Mi­les de so­cios se dan de ba­ja de las oe­ne­gés acu­sa­das de abu­sos

La or­ga­ni­za­ción bri­tá­ni­ca ha per­di­do en me­nos de una se­ma­na 1.200 so­cios en España

La Voz de Galicia (Vigo) - - Portada - LAURA G. DEL VALLE

La pol­va­re­da que ha le­van­ta­do el es­cán­da­lo de la con­tra­ta­ción pros­ti­tu­tas por par­te de di­rec­ti­vos de Ox­fam en Hai­tí ha he­cho que mu­chos so­cios se den de ba­ja en la or­ga­ni­za­ción, es­can­da­li­za­dos por la de­ri­va de los fon­dos que do­nan al­truis­ta­men­te. Sin ir más le­jos, en España la ci­fra ron­da los 1.200 so­li­ci­tan­tes, un nú­me­ro si­mi­lar al de las per­so­nas que en el Reino Uni­do han pe­di­do ya des­vin­cu­lar­se de la en­ti­dad. Pe­ro, ade­más, la re­ve­la­ción de The Ti­mes ha sa­ca­do a la luz que es­ta or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria no es la úni­ca que ha te­ni­do que la­men­tar que sus trabajadores ha­yan abu­sa­do se­xual­men­te de otros em­plea­dos o de mu­je­res lo­ca­les en zo­nas de coo­pe­ra­ción. De he­cho, el pro­pio Ro­land van Hau­wer­mei­ren, el je­fe de Ox­fam en Hai­tí que se lle­va­ba pros­ti­tu­tas a la vi­vien­da que la en­ti­dad le ce­dió en el país ca­ri­be­ño, ya ha­bía si­do apar­ta­do de la oe­ne­gé Mer­lin por se­guir una con­duc­ta si­mi­lar.

Los da­tos re­ca­ba­dos por Thom­son Reu­ters Foun­da­tion, el bra­zo fi­lan­tró­pi­co de la agencia de in­for­ma­ción, de­jan una de­sola­do­ra reali­dad. A co­la­ción del mo­vi­mien­to #MeToo, pre­gun­tó en no­viem­bre por ca­sos de abu­sos a mu­je­res a va­rias or­ga­ni­za­cio­nes, cu­yas res­pues­tas se co­no­cie­ron ayer. No to­das qui­sie­ron apor­tar in­for­ma­ción —co­mo la Cruz Roja o Plan In­ter­na­cio­nal—, pe­ro las que die­ron la ca­ra de­ja­ron pa­ten­te que el sec­tor hu­ma­ni­ta­rio no es­tá li­bre de agre­so­res se­xua­les. Ade­más de Ox­fam, en­ti­da­des co­mo Sa­ve the Chil­dren o Mé­di­cos Sin Fron­te­ras tu­vie­ron que ha­cer fren­te el pa­sa­do año a 16 y 20 ca­sos res­pec­ti­va­men­te. Es­ta úl­ti­ma oe­ne­gé ac­tua­li­zó ayer es­tos da­tos y aña­dió cua­tro si­tua­cio­nes más de con­duc­tas ne­gli­gen­tes. Con­clu­yó que fue­ron 24 los acu­sa­dos de «hos­ti­ga­mien­to se­xual», de los cua­les 19 fue­ron des­pe­di­dos. Mé­di­cos Sin Fron­te­ras en­to­nó el mea cul­pa: «MSF es cons­cien­te de que no se re­por­tan to­dos los ca­sos», re­co­no­ció la or­ga­ni­za­ción alu­dien­do a que es­tos no in­clu­yen los «ca­sos ges­tio­na­dos di­rec­ta­men­te so­bre el te­rreno y no se­ña­la­dos a la se­de».

Con es­ta in­for­ma­ción so­bre la me­sa, la fi­nan­cia­ción pú­bli­ca —de Go­bier­nos y de la Unión Eu­ro­pea— que re­ci­ben es­tas oe­ne­gés pue­de pen­der de un hi­lo. De ahí que mu­chas se ha­yan mos­tra­do re­ti­cen­tes a dar da­tos so­bre la con­duc­ta inapro­pia­da de sus trabajadores. Es­ta ley del si­len­cio sal­tó ayer por los ai­res cuan­do Fa­rah Ka­ri­mi, la di­rec­to­ra de la fi­lial de Ox­fam en Ho­lan­da, des­ve­ló que era co­no­ce­do­ra de la con­duc­ta se­xual inapro­pia­da de los em­plea­dos bri­tá­ni­cos en Hai­tí, pe­ro que no lo de­nun­ció por­que «eso le co­rres­pon­día a la fi­lial bri­tá­ni­ca». En La Ha­ya re­ci­bie­ron el in­for­me en el que se de­ta­llan los abu­sos pa­ra ave­ri­guar si ha­bían si­do des­ti­na­dos fon­dos del país a pa­gar pros­ti­tu­tas.

Des­con­fian­za de las em­pre­sas

Una vez con las car­tas so­bre la me­sa, la des­con­fian­za en Ox­fam tie­ne po­cos vi­sos de re­ver­tir. Así lo han he­cho sa­ber, más allá de los so­cios, las com­pa­ñías que co­la­bo­ran con Ox­fam en el Reino Uni­do. El ae­ro­puer­to de Heath­row, Vi­sa y la mul­ti­na­cio­nal Marks and Spen­cer ya han re­co­no­ci­do que es­tán me­di­tan­do qué me­di­das to­ma­rán res­pec­to a la oe­ne­gé. La ac­triz bri­tá­ni­ca Min­nie Dri­ver, sin em­bar­go, fue más ta­jan­te y co­mu­ni­có en Twit­ter que aban­do­na­ba su car­go co­mo em­ba­ja­do­ra de la en­ti­dad. Po­co des­pués de su men­sa­je, la or­ga­ni­za­ción ase­gu­ró que la or­ga­ni­za­ción es­tá aho­ra «más com­pro­me­ti­da que nun­ca a apren­der de los erro­res».

Es­to es pre­ci­sa­men­te lo que es­pe­ra de Ox­fam y del res­to de las oe­ne­gés el Mi­nis­te­rio de De­sa­rro­llo In­ter­na­cio­nal bri­tá­ni­co: com­pro­mi­so. Lo co­mu­ni­có ayer la je­fa de es­te de­par­ta­men­to, Penny Mor­daunt, al re­cla­mar «un cam­bio de pro­ce­di­mien­tos» y que «el per­so­nal rin­da cuen­tas de sus ac­cio­nes».

A. M. C. REU­TERS

Una mu­jer pa­sean­do fren­te a un mu­ral de Ox­fam en Puer­to Prín­ci­pe (Hai­tí) tras el te­rre­mo­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.