Una ci­ma ga­lle­ga

La Voz de Galicia (Vigo) - - OPINIÓN - EDUAR­DO BLAN­CO AMOR

Ya sé —ya sa­be­mos— que la sus­pi­ca­cia, na­da in­fre­cuen­te en nues­tra psi­co­lo­gía co­lec­ti­va, sue­le caer en sos­pe­cha cuan­do un es­cri­tor elo­gia cual­quier co­sa, si an­da por me­dio la pro­ba­bi­li­dad —di­ne­ro, po­der— de ser «fa­vo­re­ci­do». To­dos co­no­ce­mos al­gu­nos cu­yas más sin­ce­ras ale­grías, aun­que em­bo­za­das de con­do­len­cia, les so­bre­vie­nen fren­te al ali­caí­do o frus­tra­do. Me acuer­do, ha­ce unos años, que apa­re­ció un su­je­to en el ca­fé de nues­tras reunio­nes, fro­tán­do­se las ma­nos, la ca­ra re­lam­pa­gan­te de go­zo, y sol­tó a gri­tos: «¡Fo­dé­ron­se os Ba­rre­ños!». Lue­go re­sul­tó, ven­tu­ro­sa­men­te, que no ha­bía tal, sino que los ad­mi­ra­bles oren­sa­nos ha­bían cam­bia­do de in­dus­tria sin mo­ver­se de lo se­mo­vien­te, pa­san­do de los au­tos a las va­cas, que tam­bién dan lo su­yo, siem­pre que no ha­ya pes­tes o «pro­tec­cio­nes» es­ta­ta­les. De­jo pa­ga­do es­te atri­bu­to a la sus­pi­ca­cia «ra­cial» de los re­sen­ti­dos, ca­za­do­res, a la es­pe­ra, de ca­tás­tro­fes. De­cía Max She­ller del re­sen­ti­mien­to que es «una au­to­in­to­xi­ca­ción psí­qui­ca», y Que­ve­do, de la en­vi­dia «que es­tá siem­pre fla­ca por­que muer­de y no co­me».

Aca­bo de ba­jar de los al­tos de Man­za­ne­da, Ca­be­za, o Ca­be­zo, de la oro­gra­fía de mi obis­pa­do y pro­vin­cia; de la­de­ras rís­pi­das y co­ro­na de ro­cas, do­ma­das por la ero­sión has­ta ha­cer­las ator­tu­ga­das y pa­cí­fi­cas.

Por su ro­da­pié el pai­sa­je se des­pa­rra­ma en la al­ter­nan­cia, tan ga­lle­ga; de va­lles y al­tu­ras. Los ojos pue­den brin­car, de ci­ma a ci­ma, y de una pro­vin­cia a otra, so­bre co­mar­cas y bis­ba­rras re­cu­pe­ran­do la uni­dad su­pri­mi­da por el ar­ti­fi­cio y tor­pe­za de las di­vi­sio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas. Ha­bía es­ta­do, otra vez, en el verano. Los ar­ti­lu­gios y ar­ma­zo­nes que iban a ha­cer, con la com­pli­ci­dad del hom­bre, en aque­llas so­le­da­des, el pri­mer pai­sa­je «eu­ro­peo» de Ga­li­cia, le­van­ta­ban sus hie­rros es­tan­tíos, y las ca­sas iban na­cien­do oc­ci­den­ta­les, con sus te­ja­dos pi­cu­dos pre­pa­rán­do­se pa­ra el ad­ve­ni­mien­to de la nie­ve do­mes­ti­ca­da que iba a pa­sar des­de sus vi­ra­zo­nes ca­pri­cho­sas a una vo­lun­tad de es­ti­lo, or­de­na­da y con­vi­vien­te. Los ta­ble­teos del Land Ro­ver se mul­ti­pli­ca­ban en los des­pe­ña­de­ros y eran los úni­cos ha­bi­tan­tes del ai­re jun­to a los ga­vi­la­nes de vue­lo si­gi­lo­so y las ca­lan­drias, quie­tas, vi­bran­tes de can­to, «bo­rra­chas de luz», tal co­mo las vio Cu­rros en dos ver­sos, qui­zá los de más al­ta ex­pre­si­vi­dad en nues­tra lí­ri­ca mo­der­na: «E aló no ceio, pen­du­ra­da es­tre­la chir­la­ba, ale­te­xan­do, a cu­tu­vía». La si­tua­ción, aquel si­len­cio y aque­lla an­chu­ra de cie­lo, eran a tal pun­to pa­ra­di­sía­cos, que Jo­sé Luis sal­tó del au­to, se des­pe­ñó por una la­de­ra, ape­nas fre­na­do por los bre­zos, y «le­van­tó» un cor­zo que be­bía en el ojo de agua de un bos­ca­je de abe­du­les, co­mo en las cán­ti­gas de amor de nues­tros tro­va­do­res me­die­va­les.

Vuel­vo aho­ra, con la nie­ve has­ta las ro­di­llas, el pai­sa­je uni­fi­ca­do de otra for­ma, mo­tea­da con la po­li­cro­mía errá­til de los es­quia­do­res, el si­len­cio ahu­yen­ta­do por gri­tos y ri­sas, por­que aquí, le­jos de la fe­roz cris­pa­ción de los cam­peo­na­tos, to­da­vía se pue­de reír en la nie­ve... Es un día ful­gen­te, pe­ro, pa­ra ser más «al­pino», se ra­chea y es­pec­tra­li­za de nie­blas que lo cubren y des­cu­bren, que lo mues­tran de cien mo­dos, con los lan­za­zos re­pen­ti­nos de un sol que pa­re­ce ju­gar al es­con­di­te. En­tre es­te es­me­ril, van co­mo apo­yán­do­se en la na­da, las te­le­si­llas, sus can­ji­lo­nes co­lor ci­na­brio. Los es­quia­do­res ver­nácu­los, unos ya ági­les y otros aún tor­po­nes, se des­li­zan so­bre las ta­blas o so­bre las nal­gas. Las mu­je­res —¿cuán­do no?— son las más au­da­ces y las me­jo­res co­lec­cio­nis­tas de zou­pa­das. La chi­qui­lle­ría ar­ma su al­bo­ro­to cas­ca­be­le­ro en pis­tas pre­pa­ra­das pa­ra ella y con ins­truc­to­res pro­pios. Los ni­ños, en cual­quier la­ti­tud, pa­re­cen na­cer con los es­quíes pues­tos. Una pu­rre­ta de tres años ves­ti­da de al­pi­nis­ta en se­rio, ha­ce, muy seria, sus bre­ves des­cen­sos con la gra­cio­sa ri­gi­dez de una muñeca ani­ma­da. La nie­ve em­pa­pa, co­mo asor­da­dos, los gri­tos de es­ta multitud que no lo pa­re­ce, sal­pi­ca­da en el pa­no­ra­ma in­men­so. Los me­ca­nis­mos —por­que de­ba­jo de to­do es­to hay una tre­men­da ma­qui­na­ria— fun­cio­nan con la obe­dien­cia de lo bueno, que es más bueno cuan­to más nue­vo en uso e in­ven­ción. El ám­bi­to no es­tá —co­mo es­tá aho­ra ca­si to­do— aple­be­ya­do por las cha­ran­gas y abe­jo­rreos por­tá­ti­les de la mú­si­ca eléc­tri­ca. La red de al­ta­vo­ces fun­cio­na cuan­do hay que ani­mar y orien­tar a los ex­tra­via­dos en la niebla...

Pa­ra seguir ha­blan­do con el de­ta­lle y el en­tu­sias­mo que es­to su­gie­re ha­bría que no es­tar acom­ple­ja­do por el mie­do a caer en las te­la­ra­ñas de la sus­pi­ca­cia...

Por mi par­te, lo ju­ro, no «co­bré» más que dos co­mi­das en dos años. En tran­ce de di­co­to­mía —no lo sé por­que nun­ca la ejer­cí, y así me fue el pe­lo— creo que ten­dría que ta­sar­me en al­go más que en un par de pae­llas. Pe­ro si pu­die­ra ha­blar suel­to y al ni­vel de mi ale­gría y mi aplau­so, más ga­lle­go que com­pro­vin­ciano, aún ten­dría que re­fe­rir­me, des­pués del atra­cón de pai­sa­je, que aquí lo dan de bal­de, a es­te au­to­ser­vi­cio don­de pue­den au­to­ser­vir­se mil per­so­nas en dos ho­ras. Ha­bla­ría de los lu­jo­sos bun­ga­lows, pe­ro tam­bién del ho­tel pa­ra dos­cien­tas pla­zas, de dos es­tre­llas, que aquí em­pie­za a edi­fi­car­se pa­ra de­mo­cra­ti­zar aún más es­ta ma­ra­vi­lla de la na­tu­ra­le­za ani­ma­da por la obs­ti­na­ción crea­do­ra del hom­bre; pa­ra el ca­so, del hom­bre oren­sano.

Me vuel­vo a mi Oren­se, a mi Au­ria par­ti­cu­lar, aplas­ta­da por la boi­ra que la tie­ne ce­ji­jun­ta ha­ce más de una se­ma­na. Trai­go los ojos lle­nos de co­lor y el co­ra­zón lleno de es­pe­ran­za. Man­za­ne­da des­bor­dó ya su con­di­ción lo­cal pa­ra ser su­ce­so y or­gu­llo ga­lle­gos. Las ma­trí­cu­las de los au­tos son ca­da vez más in­ter­pro­vin­cia­les: Lu­go, Pon­te­ve­dra, la le­ja­na Co­ru­ña, es­tán aquí en pre­sen­cia o re­ser­va.

No obs­tan­te, creo que se les ol­vi­dó un de­ta­lle a los em­pre­sa­rios. Yo, que soy más bien po­co san­te­ro, lo pro­pon­go. So­bre el fa­ra­llón ci­me­ro, una Vir­gen de las Nie­ves, mas no pa­ra que no da­ñe, co­mo es de­sig­nio tradicional de su ad­vo­ca­ción, sino pa­ra que no fal­te. Las em­pre­sas arries­ga­das ne­ce­si­tan de la or­ga­ni­za­ción mi­la­gro­sa, por si aca­so. La Vir­gen de las Nie­ves no se­ría mal agen­te de re­la­cio­nes ce­les­tia­les, y tan ba­ra­ta, pa­ga­da con ave­ma­rías. Ah, se me ol­vi­da­ba: a los pies de la ima­gen, en vez del cu­le­brón, una enor­me hi­ga pa­ra des­viar los ca­zu­rros em­ba­tes de la sus­pi­ca­cia... Si, vuel­vo a mi Oren­se, a su abun­dan­te gra­cia, a su inago­ta­ble cor­dia­li­dad; mas tam­bién a sus es­ca­sos pe­ro efi­ca­cí­si­mos, col­mi­llos re­tor­ci­dos. Vuel­vo lleno de co­lo­res, de gri­tos del eu­ro­peís­mo aque­ren­cia­do, y de oxí­geno de la me­jor cla­se, con la es­pe­ran­za de que no lle­gue cual­quier día un ga­fe al ca­fé fro­tán­do­se las ma­nos y de­jan­do caer en­tre los de­no­da­dos ju­ga­do­res de es­co­ba, es­te ru­gi­do triun­fal: «Fo­déu­se Man­za­ne­da». ¡Bru­xas fó­ra!

Vuel­vo aho­ra, con la nie­ve has­ta las ro­di­llas, el pai­sa­je uni­fi­ca­do de otra for­ma y la ci­ma mo­tea­da con la po­li­cro­mía errá­til de los es­quia­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.