Con la so­ga al cue­llo

La Voz de Galicia (Vigo) - - Opinión - MA­RÍA XOSÉ POR­TEI­RO

Ha­ce dos años, en la pre­sen­ta­ción de su li­bro La re­for­ma elec­to­ral im­po­si­ble, Pérez Ro­yo con­si­de­ra­ba que la Cons­ti­tu­ción ha­bía que­da­do se­ria­men­te afec­ta­da por la «en­mien­da ile­gí­ti­ma» al re­fe­ren­do del Es­ta­tut anu­la­do por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, pre­via de­nun­cia del PP. Ca­li­fi­có aque­llo co­mo un gol­pe de Es­ta­do que afec­ta a su pro­pia es­truc­tu­ra y ha­ce ne­ce­sa­ria su re­de­fi­ni­ción me­dian­te un nue­vo pac­to cons­ti­tu­yen­te.

Al­go se­me­jan­te pa­re­ce sus­ten­tar la pro­pues­ta for­mu­la­da por Pe­dro Sán­chez a Ma­riano Ra­joy pa­ra re­for­mar la Cons­ti­tu­ción y abrir una vía a la que pue­dan in­cor­po­rar­se to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos. El PSOE se ve en la ne­ce­si­dad de ayu­dar al PP a en­con­trar una sa­li­da a la quie­bra es­truc­tu­ral que ame­na­za al Es­ta­do es­pa­ñol por la «ope­ra­ción se­ce­sión» del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán y el es­ca­so acier­to de la res­pues­ta del Go­bierno.

Han si­do ne­ce­sa­rios de­ma­sia­dos años, cris­pa­cio­nes, con­vo­ca­to­rias elec­to­ra­les y un enor­me des­gas­te ins­ti­tu­cio­nal pa­ra lle­gar a un mí­ni­mo pun­to de acuer­do por par­te de los dos par­ti­dos aún ma­yo­ri­ta­rios del Par­la­men­to es­pa­ñol. Si en el 2011, pa­ra la re­for­ma del ar­tícu­lo 135, se hu­bie­ra pre­vis­to un tiem­po ra­zo­na­ble­men­te ma­yor y una ne­go­cia­ción más am­plia con to­do el le­gis­la­ti­vo, el PSOE no ha­bría co­men­za­do su des­cen­so a los in­fier­nos ni el PP ha­bía subido tan rá­pi­da­men­te a los cie­los de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de aquel año.

La des­ban­da­da em­pre­sa­rial y su hui­da del ines­ta­ble mar­co le­gal que pre­su­pon­dría la in­de­pen­den­cia; la fal­ta de apo­yo de la UE y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les preo­cu­pa­dos por el efec­to con­ta­gio; la gue­rra in­ter­na en el seno de la coa­li­ción in­de­pen­den­tis­ta ins­ta­la­da en la Ge­ne­ra­li­tat; la fal­ta de una hoja de ru­ta via­ble y creí­ble y, pro­ba­ble­men­te, el vér­ti­go co­lec­ti­vo, apun­tan a un cam­bio de ten­den­cia pa­ra aflo­jar la so­ga que nos ci­ñe el cue­llo.

Bue­na par­te de los ciu­da­da­nos de es­te país de paí­ses, na­ción de na­cio­nes, o Es­ta­do miem­bro de la UE, han res­pi­ra­do ali­via­dos con la es­pe­ran­za de que la si­tua­ción pue­da re­con­du­cir­se. En cual­quier ca­so, las ban­de­ras ro­ji­gual­das que cu­bren es­pal­das ca­ta­la­nas y no ca­ta­la­nas, se­gui­rán mar­can­do ten­den­cia en las pa­sa­re­las de la po­lí­ti­ca y de la ca­lle por más tiem­po del que se­ría desea­ble. In­clu­so si lle­ga a re­con­du­cir­se la ira con sus ba­rras y es­tre­llas in­clui­das, y se de­ja pa­so a la sen­sa­tez que lle­va al diá­lo­go, ha­brá que echar cuen­tas y em­pe­zar a re­par­tir­nos el pa­go de las deu­das ma­te­ria­les y morales que es­ta ju­ga­da de tahú­res nos de­ja en he­ren­cia.

Ha­ga­mos aco­pio de va­lor. Con el 155 o sin él, vie­nen tiem­pos de su­dor y lá­gri­mas (de lo otro, me­jor no ha­blar).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.