¡Nos va­ci­lan to­dos los días y yo me em­pie­zo a har­tar!

La Voz de Galicia (Vigo) - - ECONOMÍA -

1

Me pa­re­ce fa­tal que un ciu­da­dano que de­je el co­che en un es­pa­cio re­gu­la­do por la ORA y no pue­da po­ner su ti­que por­que el par­quí­me­tro es­tá es­tro­pea­do cuan­do lle­gue al vehícu­lo mi­nu­tos des­pués ten­ga una san­ción de 60 eu­ros. El hom­bre re­cla­ma a la tra­ba­ja­do­ra de la con­tra­ta del Ayun­ta­mien­to de A Co­ru­ña y ella le ex­pli­ca que de­be lla­mar a un nú­me­ro de te­lé­fono. Te­le­fo­nea y el in­ter­lo­cu­tor se li­mi­ta a de­cir: o pa­ga la mul­ta o anu­la la de­nun­cia con el abono de 6 eu­ros. «Por­que si el par­quí­me­tro es­ta­ba fue­ra de ser­vi­cio us­ted de­be­ría ha­ber­me lla­ma­do an­tes», pun­tua­li­za en ese tono que al­gu­na vez he­mos oí­do. A lo que el ciu­da­dano con­tes­ta: «Yo no tra­ba­jo pa­ra su em­pre­sa: dí­ga­me por qué ten­go que avi­sar». Sin em­bar­go la con­ver­sa­ción no tie­ne más re­co­rri­do: o pa­ga 6 eu­ros o 60. Pe­ro pa­ga aun­que el apa­ra­to de la em­pre­sa no fun­cio­ne. Ojo, que si se le ocu­rre me­ter el co­che en un pár­king de con­ce­sión pú­bli­ca de­be te­ner en cuen­ta que las pla­zas sean es­pa­cio­sas. Es cu­rio­so ver en el es­ta­cio­na­mien­to de la pla­za de Ma­ría Pi­ta de A Co­ru­ña a dos per­so­nas que les di­cen a los usua­rios: arri­me más, arri­me más su co­che, que tie­ne que co­ger otro. El usua­rio pa­ra sa­lir del vehícu­lo que aca­ba de apar­car sa­ca una pier­na, en­co­ge ba­rri­ga, me­te cu­lo, y así po­co a po­co va li­be­ran­do cuerpo. Una vez fue­ra ob­ser­va có­mo hay de­ce­nas de pla­zas va­cías que es­tán «re­ser­va­das». 2 No veo ló­gi­co que las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y las au­to­ri­da­des in­ten­ten fo­men­tar el uso de di­ne­ro de plás­ti­co (o tar­je­tas de cré­di­to y dé­bi­to) y, sin em­bar­go, cuan­do us­ted va a un ban­co e in­ten­ta abo­nar un re­ci­bo cual­quie­ra (agua, luz, te­lé­fono...) con una tar­je­ta de cré­di­to de otra en­ti­dad no se la acep­tan. Prue­be. Eso sí, us­ted pa­ga re­li­gio­sa­men­te una co­mi­sión por dis­po­ner de la tar­je­ta. 3 Con­si­de­ro de­li­ran­te que cuan­do us­ted cir­cu­la por la au­to­pis­ta que ver­te­bra Ga­li­cia y lle­ga al pea­je vea un car­tel que po­ne «Pa­go fá­cil», cuan­do no es así. Eso no es pa­go fá­cil ni es na­da. Us­ted tie­ne que pa­rar el co­che, sa­car la tar­je­ta de cré­di­to o las mo­ne­das del bol­si­llo, in­tro­du­cir­las en un ca­je­tín, in­ten­tar que la má­qui­na le dé un jus­ti­fi­can­te, es­pe­rar, y na­da; de re­pen­te, ve un bo­tón, lo aprie­ta, y allí tie­ne el jus­ti­fi­can­te. ¿Y eso es fá­cil? No, es una bro­ma de mal gus­to, por­que lo úni­co que per­si­guen los due­ños de las au­to­pis­tas es aho­rrar en per­so­nal. ¡Qué ra­ro! 4 Ca­li­fi­co de po­co éti­co que por ha­cer un in­gre­so a tra­vés de un che­que de una can­ti­dad de di­ne­ro (40.000 eu­ros) el ban­co, que in­gre­sa el di­ne­ro, in­ten­te co­brar­le al clien­te 126,50 eu­ros de co­mi­sión. Lo peor es que se los co­bró y lue­go re­cu­ló pe­ro, eso sí, co­mo ha­cién­do­le un fa­vor al clien­te y con «el ob­je­ti­vo de la trans­pa­ren­cia». 5 Sien­to pe­na cuan­do veo a per­so­nas que per­die­ron to­dos sus po­cos aho­rros con la de­cla­ra­ción de seu­do­quie­bra del Ban­co Po­pu­lar-Pas­tor y que se li­mi­tan a de­cir: «Qué le va­mos a ha­cer. Le pa­só a to­do el mun­do». Ese tono de re­sig­na­ción cuan­do eres un ju­bi­la­do o un ama de ca­sa que vi­ve de una pen­sión me po­ne del hí­ga­do. Li­ga­do a es­te asun­to tam­po­co lle­vo na­da bien que una al­to car­go de Eu­ro­pa —eso sí, bien pre­pa­ra­da— de­ci­da que el Ban­co Po­pu­lar se ven­da por un eu­ro pa­ra que, po­cos días des­pués, las au­to­ri­da­des de Bru­se­las re­co­noz­can que las le­yes que ri­gie­ron la de­ci­sión no es­tán del to­do bien per­fi­la­das. Pe­ro lo peor de to­do es que esa al­ta fun­cio­na­ria —El­ke Kö­ning, una ale­ma­na res­pon­sa­ble del Me­ca­nis­mo Úni­co de Re­so­lu­ción que an­tes tra­ba­jó de au­di­to­ra en KPMG— per­mi­tió tres se­ma­nas des­pués del ca­so es­pa­ñol que se res­ca­ta­ra con di­ne­ro pú­bli­co a dos ban­cos ita­lia­nos: Ve­ne­to Ban­ca y Ban­ca Po­po­la­re di Vi­cen­za. Pa­re­ce que los fa­vo­res po­lí­ti­cos no co­no­cen fron­te­ras. Tam­po­co com­pren­do có­mo el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, la vi­ce­pre­si­den­ta, So­ra­ya Sáenz de Santamaría, y los mi­nis­tros de Eco­no­mía y de Ha­cien­da, Luis de Guin­dos y Cris­tó­bal Mon­to­ro, res­pec­ti­va­men­te, se can­sa­ron de de­cir que «el res­ca­te ban­ca­rio no iba a cos­tar ni un eu­ro al con­tri­bu­yen­te», y ha­ce unos días el Ban­co de Es­pa­ña re­ve­ló que 40.078 mi­llo­nes se­rán irre­cu­pe­ra­bles. 6 Es­toy har­ta de que to­do el mun­do se­pa que la ta­ri­fa eléc­tri­ca más ba­ra­ta, la que se de­no­mi­na «re­gu­la­da», sea la que no les in­tere­sa a las com­pa­ñías que us­ted con­tra­te. Sin em­bar­go, no sa­le nin­gún po­lí­ti­co de pe­so y de al­tu­ra pa­ra aler­tar­le a us­ted, que es su vo­tan­te. (¿Se­rá que no te­ne­mos po­lí­ti­cos de pe­so o de al­tu­ra, o es que quie­ren uti­li­zar en un fu­tu­ro las puer­tas gi­ra­to­rias?). 7 Re­sul­ta kaf­kiano com­pro­bar có­mo una gran em­pre­sa se ve in­ca­paz de con­se­guir que Ap­ple le des­blo­quee un mó­vil que va­le 1.000 eu­ros. ¿Por qué es in­ca­paz? Por­que es pre­ci­so te­ner pa­cien­cia pa­ra re­co­rrer va­rias pá­gi­nas web, ha­blar con dos o tres per­so­nas, con­tes­tar a cien­tos de pre­gun­tas, ha­cer­les lle­gar do­cu­men­ta­ción va­ria­da y no clau­di­car an­tes de que pa­sen cin­co se­ma­nas, que es el tiem­po me­dio que pa­re­ce pue­de lle­var un trá­mi­te de es­te ti­po. Así que en un ca­jón del es­cri­to­rio de esa per­so­na que re­cla­ma hay al me­nos diez ter­mi­na­les que pa­sa­ron a te­ner el va­lor de fe­rra­lla. Si es­to le ocu­rre a una gran em­pre­sa, qué no le va a pa­sar a us­ted. 8 Es can­sino no po­der com­pren­der por qué las em­pre­sas que se de­di­can a la ges­tión de las co­mu­ni­da­des de ve­ci­nos no se preo­cu­pan ni de có­mo con­clu­yen las obras que se aco­me­ten en los edi­fi­cios, ni de si el as­cen­sor se es­tro­pea mu­chas o po­cas ve­ces, ni si un ser­vi­cio que se con­tra­ta (lim­pie­za, pon­ga­mos por ca­so) se cum­ple. Eso sí, to­dos los me­ses pa­san una fac­tu­ra. 9 ¿Y qué me di­cen de esos pro­fe­so­res que sus­pen­den al 60, al 70, al 80 y has­ta al 90 % de sus alum­nos de pri­me­ro de ba­chi­lle­ra­to? En ese mo­men­to los pa­dres tie­nen cla­ro que to­ca pa­gar cla­ses par­ti­cu­la­res (10 eu­ros por una ho­ra co­mo mí­ni­mo) y vol­ver en sep­tiem­bre al cen­tro edu­ca­ti­vo, y pre­gun­tar: ¿qué ha­brá he­cho ese pro­fe­sor du­ran­te el verano? 10 Aquí es­cri­ba us­ted. Co­mo di­ce la canción, «No por po­bre y feo, ni por an­to­jao». Es­ta es

mi reali­dad.

Es­toy har­ta de que po­de­res pú­bli­cos y pri­va­dos in­ten­ten to­mar­me el pe­lo con el úni­co in­te­rés de co­ger­me mi pas­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.