El «ex­trac­ti­vis­mo» de Co­rrea do­mi­na el fin de la cam­pa­ña elec­to­ral en Ecua­dor

La opo­si­ción anun­ció que re­ne­go­cia­rá las con­ce­sio­nes a mi­ne­ras y pe­tro­le­ras

La Voz de Galicia (Vigo) - - Internacional - HÉC­TOR ESTEPA

Santiago de Pa­nan­tza es una pe­que­ña al­dea in­dí­ge­na del Ama­zo­nas ecua­to­riano. Es­tá ha­bi­ta­da por la tri­bu Shuar y va­rias co­mu­ni­da­des mes­ti­zas. Du­ran­te años ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­da, pe­ro aho­ra se ha con­ver­ti­do en uno de los ma­yo­res do­lo­res de ca­be­za del to­da­vía pre­si­den­te Ra­fael Co­rrea. Es el epi­cen­tro de ma­ni­fes­ta­cio­nes, en oca­sio­nes vio­len­tas, con­tra Ex­plor­co­bres, una mi­ne­ra chi­na que ope­ra cer­ca de allí.

La zo­na ex­plo­tó el pa­sa­do 14 de di­ciem­bre, cuan­do un po­li­cía per­dió la vi­da en una de las pro­tes­tas al re­ci­bir un ba­la­zo en la ca­be­za. El Go­bierno reac­cio­nó de­cla­ran­do el es­ta­do de ex­cep­ción, vi­gen­te has­ta es­ta se­ma­na. En­vió a un mi­llar de mi­li­ta­res y de­tu­vo a va­rios lí­de­res in­dí­ge­nas, lo que hi­zo de Santiago un em­ble­ma pa­ra quie­nes cri­ti­can las po­lí­ti­cas «ex­trac­ti­vis­tas» de Co- rrea y ven en ellas un re­fle­jo de sus pul­sio­nes au­to­ri­ta­rias.

«La mi­ne­ra ha co­men­za­do a ac­tuar en la zo­na sin con­sul­ta pre­via ni con­sen­ti­mien­to pre­vio de los Shuar, un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble se­gún la le­gis­la­ción in­ter­na­cio­nal», señala Alexandra Al­mei­da, di­rec­to­ra de la one­ne­gé Ac­ción Eco­ló­gi­ca. Es­ta en­ti­dad am­bien­ta­lis­ta ha co­bra­do re­le­van­cia las úl­ti­mas se­ma­nas por­que el mi­nis­te­rio del In­te­rior ini­ció los trá­mi­tes pa­ra di­sol­ver­la a fi­na­les de di­ciem­bre. Apo­yó su de­ci­sión en el su­pues­to «res­pal­do» que pres­tó a las ac­cio­nes y he­chos vio­len­tos de Santiago de Pa­nan­tza, «rea­li­zan­do afir­ma­cio­nes so­bre los gra­ves im­pac­tos am­bien­ta­les» de la mi- ne­ra y «pro­mo­vien­do la mo­vi­li­za­ción so­cial» y el res­pal­do a los en­fren­ta­mien­tos.

El ca­so pa­só a ser di­lu­ci­da­do por el mi­nis­te­rio del Am­bien­te, que lo ar­chi­vó. Pe­ro eso no ce­rró el con­flic­to. «Cuan­do pa­sa al­gu­na co­sa el pre­si­den­te siem­pre in­ten­ta cul­pa­bi­li­zar a sec­to­res que no pien­san igual que el go­bierno», ase­gu­ra Al­mei­da re­cha­zan­do la eti­que­ta de que tra­ba­ja al ser­vi­cio de la opo­si­ción.

La si­tua­ción vi­vi­da en Santiago de Pa­nan­tza po­dría in­fluir en los re­sul­ta­dos de las pre­si­den­cia­les del do­min­go. El can­di­da­to ofi­cia­lis­ta, Le­nin Mo­reno, li­de­ra las en­cues­tas con una sol­ven­cia su­pe­rior a los 10 pun­tos so­bre sus ri­va­les, pe­ro los can­di­da­tos de opo­si­ción se han lan­za­do a ex­pli­car có­mo re­vi­sa­rán y re­ne­go­cia­rán lle­ga­do el ca­so los con­tra­tos con las mi­ne­ras y pe­tro­le­ras del país fren­te a las pre­ten­sio­nes de Co­rrea y sus alia­dos de man­te­ner los pro­yec­tos mi­ne­ros con el ar­gu­men­to de que son un me­dio pa­ra «ven­cer la po­bre­za».

El pre­si­den­te lan­zó en 2007 una in­no­va­do­ra pro­pues­ta pa­ra pro­te­ger el Par­que Na­cio­nal Ya­su­ní, tam­bién en el Ama­zo­nas, an­te el in­te­rés de va­rias pe­tro­le­ras por ex­plo­tar sus re­cur­sos. Plan­tea­ba la re­cau­da­ción de unos 3.300 mi­llo­nes de eu­ros a tra­vés de do­na­cio­nes de los paí­ses ri­cos, a cam­bio de desis­tir de la ex­plo­ta­ción de pe­tró­leo. El mon­to to­tal es la mi­tad del va­lor del pe­tró­leo que se es­ti­ma exis­te en la zo­na. El pa­go se ha­ría en for­ma de de­vo­lu­ción de deu­da eco­ló­gi­ca. De­sis­tió en 2013, tras re­cau­dar po­co más de 12 mi­llo­nes de eu­ros. «El mun­do nos ha fa­lla­do», se­ña­ló.

Las ex­trac­cio­nes ya han co­men­za­do en la zo­na, di­vi­dien­do a las co­mu­ni­da­des en­tre quie­nes op­tan por un mo­de­lo eco­nó­mi­co de tu­ris­mo sos­te­ni­ble y quie­nes op­tan por aco­ger a las pe­tro­le­ras y acep­tar sus pues­tos de tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.