«Quie­ro que me lo qui­ten»

La vi­gue­sa Ta­tia­na Suá­rez es una de las 1.300 mu­je­res afec­ta­das en España por un an­ti­con­cep­ti­vo re­ti­ra­do del mer­ca­do y que ha­ce sie­te años le co­lo­có la sa­ni­dad pú­bli­ca

La Voz de Galicia (Vigo) - - Portada - ALEJANDRO MAR­TÍ­NEZ

La Agencia Española de Me­di­ca­men­tos y Pro­duc­tos Sa­ni­ta­rios re­ti­ró el año pa­sa­do del mer­ca­do el an­ti­con­cep­ti­vo Es­su­re por sus pe­li­gro­sos efec­tos se­cun­da­rios. Mas de 1.300 mu­je­res de to­do el país han denunciado el da­ño que el dis­po­si­ti­vo es­tá pro­vo­can­do en su sa­lud. Do­lor en la re­gión pél­vi­ca y ab­do­mi­nal, in­fla­ma­ción de la pel­vis, he­mo­rra­gias, in­fec­cio­nes, em­ba­ra­zos no desea­dos... La lis­ta de con­se­cuen­cias ad­ver­sas es lar­ga y va­ría en ca­da mu­jer.

La vi­gue­sa Ta­tia­na Suá­rez, de 35 años, es una de las afec­ta­das. Ac­tual­men­te se en­cuen­tra en lis­ta de es­pe­ra pa­ra pa­sar por el qui­ró­fano con el fin de que le re­ti­ren de­fi­ni­ti­va­men­te es­te dis­po­si­ti­vo que ase­gu­ra que le ha arrui­na­do la vi­da.

Los mé­di­cos de la sa­ni­dad pú­bli­ca se lo co­lo­ca­ron ha­ce sie­te años con­ven­cién­do­la de que era el mé­to­do más ade­cua­do pa­ra ella pa­ra no que­dar­se em­ba­ra­za­da. Ha­bía su­fri­do trom­bo­sis y ne­ce­si­ta­ba un mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo que fue­se efi­caz. «Me lo me­tie­ron por los ojos y aquí es­ta­mos, aho­ra no quie­ren sa­ber na­da de mí», se que­ja.

Des­de que se lo co­lo­ca­ron, su­fre mu­cho can­san­cio, mi­gra­ñas cons­tan­tes y do­lo­res en la pel­vis y he­mo­rra­gias, en­tre otras mo­les­tias. Al prin­ci­pio no lo re­la­cio­na­ba con el dis­po­si­ti­vo, pe­ro se in­for­mó a tra­vés de las redes so­cia­les y aca­bó en­tran­do en con­tac­to con la pla­ta­for­ma Li­bres de Es­su­re. Y lo que sin­tió al re­la­cio­nar lo que le es­ta­ba pa­san­do con el mue­lle an­ti­con­cep­ti­vo fue una tre­men­da ra­bia por lo que le ha­bían im­plan­ta­do «co­mo si fue­ra una co­ne­ji­lla de de in­dias». Al mis­mo tiem­po, di­ce que se dio de bru­ces con la in­com­pren­sión por par­te de los es­pe­cia­lis­tas. «Ca­da vez que vas a la con­sul­ta del gi­ne­có­lo­go ya tiem­blas al ver có­mo te van a tra­tar. Nos to­man por lo­cas, por pre­me­no­páu­si­cas. Ni mu­cho me­nos lo soy a mi edad. Es un error de ellos», ase­gu­ra.

Un an­tes y un des­pués

Cree que su vi­da no se­ría la mis­ma si no hu­bie­se acep­ta­do co­lo­car­se es­te dis­po­si­ti­vo del que tan bien le ha­bla­ron an­tes de la ope­ra­ción. «Yo era una mu­jer lu­cha­do­ra, me le­van­ta­ba y ha­cía mis diez ho­ras de tra­ba­jo. Aho­ra pa­san cua­tro y ya ten­go que ir­me a ca­sa a acos­tar­me por­que no aguan­to el can­san­cio. Mi ma­dre me di­ce que pa­rez­co una mu­jer de 80 años y mi hi­jo que siem­pre es­toy en­fer­ma», afir­ma. Son po­cos los días en los que no sien­te nin­gún ma­les­tar. «Me sal­vo una se­ma­na al mes de es­tar bien, el res­to fa­tal. Si no es por unas co­sas

es por otras. Des­pués de la re­gla me sue­len ve­nir in­fec­cio­nes y can­di­dia­sis», la­men­ta.

En la con­sul­ta del gi­ne­có­lo­go le han ase­gu­ra­do que con­ti­nua­rá sin­tién­do­se igual cuan­do le re­ti­ren el me­ca­nis­mo. «Quie­ro que me lo qui­ten y lue­go les di­ré si es ver­dad o no», afir­ma. En su ca­so se­rá una ope­ra­ción de ci­ru­gía la­pa­ros­có­pi­ca, pe­ro aún tar­da­rá me­ses en ope­rar­se, da­do que tie­nen prio­ri­dad las pa­cien­tes que han com­pro­ba­do que son alér­gi­cas a los ma­te­ria­les con los que es­tá fa­bri­ca­do el dis­po­si­ti­vo. «Te­nían que ha­ber he­cho más prue­bas an­tes de im­plan­tar­lo, no me pa­re­ce nor­mal», afir­ma. Le ex­tir­pa­rán las trom­pas por­que el Es­su­re una vez im­plan­ta­do no se pue­de qui­tar. A otras afec­ta­das ha ha­bi­do que qui­tar­les el útero o los ova­rios. En oca­sio­nes, las ope­ra­cio­nes no son bien rea­li­za­das y las pa­cien­tes tie­nen que vol­ver a pa­sar por el qui­ró­fano al que­dar to­da­vía al­gún res­to del apa­ra­to que da­ña el or­ga­nis­mo.

Des­de la pla­ta­for­ma Li­bres de Es­su­re so­li­ci­tan a la mi­nis­tra de Sa­ni­dad la crea­ción de un nue­vo pro­to­co­lo de re­ti­ra­da del im­plan­te da­ñino pa­ra su sa­lud. «So­mos las afec­ta­das las que en­tra­mos a qui­ró­fano. Nos ope­ran mal y te­ne­mos que vol­ver a en­trar una se­gun­da vez. Rei­vin­di­ca­mos nues­tro de­re­cho a po­der dia­lo­gar», afir­ma.

XOÁN CAR­LOS GIL

Suá­rez, de 35 años, re­la­tó a La Voz el do­lor que su­fre con el Es­su­re y có­mo le ha cam­bia­do la vi­da por cul­pa del im­plan­te.

XOÁN CAR­LOS GIL

La vi­gue­sa afir­ma que el dis­po­si­ti­vo le ha arrui­na­do la vi­da y es­pe­ra que se lo qui­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.