La fal­ta de pla­zas en re­si­den­cias de ma­yo­res se agu­di­za en Galicia

Exis­ten tres por ca­da cien ma­yo­res, pe­ro la OMS re­co­mien­da cin­co Los ex­per­tos creen que de­be ha­ber más im­pli­ca­ción y fi­nan­cia­ción de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes

La Voz de Galicia (Vigo) - - Portada - SARA CA­RREI­RA

Año tras año, el gru­po po­bla­cio­nal de más edad —aque­llos que cum­plen de los 65 pa­ra arri­ba— cre­ce en unos sie­te mil ga­lle­gos. Es­to su­po­ne un re­to asis­ten­cial de pri­me­ra mag­ni­tud y exi­ge de la Ad­mi­nis­tra­ción una es­tra­te­gia cla­ra a me­dio y lar­go pla­zo. Galicia ha te­ni­do un plan es­pe­cí­fi­co pa­ra afron­tar el pro­ble­ma pe­ro las ci­fras reales in­di­can que en ese te­rreno la co­mu­ni­dad es­tá muy le­jos de lo teó­ri­co: la OMS re­co­mien­da 5 pla­zas re­si­den­cia­les por ca­da cien ma­yo­res de 65 años; hoy la ci­fra en Galicia es­tá en 3,1 pues­tos, pe­ro ha­ce seis años era ca­si la mis­ma, de 2,9. Y lo que es peor, pa­ra ca­da cien ma­yo­res de 65, Galicia tie­ne so­lo 1,1 ha­bi­ta­ción sub­ven­cio­na­da por la Xun­ta, prác­ti­ca­men­te igual que en el 2012, cuan­do era 1,04. No se re­gis­tra, pues, una evo­lu­ción acor­de con las ne­ce­si­da­des a me­dio y lar­go pla­zo, y por eso unas 1.600 per­so­nas es­tán en lis­ta de es­pe­ra pa­ra una pla­za pú­bli­ca.

Es­tas son al­gu­nas de las ci­fras a las que se re­fie­re el In­for­me de Fis­ca­li­za­ción Gas­to Aten­ción Re­si­den­cias a Per­soas Maio­res e De­pen­den­tes del Con­se­llo de Con­tas de Galicia. Los da­tos que ba­ra­jan son sen­ci­llos: en la co­mu­ni­dad ha­bía en el 2012 un to­tal de 6.655 pla­zas sub­ven­cio­na­das o pú­bli­cas pa­ra re­si­den­cias; cin­co años más tar­de son 7.820. Te­nien­do en cuen­ta la evo­lu­ción de la po­bla­ción ma­yor de 65 años en ese pe­río­do (hay 30.000 per­so­nas más) las 1.165 pla­zas fi­nan­cia­das por la Xun­ta pa­re­cen cla­ra­men­te in­su­fi­cien­tes. De he­cho, en el 2012 eran el 1,04 % de la po­bla­ción ma­yor de 65 años y hoy su­po­nen el 1,1 % de la mis­ma po­bla­ción. Hay que re­cor­dar que la OMS re­co­mien­da un 5 % de pla­zas, y en Galicia ape­nas se su­pera el tres por cien­to (3,15%), su­man­do in­clu­so las re­si­den­cias cien por cien pri­va­das.

Bono pa­ra la re­si­den­cia pri­va­da

La pa­sa­da se­ma­na, el con­se­llei­ro de Política So­cial, Jo­sé Ma­nuel Rey Varela, anun­cia­ba el Bono Au­to­no­mía en Re­si­den­cia, que su­pon­drá una pe­que­ña ayu­da pa­ra su­fra­gar una re­si­den­cia pri­va­da mien­tras es­pe­ran por la re­si­den­cia pú­bli­ca. Es­te bono ten­drá un im­por­te me­dio de 490 eu­ros al mes, con un má­xi­mo de 715 eu­ros en fun­ción de la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca de las fa­mi­lias.

A los 1.600 que aguar­dan por una pla­za en un cen­tro pú­bli­co se les ofre­ce­rá es­ta po­si­bi­li­dad —si no tie­nen otra pres­ta­ción con­ce­di­da—, y aun­que la pre­vi­sión es lle­gar a ca­si un mi­llar de aten­di­dos por es­te sis­te­ma, se da­rá res­pues­ta a to­das las so­li­ci­tu­des. La Xun­ta en­via­rá una car­ta a los que es­tán en lis­ta de es­pe­ra, in­di­can­do cuál es la ayu­da que le co­rres­pon­de a ca­da ca­so, en fun­ción de su gra­do de de­pen­den­cia, ren­ta y pa­tri­mo­nio. Así, la má­xi­ma se­rá de 715,07 eu­ros pa­ra las per­so­nas con un ma­yor gra­do de de­pen­den­cia y me­nor ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca, y la mí­ni­ma de 75 eu­ros pa­ra aque­llos de­pen­dien­tes con gra­do I y más ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca.

Hay que te­ner en cuen­ta que acep­tar la ayu­da no re­du­ce las po­si­bi­li­da­des de op­tar a una pla­za pú­bli­ca. Y eso es importante, por­que la di­fe­ren­cia de cos­te en­tre la pla­za pú­bli­ca y la pri­va­da es con­si­de­ra­ble. En las re­si­den­cias de la Xun­ta, el usua­rio pa­ga el 76% de sus in­gre­sos, y en las pri­va­das el pre­cio lo es­ta­ble­ce la em­pre­sa al mar­gen de la pen­sión o po­si­bi­li­da­des de ca­da usua­rio. Te­nien­do en cuen­ta que la pen­sión me­dia de Galicia ron­da los 800 eu­ros, en un ge­riá­tri­co de la Xun­ta un pa­cien­te gas­ta­ría 600, mien­tras que una pri­va­da no sue­le ba­jar de los 2.200. La pen­sión má­xi­ma en España su­pera li­ge­ra­men­te los 2.500 eu­ros al mes, por lo que esa per­so­na pa­ga­ría 1.900 eu­ros en una re­si­den­cia pú­bli­ca y po­co más en la pri­va­da; si la pen­sión no es má­xi­ma, al­go ha­bi­tual, la pla­za exi­ge gas­tar par­te su pa­tri­mo­nio o re­ci­bir ayu­da de sus hi­jos.

La fal­ta de ca­mas a pre­cios sub­ven­cio­na­dos ha­ce que el pla­zo me­dio del trá­mi­te pa­ra que se re­co­noz­ca el de­re­cho sea 2,5 ve­ces el exi­gi­do por la ley, y se acer­que al año y me­dio de es­pe­ra. Una vez que la per­so­na tie­ne re­co­no­ci­do ese de­re­cho aún que­da con­se­guir el in­gre­so, lo que sue­le lle­var me­dio año más. Es de­cir, tres años sin el ser­vi­cio. El Con­se­llo de Con­tas re­cal­ca que los pla­zos an­tes ci­ta­dos son me­dios y que en un ex­tre­mo es­tán «las si­tua­cio­nes de emer­gen­cia so­cial, en la que no hay es­pe­ra pa­ra el in­gre­so». Se pue­de pa­sar per­fec­ta­men­te del lus­tro en el pro­ce­so de es­pe­ra de una pla­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.