Bru­se­las exi­ge a Es­pa­ña que li­be­ra­li­ce con ur­gen­cia el ser­vi­cio de es­ti­ba

La Jus­ti­cia eu­ro­pea po­dría im­po­ner san­cio­nes eco­nó­mi­cas si no se aca­ta la sen­ten­cia

La Voz de Galicia (Vigo) - - Maritíma - CRIS­TI­NA PORTEIRO

Las co­sas se es­tán po­nien­do di­fí­ci­les pa­ra el Go­bierno es­pa­ñol. Por to­dos los flan­cos. Des­pués de tres años de inac­ción, el do­sier so­bre la li­be­ra­li­za­ción de la es­ti­ba le ha es­ta­lla­do en las ma­nos. A la pre­sión de los pro­fe­sio­na­les del sec­tor por un la­do, se su­ma aho­ra la Co­mi­sión Eu­ro­pea, que ti­ra del otro ex­tre­mo de la cuer­da pa­ra for­zar a Es­pa­ña a aca­tar la sen­ten­cia del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE (TJUE) que se re­mon­ta a di­ciem­bre del 2014. En el tex­to se cons­ta­ta que el ac­tual sis­te­ma pa­ra el ser­vi­cio de es­ti­ba por­tua­ria vul­ne­ra el de­re­cho de li­bre es­ta­ble­ci­mien­to y con­cu­rren­cia, al obli­gar a las em­pre­sas a con­tra­tar úni­ca­men­te a ope­ra­rios pro­ce­den­tes de las so­cie­da­des anónimas de ges­tión de tra­ba­ja­do­res por­tua­rios (Sagep).

Tres años des­pués, el Eje­cu­ti­vo de Ma­riano Ra­joy si­gue dan­do lar­gas. La úl­ti­ma, es­tos días, al anun­ciar un nue­vo apla­za­mien­to del de­cre­to ley pa­ra la re­for­ma del sec­tor. Los retrasos, la fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra afron­tar los cam­bios y la cre­cien­te hos­ti­li­dad de los es­ti­ba­do­res, que ame­na­zan con pa­ra­li­zar la ac­ti­vi­dad, col­mó ayer la pa­cien­cia de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Su por­ta­voz, Mar­ga­ri­tis Schi­nas, re­cor­dó al Go­bierno es­pa­ñol que «es ne­ce­sa­rio que la ley es­pa­ño­la re­fle­je las con­clu­sio­nes del TJUE. Con­fío en que la so­lu­ción que emer­ja res­pe­ta­rá los re­qui­si­tos». Bru­se­las quie­re que se ha­ga de for­ma ur­gen­te. No hay es­pa­cio pa­ra más di­la­cio­nes. «Es­ta­mos en con­tac­to con las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las pa­ra en­con­trar una so­lu­ción que se ajus­te a la sen­ten­cia (...) Que­re­mos que se ga­ran­ti­ce la competencia en los puer­tos es­pa­ño­les mien­tras se ofre­ce un al­to ni­vel de pro­tec­ción a sus tra­ba­ja­do­res», acla­ró des­pués de ha­cer un re­su­men del do­sier. Y es que la Co­mi­sión lle­va mu­cho tiem­po ba­ta­llan­do pa­ra que Es­pa­ña pon­ga fin a las res­tric­cio­nes de ac­ce­so de ope­ra­do­res a los puer­tos.

El as de las san­cio­nes

El pro­ce­so de li­be­ra­li­za­ción es irre­ver­si­ble. A Bru­se­las to­da­vía le que­da en la man­ga otro as con el que atar en cor­to al Eje­cu­ti­vo: las mul­tas. Si el pro­ce­so de re­for­ma se re­tra­sa más de lo pre­vis­to, el equi­po de Junc­ker po­dría so­li­ci­tar al TJUE la im­po­si­ción de san­cio­nes de has­ta 130.000 eu­ros por ca­da día de in­cum­pli­mien­to de la nor­ma­ti­va eu­ro­pea, como ya pa­só el 17 de no­viem­bre, cuan­do la Co­mi­sión so­li­ci­tó mul­tas de 171.217 eu­ros dia­rios a Es­pa­ña por el de­fi­cien­te tra­ta­mien­to de las aguas en aglo­me­ra­cio­nes ur­ba­nas como las de Vi­go y Ri­bei­ra.

La pe­lo­ta es­tá en el te­ja­do del mi­nis­tro de Fo­men­to, Íñi­go de la Ser­na, que ten­drá que per­ge­ñar una fór­mu­la que sa­tis­fa­ga las de­man­das de los más de 6.000 es­ti­ba­do­res y se amol­de a las exi­gen­cias de Bru­se­las.

FER­NAN­DO VI­LLAR

Los re­pre­sen­tan­tes de los sin­di­ca­tos man­ten­drán una reunión con la pa­tro­nal y Em­pleo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.