Por qué el ase­si­na­to de Kim es un gol­pe pa­ra Pe­kín

La Voz de Galicia (Vigo) - - Internacional - SA­RA RO­ME­RO ESTELLA

La sombra del mis­te­rio si­gue pla­nean­do so­bre la muer­te del her­mano ma­yor de Kim Jong-un. Cua­tro días des­pués de que mu­rie­ra de ca­mino a un hos­pi­tal, las au­to­ri­da­des ma­la­sias con­fir­ma­ron que, en efec­to, el fa­lle­ci­do es Kim Jong-nam, pe­ro na­da di­je­ron de las cau­sas de su muer­te. La in­ves­ti­ga­ción po­li­cial se sal­da de mo­men­to con tres de­te­ni­dos pe­ro la po­li­cía sos­tie­ne que si­gue la pis­ta a otros tres sos­pe­cho­sos. Los dos úl­ti­mos de­te­ni­dos son una mu­jer que por­ta­ba un pa­sa­por­te in­do­ne­sio que la iden­ti­fi­ca­ba como Si­ti Ais­hah, de 25 años, y su pa­re­ja. Ais­hah fue iden­ti­fi­ca­da por las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del ae­ro­puer­to de Kua­la Lum­pur, el mis­mo pro­ce­di­mien­to que de­la­tó un día an­tes a la pri­me­ra detenida, Doan Thi Huang, de 28 años, se­gún re­fle­ja­ba el pa­sa­por­te viet­na­mi­ta que por­ta­ba.

To­dos los sos­pe­cho­sos de par­ti­ci­par en el en­ve­ne­na­mien­to con una sus­tan­cia le­tal rá­pi­da com­pa­re­ce­rán an­te un juez en un pla­zo de una se­ma­na, se­gún in­for­mó la agen­cia de no­ti­cias ma­la­sia Ber­na­na. Ade­más, la pren­sa ma­la­sia es­pe­cu­la con la po­si­bi­li­dad de que los re­sul­ta­dos de la au­top­sia, que con­clu­yó el miér­co­les, tar­da­rán unos días en pu­bli­car­se.

El pre­sun­to ase­si­na­to de Kim Jong-nam, que se­gún Co­rea del Sur fue or­de­na­do por Pyong­yang, ha­bría col­ma­do la pa­cien­cia de Pe­kín. El hi­jo ma­yor de Kim Jong-il vi­vía exi­lia­do en Ma­cao con su fa­mi­lia y con­ta­ba con la pro­tec­ción del Go­bierno chino, que res­pal­da­ba sus ne­go­cios y veía en él una al­ter­na­ti­va a su­ce­der a su her­mano en el poder. Kim Jong-nam com­par­tía el de­seo de Pe­kín de que su país si­guie­ra el mo­de­lo chino de aper­tu­ra eco­nó­mi­ca.

«De con­fir­mar­se que ha si­do or­ques­ta­do por Co­rea del Nor­te, es­te ase­si­na­to sig­ni­fi­ca­ría que Kim Jong-un es­tá dis­pues­to a de­fen­der al ré­gi­men a to­da cos­ta», ex­pli­có Zhao Tong, un ex­per­to en Co­rea del Nor­te del Cen­tro Car­ne­gie Tsing­hua de Pe­kín. An­te es­ta evi­den­cia, aña­dió, a Chi­na, prin­ci­pal apo­yo de Pyong­yang an­te la ONU, «le se­rá muy com­pli­ca­do con­ven­cer a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de que Co­rea del Nor­te pue­de evo­lu­cio­nar pa­cí­fi­ca­men­te ha­cia una so­cie­dad mo­der­na».

Es­te se­ría el se­gun­do des­plan­te en me­nos de una se­ma­na que Pyong­yang ha­ce a Pe­kín. El lan­za­mien­to de un mi­sil de ran­go in­ter­me­dio del do­min­go to­da­vía es­cue­ce a las au­to­ri­da­des chi­nas, que ven como ca­da de­mos­tra­ción de fuer­za de su ve­cino más in­có­mo­do da argumentos a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ga­nar pre­sen­cia en la zo­na. El úl­ti­mo ejem­plo es el THAAD, el es­cu­do an­ti­mi­si­les que des­ple­ga­rá en Co­rea del Sur a fi­na­les de es­te año.

AFP

El ré­gi­men nor­co­reano si­guió con su agen­da de con­me­mo­ra­cio­nes ofi­cia­les, ajeno en apa­rien­cia al ase­si­na­to del her­ma­nas­tro del dic­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.