La Po­li­cía Lo­cal vi­gi­la a dia­rio nue­ve lu­ga­res de la ciu­dad por el ni­vel 4 de aler­ta te­rro­ris­ta

In­te­rior pi­de ins­pec­cio­nes en an­te­nas de co­mu­ni­ca­ción, igle­sias y es­ta­cio­nes de agua

La Voz de Galicia (Vigo) - - Portada - JA­VIER ROMERO

Nue­ve pun­tos de la ciu­dad, que ha­cen re­fe­ren­cia a in­fraes­truc­tu­ras de ser­vi­cio pú­bli­co y dos igle­sias, son vi­gi­la­dos a dia­rio por la Po­li­cía Lo­cal en co­la­bo­ra­ción con las fuer­zas del or­den es­ta­ta­les. El ni­vel cua­tro de aler­ta an­ti­te­rro­ris­ta en el que es­tá asen­ta­da Es­pa­ña des­de ha­ce me­ses no ha pa­sa­do de lar­go por la ciu­dad y ha mo­ti­va­do que el Mi­nis­te­rio del In­te­rior so­li­ci­te la co­la­bo­ra­ción de agen­tes mu­ni­ci­pa­les, que re­co­rren a dia­rio es­tos pun­tos con­si­de­ra­dos de ries­go por un po­si­ble aten­ta­do. El Go­bierno cen­tral ha­ce hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de pres­tar aten­ción a los de­pó­si­tos de agua de la ca­lle Can­ta­bria y O Cas­tro, así co­mo a las an­te­nas de ra­dio de O Cas­tro y Sam­paio. En es­ta úl­ti­ma, en el 2012, Re­sis­ten­cia Ga­le­ga co­lo­có tres ex­plo­si­vos que no lle­ga­ron a de­fla­grar.

Las sub­es­ta­cio­nes eléc­tri­cas de O Tron­cal, Ba­laí­dos y Bem­bri­ve tam­bién for­man par­te de la hoja de ru­ta da­da por el Mi­nis­te­rio del In­te­rior a los res­pon­sa­bles de la Po­li­cía Lo­cal pa­ra que ins­pec­cio­nen es­tas in­fraes­truc­tu­ras e in­for­men de cual­quier in­di­cio de ries­go que pue­da en­con­trar. La igle­sia de San­tia­go de Vi­go y la Con­ca­te­dral son los otros dos es­pa­cios pa­ra los que se re­cla­ma ma­yor pre­sión po­li­cial, tal y co­mo re­co­ge el plan de pre­ven­ción y pro­tec­ción an­ti­te­rro­ris­ta. El do­cu­men­to con­si­de­ra los es­pa­cios ci­ta­dos es­tra­té­gi­cos y los agen­tes en­car­ga­dos de es­ta la­bor tie­nen un mo­de­lo de par­te con las nue­ve ubi­ca­cio­nes pa­ra com­ple­tar y de­jar cons­tan­cia de po­si­bles ries­gos una vez fi­na­li­za­da ca­ja jor­na­da.

Ries­go po­bla­cio­nal

La im­pli­ca­ción de la Po­li­cía Lo­cal es con­se­cuen­cia del acuer­do al­can­za­do en­tre el Mi­nis­te­rio In­te­rior y la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Mu­ni­ci­pios y Pro­vin­cias (FEMP), que pre­si­de el al­cal­de Vi­go, Abel Ca­ba­lle­ro, pa­ra ha­cer fren­te a la lucha an­ti­te­rro­ris­ta. Las fuentes con­sul­ta­das en es­te de­par­ta­men­to mu­ni­ci­pal se­ña­lan que en las cir­cu­la­res in­ter­nas que re­ci­ben se po­ne de ma­ni­fies­to que «ac­tual­men­te los pro­ce­sos de ra­di­ca­li­za­ción que su­po­nen ma­yor ries­go son aque­llos im­pul­sa­dos por las or­ga­ni­za­cio­nes yiha­dis­tas, tam­po­co de­ben ol­vi­dar­se aque­llos uni­dos a ideo­lo­gías ra­cis­tas, xe­nó­fo­bas o is­la­mó­fo­bas que apro­ve­chan los aten­ta­dos te­rro­ris­tas pa­ra pro­mo­ver el odio contra co­lec­ti­vos so­cia­les inocen­tes y vul­ne­ra­bles». La mis­mas in­di­ca­cio­nes ofi­cia­les ad­vier­ten de que «el ám­bi­to lo­cal es el más idó­neo pa­ra pre­ve­nir y lu­char contra los pro­ce­sos de ra­di­ca­li­za­ción, que pue­den lle­var a la par­ti­ci­pa­ción de per­so­nas —es­pe­cial­men­te jó­ve­nes— en ac­cio­nes vio­len­tas contra su pro­pia co­mu­ni­dad». Las que­jas en la Po­li­cía Lo­cal por la fal­ta de ves­tua­rio pa­ra rea­li­zar su tra­ba­jo de for­ma se­gu­ra son cons­tan­tes. A la au­sen­cia de cha­le­cos an­ti­ba­la y an­ti­pun­zo­nes hay que su­mar que los agen­tes que se des­pla­zan en mo­to no dis­po­nen de cha­que­tas y pan­ta­lo­nes con pro­tec­cio­nes pa­ra evi­tar le­sio­nes gra­ves en el ca­so de pro­du­cir­se una caí­da. Las fuentes con­sul­ta­das lo ex­pli­can de for­ma grá­fi­ca: «¿Pue­de en­ten­der­se que los com­pa­ñe­ros que ha­cen el ser­vi­cio en co­che o ca­mi­nan­do vis­tan la mis­ma ro­pa que los agen­tes que se mue­ven en mo­to y so­lo tie­nen de de­fen­sa su cuer­po si aca­ban en el as­fal­to?». Es­te co­lec­ti­vo con­cre­to de la Po­li­cía Lo­cal va más allá al de­nun­ciar que los cas­cos de los que es­tán pro­vis­tos son de muy ba­ja ca­li­dad. Ejem­pli­fi­can es­ta si­tua­ción alu­dien­do al he­cho de que las pro­tec­cio­nes que tie­nen pa­ra cu­brir su ca­be­za son las más ba­ra­tas del mer­ca­do, cos­tan­do unos 60 eu­ros ca­da una.

El área de Re­cur­sos Hu­ma­nos e For­ma­ción emi­tió un in­for­me en ju­nio de es­te año, a pe­ti­ción de CC.OO., que po­ne de ma­ni­fies­to que los agen­tes que ha­cen su tra­ba­jo no cuen­tan con las pren­das obli­ga­to­rias e in­di­vi­dua­les que fi­ja la nor­ma­ti­va au­to­nó­mi­ca so­bre pan­ta­lo­nes, bo­tas, cha­que­to­nes, guan­tes, cas­cos in­te­gra­les y se­mi­in­te­gra­les. Las fuentes con­sul­ta­das en es­te de­par­ta­men­to de la Po­li­cía Lo­cal aña­den que al­gu­nos agen­tes, ale­gan­do in­se­gu­ri­dad, lle­van tiem­po sin uti­li­zar los vehícu­los pa­ra ha­cer su tra­ba­jo.

XOÁN CAR­LOS GIL

El re­que­ri­mien­to de In­te­rior a la Po­li­cía Lo­cal pa­ra vi­gi­lar di­fe­ren­tes in­fraes­truc­tu­ras de Vi­go se es­ce­ni­fi­ca a dia­rio con la pre­sen­cia de agen­tes, co­mo en es­ta ima­gen con un co­che pa­tru­lla es­ta­cio­na­do en la su­bes­ta­ción eléc­tri­ca de Brem­bri­ve en el mar­co de la vi­gi­lan­cia an­ti­te­rro­ris­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.