La po­li­cía mul­ta a tres ci­clis­tas ca­da se­ma­na, la ma­yo­ría por no lle­var cas­co

Las de­nun­cias en la pro­vin­cia se han cua­dri­pli­ca­do en cua­tro años. La fal­ta de cas­co y las dro­gas son las prin­ci­pa­les

La Voz de Galicia (Vigo) - - Portada -

Ca­da dos días, agen­tes de la agru­pa­ción de Trá­fi­co de la Guar­dia Ci­vil de­nun­cian en la red via­ria pro­vin­cial a un ci­clis­ta. Así lo des­ve­ló ayer el co­lec­ti­vo Pe­da­la­das alu­dien­do a da­tos fa­ci­li­ta­dos por la Je­fa­tu­ra Pro­vin­cial de Trá­fi­co, de tal mo­do que so­lo en el pa­sa­do año se in­ter­pu­sie­ron en la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra un to­tal de 183 san­cio­nes a usua­rios de bi­ci­cle­tas.

Le­jos de cri­ti­car es­ta si­tua­ción, des­de Pe­da­la­das hi­cie­ron au­to­crí­ti­ca y de­fen­die­ron es­te ti­po de mul­tas «como un­ha me­di­da for­ma­ti­va máis. A di­fe­ren­za dou­tros co­lec­ti­vos e par­ti­cu­la­res, non es­ta­mos de acor­do con que a san­ción se­xa uni­ca­men­te re­ca­da­to­ria ou que os axen­tes es­tean á ca­za do in­frac­tor», re­mar­ca­ron, al tiem­po que in­sis­tie­ron en que «é un­ha for­ma de cha­mar a aten­ción aos con­du­to­res de vehícu­los so­bre as súas res­pon­sa­bi­li­da­des e obri­gas á ho­ra de cir­cu­lar po­la vía».

Lo cier­to es que al­go más de un tercio de es­tas mul­tas, con­cre­ta­men­te 65 de las 183, fue­ron por no uti­li­zar el cas­co en aque­llas vías don­de es obli­ga­to­rio, mien­tras que 38 de­nun­cias es­tu­vie­ron vin­cu­la­das con po­si­ti­vos por con­su­mo de al­cohol o dro­gas. Más de una vein­te­na de san­cio­nes se di­ri­gie­ron a ci­clis­tas que cir­cu­la­ban uti­li­zan­do au­ri­cu­la­res, otras ocho fue­ron con­se­cuen­cia de que se hu­bie­ran ne­ga­do a so­me­ter­se a las prue­bas de al­coho­le­mia o del nar­co­test y me­dia do­ce­na de las mis­mas se tra­mi­ta­ron por tran­si­tar sin lu­ces o re­flec­tan­tes.

Tras dar a co­no­cer es­tos da­tos y fe­li­ci­tar pú­bli­ca­men­te la la­bor de los agen­tes de Trá­fi­co, des­de Pe­da­la­das des­ta­ca­ron que, de igual mo­do es­tán au­men­tan­do la vi­gi­lan­cia so­bre las con­duc­tas más pe­li­gro­sas so­bre una bi­ci­cle­ta, tam­bién «es­tán a fa­cer un es­for­zo en san­cio­nar os adian­ta­men­tos pe­ri­go­sos».

No obs­tan­te, re­co­no­cen que aún que­da mu­cho por ha­cer, por lo que no du­da­ron en echar en fal­ta de­nun­cias por com­por­ta­mien­tos so­bre dos rue­das bas­tan­te ha­bi­tua­les en las ca­rre­tas pon­te­ve­dre­sas. Es el ca­so de que aque­llos usua­rios que, tan­to en ciu­dad como en ca­rre­te­ras in­ter­ur­ba­nas, no res­pe­tan los se­má­fo­ros o aque­llos otros que, al cir­cu­lar en gru­po, in­cum­plen la nor­ma­ti­va que so­lo per­mi­te que va­yan dos ci­clis­tas en pa­ra­le­lo.

El co­lec­ti­vo pon­te­ve­drés re­co­no­ce que se ha cua­dri­pli­ca­do el número de afi­cio­na­dos de­nun­cias por Trá­fi­co con res­pec­to a la me­dia de los úl­ti­mos cua­tro años.

Aun­que aplau­den la la­bor de la Guar­dia Ci­vil —«aos san­cio­na­dos pó­den­lle es­tar sal­van­do a vi­da»—, cri­ti­can que el im­por­te eco­nó­mi­co de las mul­tas sea el mis­mo que el de los vehícu­los a mo­tor. Sos­tie­nen que no tie­ne la mis­mas con­se­cuen­cias una ma­nio­bra an­ti­rre­gla­men­ta­ria de un tu­ris­mo que la de una bi­ci­cle­ta.

R. LEI­RO

En­ri­que Pé­rez afir­ma que exis­te una fal­ta de in­for­ma­ción ge­ne­ral en­tre los usua­rios de la ca­rre­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.