La de­ca­den­cia y la re­sis­ten­cia

La Voz de Galicia (Vigo) - - Alta Definición - Cé­sar Ro­drí­guez

El ca­rru­sel Do­nald Trump gi­ra y gi­ra. Por mo­men­tos tan vio­len­to como un tor­na­do de vór­ti­ces múl­ti­ples. En oca­sio­nes más tor­men­to­so que la res­pues­ta de la opinión pú­bli­ca a una bro­ma cruel y es­tú­pi­da de un you­tu­ber. Ca­si siem­pre sim­pli­fi­ca­dor, de­ma­gó­gi­co y cruel, so­bre to­do con los me­dios que, día tras día, pa­san la li­ja a la le­gión de pos­ver­da­des y «he­chos al­ter­na­ti­vos» que tan­to ado­ra el po­pu­lis­mo.

A The New York Ti­mes, Was­hing­ton Post, CNN y MSNBC el pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos les lla­ma «de­ca­den­tes» e «im­po­si­bles de ver». Tam­bién les acu­sa de «vol­ver­se lo­cos con teo­rías de la cons­pi­ra­ción». Y lo ha­ce des­de su cuen­ta de Twit­ter. En los mis­mos men­sa­jes en los que tam­bién ata­ca a los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de su país, in­clu­so des­pués de ver­se for­za­do a pres­cin­dir de un ase­sor por men­tir so­bre sus la­zos con Ru­sia.

La vi­ru­len­cia de los tuits de­ja bas­tan­te cla­ro que esos me­dios en su­pues­to de­cli­ve su­po­nen una ver­da­de­ra re­sis­ten­cia a sus po­lí­ti­cas. Y tam­bién re­fren­dan, de al­gu­na ma­ne­ra, lo que di­jo un gru­po de psi­quia­tras so­bre el pre­si­den­te: pa­de­ce ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal, es in­ca­paz de to­le­rar opiniones diferentes a las su­yas y eso le lle­va a «reac­cio­nes de ra­bia». Bo­ni­to re­tra­to pa­ra un pre­si­den­te con al­ma de per­so­na­je de es­per­pen­to de Va­lle In­clán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.