­ba­ja­dor ru­so en Was­hing­ton en unas con­ver­sa­cio­nes con­si­de­ra­das ile­ga­les y que pro­vo­ca­ron la di­mi­sión de uno de los co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos del pre­si­den­te.

Trump evi­tó ayer con­fir­mar si esas con­ver­sa­cio­nes se ha­bían pro­du­ci­do o no, si ha­bía al­gún otro miem­bro de su círcu­lo más cer­cano im­pli­ca­do en ne­go­cia­cio­nes no per­mi­ti­das y si él mis- mo co­no­cía el al­can­ce de esas con­ver­sa­cio­nes o las ha­bía au­to­ri­za­do. «Son no­ti­cias fal­sas, como to­do lo que afec­ta a Ru­sia», se li­mi­tó a de­cir.

Tam­po­co apro­ve­chó Trump pa­ra des­men­tir sus ata­ques con­tra las agencias de in­te­li­gen­cia, fun­da­men­tal­men­te la CIA y la NSA, como su­pues­tos miem­bros de una tra­ma in­tere­sa­da en fil­trar da­tos que per­ju­di­quen a la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción en sus pri­me­ros pa­sos. Su en­torno más pró­xi­mo de­nun­ció in­clu­so la con­ni­ven­cia de al­gu­nos es­pías con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra di­fun­dir in­for­ma­cio­nes que, a su jui­cio, no se res­pon­den con la reali­dad. El pre­si­den­te or­de­nó ayer al De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia «que in­ves­ti­gue las fil­tra­cio­nes. Son fil­tra­cio­nes cri­mi­na­les».

Pa­ra po­ner fin a ese su­pues­to caos in­terno y ta­par el bo­que­te abier­to por la re­nun­cia de Flynn, Trump pre­vé re­cu­rrir a su agen­da de ami­gos mi­llo­na­rios. El ele­gi­do pa­ra aco­me­ter la pur­ga en­tre esos es­pías con­si­de­ra­dos trai­do­res por el pre­si­den­te se­ría Step­hen Fein­berg, fun­da­dor y pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Cer­be­rus, un co­no­ci­do fon­do bui­tre que tie­ne en­tre sus em­plea­dos a Jo­sé Ma­ría Aznar Bo­te­lla, hi­jo del ex­pre­si­den­te Jo­sé Ma­ría Aznar, y que ges­tio­na en Es­pa­ña más de sie­te mil mi­llo­nes de eu­ros en activos tó­xi­cos de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria ad­qui­ri­dos a la Sa­reb.

Fein­berg, ca­sa­do con una mu­jer de ori­gen latino, Gi­se­la Sán­chez, fue uno de los prin­ci­pa­les do­nan­tes de la cam­pa­ña de Trump y pre­sen­ta una lar­ga mi­li­tan­cia en las fi­las re­pu­bli­ca­nas como aval. Tam­bién es­tá con­si- de­ra­do como un ín­ti­mo de Ban­non. Trump ha sos­la­ya­do su to­tal fal­ta de co­no­ci­mien­to del mun­do de la in­te­li­gen­cia —li­mi­ta­da a dos ju­go­sos con­tra­tos con el Go­bierno— pa­ra con­fiar en su leal­tad como con­tra­pun­to al nue­vo je­fe de la CIA, ele­gi­do di­rec­ta­men­te por la vie­ja guar­dia del par­ti­do con­ser­va­dor. El pre­si­den­te tam­po­co ha ex­pli­ci­ta­do des­de qué pues­to ha­rá ese tra­ba­jo.

La ba­ta­lla in­ter­na ha lle­ga­do a tal ni­vel de de­gra­da­ción que, se­gún The Wall Street Jour­nal, las agencias de in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­ses, que ya fue­ron me­nos­pre­cia­das por Trump du­ran­te la tran­si­ción tras ne­gar­se es­te a re­ci­bir sus in­for­mes dia­rios, han de­ci­di­do no en­tre­gar­le to­da la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble por con­si­de­rar­le como «una per­so­na no del to­do fia­ble».

SAS­CHA SCHUERMANN AFP

Ti­ller­son (iz­quier­da) y La­vrov bro­mean ins­tan­tes an­tes de la fo­to de fa­mi­lia de los mi­nis­tros de Ex­te­rio­res del G20.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.