Gue­rra por el poder en las entrañas de la Ca­sa Blan­ca

La Voz de Galicia (Vigo) - - Internacional - F. E.

El de las re­la­cio­nes con Ru­sia no es el úni­co lío que al­bo­ro­ta el primer mes de Trump al fren­te de la Ca­sa Blan­ca. En las úl­ti­mas ho­ras, el pre­si­den­te ha te­ni­do que ha­cer fren­te al primer gran cho­que de tre­nes en su equi­po de co­la­bo­ra­do­res y no pa­re­ce que ha­ya un pun­to de en­ten­di­mien­to cer­cano en­tre sus ami­gos y com­pa­ñe­ros de cam­pa­ña y el gru­po de po­lí­ti­cos pro­ce­den­tes de la es­truc­tu­ra del Par­ti­do Re­pu­bli­cano ele­gi­dos pa­ra guiar al nue­vo man­da­ta­rio en las pro­ce­lo­sas aguas de la Ad­mi­nis­tra­ción.

Step­hen Ban­non, el to­do­po­de­ro­so ase­sor de Trump, redactor de sus dis­cur­sos e ideó­lo­go de la lí­nea más ra­di­cal y ul­tra­con­ser­va­do­ra, ha ido per­dien­do po­si- cio­nes en los úl­ti­mos días fren­te al só­li­do bu­ró­cra­ta que es el je­fe de Gabinete de la Ca­sa Blan­ca, Rein­ce Prie­bus. Es­te fue el primer nom­bra­mien­to del nue­vo pre­si­den­te y su­ya es la responsabilidad de im­ple­men­tar las po­lí­ti­cas de la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción. Prie­bus acu­mu­la una lar­guí­si­ma ex­pe­rien­cia en Was­hing­ton y es­tá ali­nea­do con el gru­po más li­be­ral de la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na. Es ami­go de Paul Ryan, el lí­der del par­ti­do en el Con­gre­so, y sus prio­ri­da­des pa­san por di­na­mi­zar la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y fre­nar al­gu­nas de las me­di­das más so­cia­les de la era Oba­ma.

Ban­non, por el con­tra­rio, pre­ten­de eje­cu­tar cuan­to an­tes las pro­me­sas elec­to­ra­les de Trump. A él se le atri­bu­ye la au­to­ría, o al me­nos la ins­pi­ra­ción, de la or­den eje­cu­ti­va que im­pe­día la en­tra­da en Es­ta­dos Uni­dos de via­je­ros de sie­te paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na. Y ese fue el pun­to de fric­ción que que­bró la armonía del equi­po de Trump. Prie­bus se opu­so a eje­cu­tar al­gu­nas de las me­di­das pro­pues­tas por Ban­non y aler­tó de sus pro­ble­mas de le­ga­li­dad. El de­cre­to ori­gi­nal, se­gún dis­tin­tas fuen­tes, fue po­da­do pa­ra in­ten­tar ar­mo­ni­zar to­das las pos­tu­ras, pe­ro no sa­tis­fi­zo a nin­gu­na de las dos par­tes.

Pri­me­ras víc­ti­mas

La caí­da del can­di­da­to a se­cre­ta­rio de Tra­ba­jo, Andy Puz­der, otro ami­go de Trump, fue con­si­de­ra­da como una vic­to­ria de Prie­bus so­bre Ban­non. Pe­ro el lí­der del sec­tor más ul­tra­de­re­chis­ta no se ha da­do por ren­di­do. Un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el pe­rió­di­co di­gi­tal que fun­dó y des­de el que se su­mi­nis­tra mu­ni­ción ideo­ló­gi­ca a las re­des, Breit­bart, es­pe­cu­la­ba ayer con una po­si­ble sa­li­da del pro­pio Rein­ce Prie­bus por un su­pues­to des­con­ten­to del pre­si­den­te con su tra­ba­jo. In­clu­so da­ba tres nom­bres, los de Kell­yan­ne Con­way (la po­lé­mi­ca ase­so­ra de pren­sa du­ran­te la cam­pa­ña), Da­vid Ur­ban y Rick Dear­born, como po­si­bles al­ter­na­ti­vas.

Trump des­min­tió ayer cual­quier pro­ble­ma con Prie­bus. «Es­toy muy con­ten­to con él», di­jo tras anun­ciar el fi­cha­je de Ale­xan­der Acosta, el primer latino de su gabinete, pa­ra cu­brir el hue­co de­ja­do por An­drew Puz­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.