La CUP di­na­mi­ta la es­tra­te­gia de defensa de los acu­sa­dos y di­ce que la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia fue real, no sim­bó­li­ca

Jun­que­ras re­cu­rre al Cons­ti­tu­cio­nal con el ar­gu­men­to de que es­tá en pri­sión por su ideo­lo­gía

La Voz de Galicia (Vigo) - - España - M. S. P.

El fren­te in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán tam­po­co es mo­no­lí­ti­co en los tri­bu­na­les. La CUP, sin nin­gún impu­tado pre­so ni hui­do en el ex­tran­je­ro por el pro­ce­so se­ce­sio­nis­ta, se des­mar­có de la es­tra­te­gia de Junts per Ca­ta­lun­ya y Es­que­rra pa­ra es­qui­var las res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les en el Tri­bu­nal Su­pre­mo. La ex­pre­si­den­ta del gru­po de la CUP en el Par­la­men­to ca­ta­lán, Mi­reia Bo­ya, de­jó cla­ro que la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia del 27 de oc­tu­bre en la que se pro­cla­mó la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na no fue «cos­mé­ti­ca», fue, pa­ra su for­ma­ción, una de­cla­ra­ción «real».

El ins­truc­tor del Su­pre­mo, Pa­blo Lla­re­na, le re­pre­gun­tó va­rias ve­ces, sa­be­dor de la tras­cen­den­cia de sus pa­la­bras y de que su de­cla­ra­ción de­ja­ba en una po­si­ción ju­rí­di­ca muy de­bi­li­ta­da a otros ex­con­se­je­ros del Go­bierno de Puig­de­mont y miem­bros de la Me­sa del Par­la­men­to ca­ta­lán, co­mo Car­me For­ca­dell, que ar­gu­yó en los in­te­rro­ga­to­rios que aque­lla pro­cla­ma­ción fue so­lo «sim­bó­li­ca» o «po­lí­ti­ca» pa­ra elu­dir la pri­sión. Pe­ro Bo­ya no se achan­tó y de­jó cla­ro, du­ran­te una ho­ra y cuar­to, que la CUP no va a sal­var la ca­ra a los di­ri­gen­tes de ERC y de Junts.

Así, la di­ri­gen­te an­ti­sis­te­ma man­tu­vo que to­dos los que vo­ta­ron a fa­vor de la rup­tu­ra con España es­pe­ra­ban que aque­lla de­cla­ra­ción tu­vie­ra «efec­ti­vi­dad real» y que la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na se de­cla­ra­ra a re­glón se­gui­do. Bo­ya in­sis­tió en que vo­tó en con­cien­cia a fa­vor de la rup­tu­ra por­que así se lo de­man­da­ban sus ba­ses tras el re­sul­ta­do a fa­vor de la in­de­pen­den­cia del re­fe­ren­do del 1 de oc­tu­bre. La ex­dipu­tada, en cam­bio, re­cha­zó de ma­ne­ra ta­jan­te ha­ber te­ni­do re­la­ción con el de­no­mi­na­do «co­mi­té es­tra­té­gi­co», el gru­po de di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas en la som­bra, que, de acuer­do con los in­for­mes de la Guar­dia Ci­vil, de­bía or­ga­ni­zar y ges­tio­nar la se­ce­sión. Un gru­po cons­ti­tui­do fun­da­men­tal­men­te por di­ri­gen­tes de ERC y de la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia y que es la prue­ba de car­go que man­tie­ne en pri­sión, en­tre otros, a Jun­que­ras.

El ex­vi­ce­pre­si­den­te pre­sen­tó ayer un re­cur­so de am­pa­ro an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal con­tra su en­car­ce­la­mien­to pro­vi­sio­nal. Jun­que­ras con­si­de­ra que se es­tán vul­ne­ran­do sus de­re­chos fun­da­men­ta­les y en­tien­de que es­tá en la cárcel por su ideo­lo­gía in­de­pen­den­tis­ta. «La pri­sión pro­vi­sio­nal cas­ti­ga la ideo­lo­gía del re­cu­rren­te», ar­gu­men­ta su abo­ga­do, An­dreu Van den Eyn­de, pa­ra quien el en­car­ce­la­mien­to es una «vio­la­ción de los de­re­chos fun­da­men­ta­les a la li­ber­tad, a la li­ber­tad ideo­ló­gi­ca, al de­re­cho a la defensa, a la pre­sun­ción de inocen­cia, a la le­ga­li­dad, a la par­ti­ci­pa­ción y re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca», en­tre otros.

V. LERENA EFE

Mi­reia Bo­ya sa­lu­da a sus se­gui­do­res pu­ño en al­to, a las puer­tas del Su­pre­mo, don­de de­cla­ró du­ran­te ho­ra y cuar­to an­te el juez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.