¿Y quién pa­ga­rá los es­tra­gos del «pro­cés»?

La Voz de Galicia (Vigo) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

El lla­ma­do pro­cés, neu­tro ape­la­ti­vo con el que el in­de­pen­den­tis­mo in­ten­tó dis­fra­zar el más gra­ve aten­ta­do su­fri­do des­de 1978 en Es­pa­ña por las ins­ti­tu­cio­nes y las li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas, se ha hun­di­do en un char­co de co­bar­día, pa­ya­sa­das y trai­cio­nes, prue­ba irre­fu­ta­ble del irres­pon­sa­ble aven­tu­re­ris­mo de quie­nes, den­tro o fue­ra de Ca­ta­lu­ña, han im­pul­sa­do, apo­ya­do o jus­ti­fi­ca­do la se­di­ción.

El pro­cés es sin du­da la pá­gi­na más ver­gon­zo­sa de la re­cien­te his­to­ria ca­ta­la­na, tan­to que los his­to­ria­do­res (¡es un de­cir!) de­di­ca­dos a ma­ni­pu­lar­la pre­pa­ran ya la ver­sión pa­trió­ti­ca de ese nau­fra­gio pa­vo­ro­so. Es­tén se­gu­ros: el pro­cés no tar­da­rá en son­ro­jar in­clu­so a quie­nes si­guen al­zan­do su voz de­fen­dien­do el es­per­pen­to que, pa­ra har­taz­go ge­ne­ral, ha te­ni­do du­ran­te mu­chos me­ses a nues­tro país pa­ra­li­za­do.

Sin em­bar­go, nin­gún in­de­pen­den­tis­ta pe­di­rá dis­cul­pas a los cien­tos de mi­les de ca­ta­la­nes cu­ya con­vi­ven­cia con fa­mi­lia­res, ami­gos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo ha si­do des­tro­za­da por la lo­cu­ra del pro­cés. Nin­guno re­co­no­ce­rá el da­ño in­men­so que el dis­pa­ra­te de la re­be­lión ha cau­sa­do a la ima­gen de Ca­ta­lu­ña y a la de Es­pa­ña en su con­jun­to. Nin­gún re­bel­de ad­mi­ti­rá que la pre­ten­sión de ha­cer de Ca­ta­lu­ña una re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te su­po­nía, des­de el prin­ci­pio, un au­tén­ti­co de­li­rio. Nin­guno de los na­cio­na­lis­tas que, fue­ra de Ca­ta­lu­ña, han apo­ya­do ese mo­nu­men­tal des­a­gui­sa­do re­co­no­ce­rá el gra­ví­si­mo error en que han in­cu­rri­do al con­fiar en unos fa­ci­ne­ro­sos, que, eran, ade­más, unos can­ta­ma­ña­nas for­mi­da­bles. Ni, en fin, nin­guno de los na­cio­na­lis­tas ni de los po­de­mi­tas que pro­pa­lan la men­ti­ra de que en Es­pa­ña hay pre­sos po­lí­ti­cos se atre­ve­rá a re­co­no­cer lo que en su fue­ro in­terno sa­ben ya la ma­yo­ría: que de no ha­ber ve­ni­do el Es­ta­do, 155 en mano, a re­sol­ver el gra­ví­si­mo pro­ble­ma pro­vo­ca­do por la re­be­lión na­cio­na­lis­ta, Ca­ta­lu­ña se­ría hoy un te­rri­to­rio a la de­ri­va y Es­pa­ña ha­bría per­di­do to­do el pres­ti­gio tra­ba­jo­sa­men­te ga­na­do du­ran­te las cua­tro úl­ti­mas dé­ca­das.

Y es que aquí, al pa­re­cer, no ha pa­sa­do ab­so­lu­ta­men­te na­da. Tan­to que —no les que­pa du­da— nin­guno de los di­ri­gen­tes de par­ti­do que han me­ti­do a Ca­ta­lu­ña y al res­to del país en su ma­yor cri­sis cons­ti­tu­cio­nal des­de 1978 de­ja­ra la po­lí­ti­ca tras el in­men­so fias­co del pro­cés.

Co­mo nin­guno de los re­bel­des, más allá de las res­pon­sa­bi­li­da­des que pue­dan de­ter­mi­nar los tri­bu­na­les, se ha­rá ni po­lí­ti­ca ni eco­nó­mi­ca­men­te res­pon­sa­ble del des­pil­fa­rro pro­vo­ca­do por la re­be­lión y por la ac­ción pú­bli­ca que pa­ra pa­rar­la han si­do in­dis­pen­sa­ble.

Mi­llo­nes y mi­llo­nes de eu­ros que po­drían ha­ber­se gas­ta­do en tan­tas ne­ce­si­da­des que aun que­dan por cu­brir y que se han ido por el des­agua­de­ro de la aven­tu­ra en la que nos han me­ti­do unos po­lí­ti­cos in­sen­sa­tos y ma­ja­de­ros cu­ya pre­ten­sión es, ¡na­da más y na­da me­nos!, la de vol­ver a man­dar en Ca­ta­lu­ña. Así, co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do, cuan­do ha pa­sa­do lo peor que ca­bía ima­gi­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.