Enero bri­llan­te, fe­bre­ro de pa­sión

El Cel­ta lle­va tres de­rro­tas, eli­mi­na­ción co­pe­ra in­clui­da, en ocho días

La Voz de Galicia (Vigo) - - Deportes -

Tras un enero so­ña­do ha lle­ga­do un fe­bre­ro de pe­sa­di­lla. Los úl­ti­mos ocho día han si­do un do­lor pa­ra el Cel­ta, que ha vis­to có­mo la bue­na es­tre­lla con la que arran­có el 2017 se ha ido apa­ga­do al tiem­po que de­cía adiós a al­gu­nos sue­ños. En po­co más de una se­ma­na el gru­po de Eduar­do Be­riz­zo ha caí­do eli­mi­na­do de la Co­pa del Rey, cuan­do te­nía la fi­nal en la mano, se ha com­pli­ca­do un po­co más el ob­je­ti­vo eu­ro­peo de la Li­ga, y ha des­pe­di­do bue­na par­te de sus op­cio­nes de que­mar eta­pas en la Eu­ro­pa Lea­gue. Cier­to que la com­pe­ti­ción con­ti­nen­tal to­da­vía no es­tá re­suel­ta, pe­ro las pers­pec­ti­vas no son alen­ta­do­ras.

Ocho par­ti­dos dis­pu­tó el Cel­ta du­ran­te el mes de enero. Seis los zan­jó con vic­to­rias, en­ca­jó una de­rro­ta fren­te a la Real So­cie­dad y em­pa­tó con el Real Ma­drid, al que los hom­bres de Be­riz­zo, con ga­nas, fút­bol e ilu­sión, apea­ron de la Co­pa del Rey. Nue­ve pun­tos en Li­ga, pe­ro so­bre to­do el pa­so ade­lan­te fren­te a los blan­cos, di­bu­ja­ron el es­ce­na­rio per­fec­to en el arran­que del año.

Pe­ro to­das las bue­nas vi­bra­cio­nes del primer mes se han ido apa­gan­do po­co a po­co des­de que fe­bre­ro en­tró en el ca­len­da­rio. El primer par­ti­do fue el de la ida de se­mi­fi­na­les fren­te al Ala­vés, y el 0-0 fue el re­sul­ta­do que re­fle­jó el mar­ca­dor al ca­bo de los no­ven­ta mi­nu­tos. La agen­da in­cluía a con­ti­nua­ción la vi­si­ta del Real Ma­drid, pe­ro el temporal im­pi­dió la dispu­ta del en­cuen­tro y ge­ne­ró una po­lé­mi­ca que en la ca­pi­tal tu­vo ca­si tan­to pro­ta­go­nis­mo como la eli­mi­na­ción del Ma­drid del tor­neo del KO. Los cél­ti­cos se cen­tra­ron en la vi­si­ta a Men­di­zo­rro­za, de­po­si­ta­ron en la vuel­ta de la Co­pa to­das sus es­pe­ran­zas y es­fuer­zos, pe­ro en los úl­ti- mos diez mi­nu­tos la eli­mi­na­to­ria se fue al tras­te. Fue un ma­za­zo ma­yúscu­lo. Por las ilu­sio­nes ge­ne­ra­das y por­que al­can­zar la fi­nal y pe­lear­la po­día con­si­de­rar­se el ob­je­ti­vo número uno de la tem­po­ra­da. So­bre to­do, vis­to que unos días an­tes se ha­bía des­pa­cha­do al gru­po de Zi­da­ne.

Sin tiem­po pa­ra en­ju­gar­se las lá­gri­mas el Cel­ta via­jó al Cal­de­rón con la in­ten­ción de pa­sar página al gol­pe en Vi­to­ria y, al tiem­po, en­gan­char­se a la pe­lea por la zo­na eu­ro­pea en la Li­ga. Los de Be­riz­zo ofre­cie­ron un es­pec­tá­cu- lo. De fút­bol y de oca­sio­nes. Pe­ro el Atlé­ti­co aca­bó re­mon­tan­do la con­tien­da y ases­tan­do a los ce­les­tes otro pa­lo. Por­que en el Cal­de­rón sí ha­bían ju­ga­do a su fút­bol. Ha­bían des­ple­ga­do una ver­sión ele­va­da, pe­ro sin ob­te­ner ré­di­tos.

Y pa­ra fi­na­li­zar la se­ma­na de pa­sión vi­gue­sa, el Shakh­tar. Un ri­val que, sin ver­se no­ta­ble­men­te su­pe­rior, fue ca­paz de con­ver­tir una fal­ta en con­tra en un gol a fa­vor. El Cel­ta pu­so el fút­bol y el em­pe­ño y los ucra­nia­nos se lle­va­ron el pre­mio. Fue el ma­za­zo que fal­ta­ba. Un re­vés ma­yúscu­lo pa­ra un equi­po que ne­ce­si­ta reen­con­trar­se con la fe­li­ci­dad. Ra­ti­fi­car con re­sul­ta­dos que su ca­mino es el co­rrec­to. De­jar atrás los cin­co go­les en­ca­ja­dos que han le han cons­ta­do tres de­rro­tas do­lo­ro­sas, y reconciliarse con el jue­go ale­gre que le re­por­ta tan­tos y vic­to­rias. Dos go­les en tres con­tien­das son muy po­co ba­ga­je pa­ra un gru­po que jue­ga to­das sus car­tas al fút­bol ofen­si­vo.

Po­ner freno a es­te fe­bre­ro fa­tí­di­co tras un enero bri­llan­te es aho­ra la prio­ri­dad.

ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

Gui­det­ti no tu­vo ayer su me­jor día; pe­có de con­ser­va­dor a la ho­ra de bus­car por­te­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.