Ha­cien­da se libra de pa­gar 3.000 mi­llo­nes por los in­tere­ses de de­mo­ra del plan de pa­go a pro­vee­do­res

La Voz de Galicia (Vigo) - - Economía - D. V., G. L.

El Go­bierno res­pi­ró ayer más tran­qui­lo tras ga­nar una im­por­tan­te y po­co rui­do­sa ba­ta­lla en los juz­ga­dos eu­ro­peos. El Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea sal­vó a Ha­cien­da de te­ner que pa­gar los in­tere­ses de de­mo­ra a las py­mes y au­tó­no­mos que se aco­gie­ron al plan de pa­go a pro­vee­do­res, lo que hu­bie­ra su­pues­to un des­em­bol­so de unos 3.000 mi­llo­nes, se­gún las es­ti­ma­cio­nes de la Pla­ta­for­ma Mul­ti­sec­to­rial con­tra la Mo­ro­si­dad. En con­cre­to, la sen­ten­cia res­pal­da los argumentos es­gri­mi­dos el pa­sa­do mes de ma­yo por la abo­ga­da ge­ne­ral de la UE y con­si­de­ra que la re­nun­cia a co­brar la com­pen­sa­ción que les co­rres­pon­día por la de­mo­ra en el pa­go a cam­bio de per­ci­bir el prin­ci­pal de la deu­da sin más re­tra­so no es con­tra­ria a la nor­ma­ti­va co­mu­ni­ta­ria. Siem­pre, y ese es el ma­tiz im­por­tan­te, que ese acuer­do se pro­duz­ca de ma­ne­ra «li­bre­men­te con­sen­ti­da».

El pro­ble­ma se re­mon­ta al 2012, cuan­do el Go­bierno ha­bi­li­tó el plan pa­ra abo­nar las fac­tu­ras pen­dien­tes de la Ad­mi­nis­tra­ción y mi­ti­gar la ele­va­da mo­ro­si­dad que afec­ta­ba a sus pro­vee­do­res, la ma­yo­ría py­mes. Sin em­bar­go, la nor­ma es­ta­ble­cía que quie­nes se aco­gie­ran al plan re­nun­cia­ban a los in­tere­ses de de­mo­ra.

Pe­ro la Pla­ta­for­ma Mul­ti­sec­to­rial con­tra la Mo­ro­si­dad —que agru­pa a un mi­llón de py­mes— y al­gu­nos pro­vee­do­res con­si­de­ra­ron que es­te pun­to era ile­gal por­que la di­rec­ti­va eu­ro­pea de­fi­ne como abu­si­va la cláu­su­la que obli­ga a re­nun­ciar al in­te­rés de de­mo­ra. Una de las de­nun­cias, que es la que aho­ra se re­suel­ve, lle­gó a un juz­ga­do de Mur­cia, que ele­vó una con­sul­ta al Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE an­tes de fa­llar.

La re­so­lu­ción, aun­que evi­ta al Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da el se­rio con­tra­tiem­po que hu­bie­ra su­pues­to te­ner que ha­cer fren­te a ese enor­me pa­go en un mo­men­to en el que las du­das so­bre el cum­pli­mien­to del déficit son ca­da vez ma­yo­res, tam­po­co cie­rra to­das las puer­tas. Y es que se­rán los jue­ces es­pa­ño­les los que de­be­rán com­pro­bar si la ads­crip­ción al plan de pa­go fue li­bre, es de­cir, que el acree­dor po­día «dis­po­ner de to­dos los re­cur­sos efec­ti­vos pa­ra exi­gir, si lo hu­bie­se desea­do, el pa­go de la deu­da ín­te­gra, incluidos los in­tere­ses de de­mo­ra».

El abo­ga­do Juan Car­los Romar cree que eso abre un res­qui­cio pa­ra que aque­llas py­mes que pue­dan de­mos­trar que tu­vie­ron que aco­ger­se de for­ma im­pe­ra­ti­va al plan de pa­go, por su de­li­ca­da si­tua­ción eco­nó­mi­ca, pue­dan lu­char en los tri­bu­na­les el co­bro de los in­tere­ses de de­mo­ra, aun­que se­rá una pe­lea ca­so por ca­so que de­pen­de­rá de la in­ter­pre­ta­ción de ca­da juez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.