Es­ta­lla la bur­bu­ja de la re­ven­ta abu­si­va de en­tra­das «on­li­ne»

Tras el frau­de de las en­tra­das del con­cier­to de Sa­bi­na, va­rios co­lec­ti­vos re­cla­man que se ve­te a las webs que ven­den ti­ques —a ve­ces inexis­ten­tes— por el do­ble de su pre­cio real

La Voz de Galicia (Vigo) - - Portada - LAU­RA G. DEL VA­LLE

Mar­tes 7 de fe­bre­ro. Los sa­bi­ne­ros del no­roes­te de Es­pa­ña te­nían una ci­ta con su tar­je­ta de cré­di­to y el or­de­na­dor pa­ra ase­gu­rar­se una en­tra­da en el úni­co con­cier­to que el de can­tan­te de Úbe­da da­rá en Ga­li­cia, en su gi­ra Lo nie­go to­do, el 22 de ju­lio en A Co­ru­ña. Sin em­bar­go, pro­ble­mas téc­ni­cos que aún ayer im­pe­dían la com­pra de en­tra­das ofi­cia­les no hi­cie­ron ti­tu­bear a los res­pon­sa­bles de la web Via­go­go, que des­de ese día ofre­ce ti­ques por el mó­di­co pre­cio de 103 eu­ros pre­via co­la vir­tual de va­rios mi­nu­tos ad­vir­tien­do de los es­ca­sos asien­tos que que­da­ban dis­po­ni­bles pa­ra la ci­ta. Pa­ra­dó­ji­ca si­tua­ción, cuan­do ni se co­no­ce el pre­cio ofi­cial de la en­tra­da.

Pe­se a lo sor­pren­den­te, no son inusua­les es­tas es­tra­te­gias y las que­re­llas se su­ce­den. No hay más que echar la vis­ta atrás unos me­ses y re­cor­dar lo su­ce­di­do con el con­cier­to de Springs­teen en Ma­drid o el de Bruno Mars en Bar­ce­lo­na. Doc­tor Music, la pro­mo­to­ra del boss, pu­so ha­ce un año en ja­que a las em­pre­sas de re­ven­ta anun­cian­do que lle­ga­ría has­ta la Au­dien­cia Na­cio­nal pa­ra de­fen­der a los con­su­mi­do­res, des­pués de la apa­ri­ción ma­si­va de ti­ques en pla­ta­for­mas que se au­to­de­no­mi­nan «de in­ter­cam­bio [re­ven­ta] de en- tra­das en­tre par­ti­cu­la­res» con pre­cios más que abu­si­vos. Las aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res ni si­quie­ra con­fían en que es­te in­ter­cam­bio se pro­duz­ca en­tre par­ti­cu­la­res. De he­cho, Con­su­mi­do­res en Ac­ción-Fa­cua ya de­nun­ció a la dis­tri­bui­do­ra Tic­ket­mas­ter por ven­ta irre­gu­lar de en­tra­das. «Cuan­do vas a com­prar­las por es­ta vía em­pie­za a ha­ber pro­ble­mas, se cuel­ga la página y lo que ha­cen es que te di­ri­gen a una fi­lial en la que los pre­cios son ele­va­dí­si­mos. Se su­po­ne que se tra­ta de una web de in­ter­cam­bio en­tre par­ti­cu­la­res, pe­ro te­ne­mos la sos­pe­cha de que per­te­ne­ce a Tic­ket­mas­ter», de­ta­llan fuen­tes de Fa­cua.

El pro­ble­ma ya no se li­mi­ta a las can­ti­da­des in­gen­tes de dinero que mu­chos des­em­bol­san pa­ra ver a sus ído­los pen­san­do que se han que­da­do sin al­ter­na­ti­vas, sino que en Via­go­go, por ejem­plo, ocu­rre tam­bién que, a la ho­ra de po­ner a la ven­ta una en­tra­da par­ti­cu­lar, la web ex­pli­ci­ta que pa­ra poder ven­der­la ni si­quie­ra es ne­ce­sa­rio dis­po­ner de ella pre­via­men­te. Y, efec­ti­va­men­te, como anun­cia al ini­cio de la ope­ra­ción, no hay que de­mos­trar en nin­gún mo­men­to que uno po­sea los pa­ses pa­ra poder ofer­tar­los al pre­cio que se desee, por ejem­plo, dos pa­ra ver a Joaquín Sa­bi­na por un pre­cio —acon­se­ja­do por la pro­pia web— de 294 eu­ros.

A es­te ti­po de per­ver­sio­nes ya se ha pues­to co­to en Fran­cia, Ita­lia o Reino Uni­do con le­yes es­ta­ta­les que im­pi­den la re­ven­ta on-li­ne con ca­rác­ter ge­ne­ral. En Es­pa­ña, Ciu­da­da­nos se pro­nun­ció ayer al res­pec­to re­gis­tran­do una pro­po­si­ción no de ley por la que ins­ta al Go­bierno a li­mi­tar es­te ti­po de ven­ta, al con­si­de­rar que la nor­ma­ti­va ac­tual es­tá «an­ti­cua­da» y no con­tem­pla qué su­ce­de con la re­ven­ta de en­tra­das que se rea­li­za a tra­vés de me­dios te­le­má­ti­cos. Se su­mó a es­ta pro­pues­ta la Aso­cia­ción de Pro­mo­to­res Mu­si­ca­les, que afir­ma que es in­com­pren­si­ble que se per­mi­ta que exis­tan ca­na­les de ven­ta de ti­ques «que no tie­nen nin­gún mo­do de ga­ran­ti­zar que las en­tra­das que re­ven­den sean au­tén­ti­cas, vá­li­das y que no ha­yan si­do du­pli­ca­das».

La tem­po­ra­da más fuer­te de even­tos mu­si­ca­les es­tá a pun­to de arran­car en Ga­li­cia, y mien­tras los fans de Sa­bi­na se que­dan sin uñas a la es­pe­ra de unas en­tra­das que to­da­vía no se sa­be cuán­do es­ta­rán dis­po­ni­bles on-li­ne, los se­gui­do­res de Rap­hael, Ro­sa­na, Car­los Vi­ves o Sweet Ca­li­for­nia ya pue­den ad­qui­rir sus pa­ses. Eso sí, con ojo. Las pá­gi­nas de re­ven­ta es­tán me­jor po­si­cio­na­das en Goo­gle que las ofi­cia­les y es­to con­fun­de al con­su­mi­dor, que por es­tos con­cier­tos, aho­ra mis­mo, ten­dría que pa­gar como mí­ni­mo el do­ble del pre­cio real de ca­da en­tra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.