¿Sir­ve pa­ra al­go una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción en un Par­la­men­to? No, la vía ju­di­cial, sí

La Voz de Galicia (Vigo) - - Economía - R. S., A. B. RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

Más allá de las bue­nas in­ten­cio­nes con las que arran­can, los re­sul­ta­dos de las co­mi­sio­nes de in­ves­ti­ga­ción han si­do ne­ta­men­te de­cep­cio­nan­tes en tér­mi­nos de de­pu­rar res­pon­sa­bi­li­da­des. Son ci­tas fuer­te­men­te las­tra­das por los in­tere­ses po­lí­ti­cos que se re­du­cen a una su­ce­sión de crí­ti­cas sin una con­clu­sión de­ter­mi­nan­te.

En el ca­so de los es­cán­da­los de las ca­jas de aho­rros, tres Par­la­men­tos —el gallego, el ca­ta­lán y el va­len­ciano— abrie­ron co­mi­sio­nes pa­ra arro­jar luz so­bre lo ocu­rri­do en la ges­tión de No­va­cai­xa­ga­li­cia, Ca­ta­lun­ya Cai­xa, Un­nim, Ban­kia o la CAM.

El Par­la­men­to ca­ta­lán, tras ca­si un año de tra­ba­jos, con­clu­yó en el 2014 y tras ha­ber es­cu­cha­do a cer­ca de un cen­te­nar de ex­res­pon­sa­bles de las an­ti­guas ca­jas, Ro­dri­go Ra­to en­tre ellos, que las en­ti­da­des ha­bían vul­ne­ra­do de for­ma ge­ne­ra­li­za­da los de­re­chos de los con­su­mi­do­res co­mer­cia­li­zan­do pro­duc­tos como las pre­fe­ren­tes. Cons­ta­tó lo sa­bi­do y lo en­vió a la Fis­ca­lía, en­tre crí­ti­cas de que era in­su­fi­cien­te.

Al­go si­mi­lar ocu­rrió en el Con­gre­so, cuan­do el ex­pre­si­den­te de No­va­cai­xa­ga­li­cia, Ju­lio Fer­nán­dez Ga­yo­so, com­pa­re­ció jun­to a otros al­tos car­gos de más en­ti­da­des en ju­lio del 2012 y se li­mi­tó a elu­dir cual­quier responsabilidad. El ex­ban­que­ro, hoy en pri­sión, ale­gó que no ha­bía ocu­pa­do car­gos eje­cu­ti­vos en la mis­ma y guar­dó un obs­ti­na­do si­len­cio so­bre có­mo se ges­tó la fu­sión. Hu­bo un alu­vión de crí­ti­cas de los par­la­men­ta­rios.

El ex­go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Or­dó­ñez, no lle­gó a com­pa­re­cer en el Con­gre­so, y tam­po­co en la co­mi­sión ga­lle­ga, pe­ro sí an­te las Cor­tes Va­len­cia­nas por la in­ter­ven­ción de la CAM. Fue en ju­nio del 2013, des­pués de ne­gar­se du­ran­te un año. Al fi­nal, res­pon­sa­bi­li­zó del desas­tre de la CAM a sus ges­to­res y al Go­bierno va­len­ciano. La co­mi­sión, des­pués de más de tres años de tra­ba­jo y 79 com­pa­re­cen­cias, con­clu­yó que el res­pon­sa­ble ha­bía si­do el Ban­co de Es­pa­ña, por su «de­ja­ción gra­ve» de fun­cio­nes.

El pa­pel de re­vi­sión efec­ti­va sí lo es­tá ha­cien­do la Jus­ti­cia, bien a tra­vés de la ac­ción de par­ti­cu­la­res (un abo­ga­do co­ru­ñés abrió la cau­sa por la que han aca­ba­do en la cárcel di­rec­ti­vos ga­lle­gos por sus mi­llo­na­rias in­dem­ni­za­cio­nes), bien por la ac­ción del FROB o de An­ti­co­rrup­ción. Hay una do­ce­na de ope­ra­cio­nes abier­tas en la Au­dien­cia Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.