Aho­ra lo sa­be­mos: ¡el 155 te­nía un pre­cio!

La Voz de Galicia (Vigo) - - A Fondo - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Sí, co­mo la muer­te en el ex­ce­len­te

spaghetti wes­tern de Leo­ne, tam­bién la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción te­nía un pre­cio pa­ra el Go­bierno de Ra­joy. Aho­ra ha sa­li­do a la luz, del mis­mo mo­do que aho­ra, tras el pac­to PP-PSOE, ca­be ra­zo­na­ble­men­te con­cluir que ha si­do la ro­tun­da opo­si­ción de Sán­chez la que ex­pli­ca que el 155 no se ac­ti­va­ra, contra to­da ló­gi­ca po­lí­ti­ca y cons­ti­tu­cio­nal, cuan­do de­be­ría ha­ber­se he­cho: des­de el mo­men­to en que fue ob­vio que la cons­pi­ra­ción se­ce­sio­nis­ta no iba a de­te­ner­se si no la fre­na­ba quien tie­ne pa­ra ha­cer­lo el po­der y la le­gi­ti­mi­dad.

La de­ci­sión del Go­bierno de no apli­car el 155 sin el apo­yo del PSOE es de ca­jón, pues lo con­tra­rio hu­bie­ra so­me­ti­do a Es­pa­ña a una ten­sión po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial in­so­por­ta­ble. Pe­ro que el PSOE se ha­ya ne­ga­do a po­ner en ma­nos del Eje­cu­ti­vo los po­de­res ne­ce­sa­rios pa­ra com­ba­tir con efi­ca­cia la re­be­lión na­cio­na­lis­ta y que, ¡tras la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia!, so­lo ha­ya ac­ce­di­do a ha­cer­lo a cam­bio de un com­pro­mi­so del PP pa­ra re­for­mar la Cons­ti­tu­ción prue­ba que Sán­chez ca­re­ce del sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad y la leal­tad ins­ti­tu­cio­nal in­dis­pen­sa­bles pa­ra lle­gar a la pre­si­den­cia del Go­bierno.

Tan con­ven­ci­do es­tá Sán­chez de ha­ber he­cho lo co­rrec­to al com­por­tar­se con la ci­ca­te­ría y fal­ta de sen­ti­do del Es­ta­do de quien pien­sa en sus in­tere­ses per­so­na­les y no en la de­fen­sa de los in­tere­ses ge­ne­ra­les, que in­clu­so ha pre­su­mi­do de su pac­to con el PP, con esa des­ver­güen­za de quien ig­no­ra las gra­ves con­se­cuen­cias de sus ac­tos. Un po­lí­ti­co sen­sa­to ja­más ha­bría exi­gi­do na­da a cam­bio de po­ner­se sin re­pa­ros del la­do de la de­fen­sa de la le­ga­li­dad y mu­cho me­nos ha­bría pre­su­mi­do de un tra­to que de­sau­to­ri­za al PSOE an­te mi­llo­nes de es­pa­ño­les.

Por si to­do ello fue­ra po­co, su con­te­ni­do, del que se va­na­glo­ria Pe­dro Sán­chez (es­toy con la Cons­ti­tu­ción a cam­bio de que el PP acep­te re­for­mar­la), tras­la­da dos ideas, no so­lo fal­sas sino pe­li­gro­sí­si­mas: que el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán se ha echa­do al mon­te por in­su­fi­cien­cias de nues­tra ley fun­da­men­tal y que su re­for­ma los ha­ría ba­jar del mon­te al llano. El co­lo­fón de tal ma­ja­de­ría po­ne los pe­los co­mo es­car­pias: que ca­da vez que los na­cio­na­lis­tas quie­ran más po­der, más di­ne­ro o am­bas co­sas bas­ta­ría con mon­tar una re­be­lión contra el Es­ta­do pa­ra sa­lir­se con la su­ya.

Puig­de­mont y sus se­cua­ces han op­ta­do por pi­so­tear la le­ga­li­dad cons­ti­tu­cio­nal, reír­se de la de­mo­cra­cia y des­pre­ciar la plu­ra­li­dad del pue­blo ca­ta­lán por­que to­do ello era in­dis­pen­sa­ble pa­ra al­can­zar la in­de­pen­den­cia a la que as­pi­ran des­de siem­pre ERC y la CUP y a la que, ab­du­ci­do por el de­li­ro se­ce­sio­nis­ta, aspira aho­ra tam­bién gran par­te de lo que CiU fue en su día. Na­da de eso tie­ne que ver con el con­te­ni­do de la Cons­ti­tu­ción ni, por tan­to, con su re­for­ma, pe­se a las men­ti­ras del se­ce­sio­nis­mo. Unas men­ti­ras que so­lo se creen una mi­no­ría de es­pa­ño­les en­tre los que, do­mi­na­do por su ob­se­sión de lle­gar a la Mon­cloa, fin­ge es­tar el inefa­ble Pe­dro Sán­chez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.