Ca­na­dá pro­po­ne un fren­te co­mún a la UE fren­te al pro­tec­cio­nis­mo de Trump

Jus­tin Tru­deau re­cla­ma una Eu­ro­pa más fuer­te «en be­ne­fi­cio del mun­do en­te­ro»

La Voz de Galicia (Vigo) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO BRU­SE­LAS / CO­RRES­PON­SAL

El Par­la­men­to Eu­ro­peo re­ci­bió ayer en el he­mi­ci­clo con una lar­ga ca­de­na de aplau­sos al primer mi­nis­tro ca­na­dien­se, Jus­tin Tru­deau. La vi­si­ta del di­ri­gen­te nor­te­ame­ri­cano des­per­tó el in­te­rés ge­ne­ral, no tan­to por ser una de las fi­gu­ras po­lí­ti­cas más ca­ris­má­ti­cas de la ac­tua­li­dad sino por el mo­men­to en el que lle­ga su com­pa­re­cen­cia. So­lo un día des­pués de que la ma­yo­ría de la cá­ma­ra die­se luz ver­de al acuer­do de li­bre co­mer­cio con Ca­na­dá (CETA), Tru­deau se plan­tó an­te los par­la­men­ta­rios pa­ra sa­car bri­llo al que es­tá lla­ma­do a ser el her­mano pe­que­ño del TTIP.

«Es­te acuer­do es so­lo el prin­ci­pio de las re­la­cio­nes en­tre Ca- na­dá y la UE. El fu­tu­ro es­tá por lle­gar», ce­le­bró desatan­do el op­ti­mis­mo. No es pa­ra me­nos. La UE no le­van­ta ca­be­za des­de la llegada de Do­nald Trump a la Ca­sa Blan­ca. Una de sus pri­me­ras me­di­das fue con­ge­lar si­ne die las ne­go­cia­cio­nes del acuer­do de li­bre co­mer­cio con la UE (TTIP) has­ta el fi­nal de su man­da­to, que apun­ta ma­ne­ras pro­tec­cio­nis­tas. Una es­tra­te­gia que no com­par­te el ca­na­dien­se, quien ins­tó a los lí­de­res eu­ro­peos a lu­char por un mun­do más «abier­to» y «glo­ba­li­za­do».

Tru­deau rom­pió una lan­za a fa­vor del pa­pel de la UE en el mun­do pa­ra sa­tis­fac­ción de la Eu­ro­cá­ma­ra: «La UE es un lo­gro de gran im­por­tan­cia. Un mo­de­lo de coope­ra­ción pa­cí­fi­ca sin pre­ce­den­tes. So­mos cons­cien­tes de que una voz eu­ro­pea be­ne­fi­cia al mun­do en- te­ro», ex­cla­mó po­nien­do en evi­den­cia sus di­fe­ren­cias con el pre­si­den­te de EE.UU., quien no so­lo ce­le­bró el triun­fo del bre­xit sino que des­li­zó su in­ten­ción de pro­vo­car más es­ci­sio­nes.

El ca­na­dien­se fue más allá y pa­só del ver­so a la pro­sa al pe­dir a los eu­ro­peos for­mar un fren­te con Ca­na­dá pa­ra plan­tar ba­ta­lla a las po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas de Trump: «En es­tos tiem­pos di­fí­ci­les te­ne­mos que li­de­rar la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal y no acep­tar sim­ple­men­te que es­ta­mos su­je­tos a sus an­to­jos», in­di­có. El pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo, An­to­nio Ta­ja­ni, apro­ve­chó el es­ce­na­rio pa­ra lan­zar una so­fla­ma en con­tra del re­plie­gue na­cio­na­lis­ta. «La UE y Ca­na­dá com­par­ti­mos la mis­ma vi­sión de un mun­do abier­to», re­cor­dó.

Al mar­gen de los guiños y la com­pli­ci­dad del ca­na­dien­se con sus so­cios eu­ro­peos, Tru­deau, quien se re­uni­rá con An­ge­la Mer­kel en Ber­lín, tam­bién de­jó cla­ro que no ha­brá po­si­bi­li­dad de fre­nar el po­pu­lis­mo y el des­con­ten­to so­cial si los acuer­dos y las po­lí­ti­cas de la UE no re­dun­dan en be­ne­fi­cio de to­dos. Un diag­nós­ti­co que las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas lle­van ig­no­ran­do mu­cho tiem­po. So­lo aho­ra que la ame­na­za de la rup­tu­ra del pro­yec­to eu­ro­peo aso­ma, las prin­ci­pa­les fuer­zas del he­mi­ci­clo se han uni­do en torno a pro­yec­tos que pue­dan re­cu­pe­rar el im­pul­so cohe­sio­na­dor. Ayer mis­mo se apro­ba­ron re­so­lu­cio­nes a fa­vor de un sa­la­rio mí­ni­mo, la vo­ta­ción di­rec­ta del pre­si­den­te de la Co­mi­sión o la crea­ción de una Ha­cien­da eu­ro­pea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.