La Ad­mi­nis­tra­ción tie­ne que im­pli­car­se más

La aten­ción a la de­pen­den­cia es fun­da­men­tal en una so­cie­dad que ca­da vez du­ra más años

La Voz de Galicia (Vigo) - - A Fondo - RE­BE­CA C., AN­TÍA S., L. L.

Vi­vir más pue­de ser si­nó­ni­mo de mal­vi­vir. Bue­na par­te de los ma­yo­res ga­lle­gos se en­cuen­tran en una si­tua­ción de de­pen­den­cia. Tra­di­cio­nal­men­te, las fa­mi­lias se en­car­gan los cui­da­dos, pe­ro ca­da vez es más com­pli­ca­do com­pa­gi­nar el tra­ba­jo con la aten­ción a los abue­los. Las re­si­den­cias pú­bli­cas son in­su­fi­cien­tes y, en mu­chos ca­sos, se po­ne en jue­go la ca­li­dad de vi­da de es­te cre­cien­te sec­tor de la po­bla­ción.

AN­DRÉS VÁZ­QUEZ

Ge­ron­tó­lo­go clí­ni­co y es­pe­cia­lis­ta uni­ver­si­ta­rio en cui­da­dos pa­lia­ti­vos.

1 En Galicia, la ma­yor par­te del pe­so lo so­por­tan las fa­mi­lias, con­cre­ta­men­te, las mu­je­res. Ade­más, se ha in­cre­men­ta­do la edad de las cui­da­do­ras: a una per­so­na muy ma­yor con de­pen­den­cia la cui­da una mu­jer ma­yor. 2 To­da im­pli­ca­ción de las ad­mi­nis­tra­cio­nes es po­ca. Des­de la lo­cal, con los ser­vi­cios so­cia­les, has­ta la co­mu­ni­dad, de quien de­pen­de el sis­te­ma de aten­ción a la de­pen­den­cia, y la ad­mi­nis­tra­ción cen­tral, res­pon­sa­ble de ad­mi­nis­trar­lo pre­su­pues­ta­ria­men­te. Igual que la sa­ni­dad es pú­bli­ca y uni­ver­sal, el sis­te­ma de la de­pen­den­cia tam­bién de­be­ría ser­lo. Las ca­sas son una al­ter­na­ti­va más si ha­bla­mos de pro­tec­ción, más que de cui­da­dos, que de­ben ser he­chos por pro­fe­sio­na­les. To­dos los re­cur­sos son bien­ve­ni­dos. 3 La so­cie­dad ha he­cho un gran avan­ce en la es­pe­ran­za de vi­da y aho­ra te­ne­mos que bus­car más ca­li­dad a esa vi­da. Los pro- gra­mas de pre­ven­ción de la de­pen­den­cia y en­ve­je­ci­mien­to ac­ti­vo son im­por­tan­tes pa­ra que la po­bla­ción ma­yor se man­ten­ga más tiem­po in­de­pen­dien­te. 4 No la con­si­de­ro su­fi­cien­te. La lis­ta de es­pe­ra es muy am­plia. Es bueno te­ner in­for­ma­ción an­tes de pre­ci­sar una, acer­car­se a los ser­vi­cios so­cia­les mu­ni­ci­pa­les pa­ra que nos in­di­quen có­mo pro­ce­der. Aquí te­ne­mos una re­la­ción de 3 pla­zas por ca­da 100 ma­yo­res de 65 años. Los pre­cios pú­bli­cos son por­cen­tua­les a los in­gre­sos de la per­so­na, pe­ro los pre­cios de las re­si­den­cias pri­va­das es­tán fue­ra de po­si­bi­li­dad del ni­vel me­dio de pen­sión.

MA­RÍA CRIS­TI­NA BROSA

En­fer­me­ra con pos­gra­do en De­pen­den­cia. 1 Des­gra­cia­da­men­te, ne­ce­si­ta me­jo­rar mu­chí­si­mo. Aun­que hay gru­pos muy pro­fe­sio­na­les, se ne­ce­si­ta más pro­fe­sio­na­li­za­ción. 2 Ha­cen fal­ta más re­cur­sos y ma­yor su­per­vi­sión. A ve­ces el tra­to no es to­do lo hu­mano que de­be­ría, hay so­bre­car­ga de tra­ba­jo, fal­ta de in­for­ma­ción y mo­ti­va­ción... Por eso se de­be­ría ins­pec­cio­nar có­mo se tra­ba­ja: si se cui­dan las for­mas, se uti­li­zan las téc­ni­cas ade­cua­das, si hay ma­te­rial... La idea de las ca­sas pa­ra ma­yo­res me pa­re­ce un po­co com­pli­ca­da por­que el tras­la­do de per­so­nas de­pen­dien­tes a otro cen­tro las po­dría al­te­rar. Pe­ro es una bue­na idea, so­bre to­do en la zo­na ru­ral. 3 In­sis­ti­ría en la for­ma­ción, tan­to a los fu­tu­ros pro­fe­sio­na­les co­mo a los que ya tra­ba­jan. For­ma­ción con­ti­nua e ins­pec­ción de pro­ce­sos. Más que el di­ne­ro, im­por­ta la ca­li­dad. 4 La ofer­ta es muy po­bre. En cuan­to al pre­cio, es una pes­ca­di­lla que se muer­de la co­la. Si se ba­ja el pre­cio de las pri­va­das, quie­nes lo su­fren son los tra­ba­ja­do­res, que co­bran po­co y tie­nen unos ho­ra­rios com­pli­ca­dos, que con­lle­va des­mo­ti­va­ción y pér­di­da de ca­li­dad.

MI­GUEL ÁN­GEL VÁZ­QUEZ

Pre­si­den­te de la So­cie­da­de Ga­le­ga de Xe­ron­to­lo­xía e Xe­ria­tría. Doc­tor en Me­di­ci­na y Ci­ru­gía.

1 Es­ta­mos a la co­la de España en ser­vi­cios de te­le­asis­ten­cia y en re­si­den­cias por de­ba­jo de la me­dia. Su­po­nen una in­ver­sión de diez mi­llo­nes de eu­ros, y las pen­sio­nes aquí son de las más ba­jas. Te­ne­mos dos Ser­vi­cios de Ge­ria­tría, uno en Lu­go y otro en el hos­pi­tal de Vi­go. Es­ta­mos atra­sa­dos. 2 La Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca tie­ne que ad­qui­rir la cons­cien­cia de que so­mos una so­cie­dad en­ve­je­ci­da que re­quie­re ser­vi­cios di­fe­ren­tes. La so­cie­dad no reivin­di­ca, ha­brá que pen­sar por qué la gen­te re­cla­ma pe­dia­tras pa­ra sus hi­jos y no ge­ria­tras pa­ra sus pa­dres. A la ca­sa del ma­yor le veo in­con­ve­nien­tes: la exi­gen­cia de ser­vi­cios es­pe­cia­li­za­dos y la pre­ten­sión de que con 16 o 13 mil eu­ros se dé una bue­na co­ber­tu­ra. 3 Po­ten­ciar los ser­vi­cios co­mu­ni­ta­rios de sa­lud con es­pe­cia­lis­tas, equi­pos trans­dis­ci­pli­na­res de aten­ción ge­riá­tri­ca que sir­van de re­fe­ren­cia. La edad no qui­ta ni po­ne de­re­chos. Una so­cie­dad que no cuen­ta con sus ma­yo­res no pue­de ser bue­na. 4 Las re­si­den­cias no me pa­re­cen el me­jor re­cur­so, pe­ro son ne­ce­sa­rias pa­ra las per­so­nas con al­tos ni­ve­les de de­pen­den­cia. Son ne­ce­sa­rios los ser­vi­cios de aten­ción sa­ni­ta­rios es­pe­cia­li­za­dos.

JO­SÉ CAR­LOS MI­LLÁN

Doc­tor en Me­di­ci­na e in­te­gran­te del Gru­po de In­ves­ti­ga­ción en Ge­ron­to­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de A Coruña.

1 He­mos me­jo­ra­do en la aten­ción a los ma­yo­res, ha ha­bi­do una es­pe­cia­li­za­ción de pro­fe­sio­na­les. To­da­vía po­de­mos avan­zar más. Hoy la idea es su­per­es­pe­cia­li­zar la aten­ción y dar res­pues­ta a sus de­man­das. Hay mu­chos ma­yo­res, y por tan­to se van crean­do re­cur­sos muy ge­ne­ra­lis­tas, y no se da sa­tis­fac­ción a la pro­ble­má­ti­ca es­pe­cí­fi­ca. 2 Por su­pues­to. Cual­quier per­so­na, por en­ve­je­cer y te­ner un pro­ble­ma el sis­te­ma pú­bli­co le de­be dar res­pues­ta. No exis­te esa res­pues­ta de mí­ni­mos ge­ne­ra­lis­ta pa­ra to­dos. Nues­tro sis­te­ma es ter­mi­nal, se les atien­de cuan­do pa­re­ce que no hay ex­pec­ta­ti­vas de me­jo­ra. La in­ter­ven­ción de­be­ría ser pre­via. Las ca­sas pa­ra ma­yo­res en prin­ci­pio pue­den lle­nar un va­cío, pe­ro hay que ser cau­tos en su de­fi­ni­ción, ar­qui­tec­tu­ra y en lo re­fe­ri­do a la ges­tión. 3 De­be­ría ha­ber un flu­jo en­tre el sec­tor sa­ni­ta­rio y el so­cio­sa­ni­ta­rio pa­ra aten­der a es­tas per­so­nas a un me­nor cos­te y con una aten­ción es­pe­cia­li­za­da. Te­ne­mos que po­ner en mar­cha cen­tros de in­ter­ven­ción in­te­gral y de re­cu­pe­ra­ción. 4 La cla­ve no es­tá en las re­si­den­cias. Hay que po­ten­ciar los re­cur­sos de aten­ción al do­mi­ci­lio pa­ra que la per­so­na es­té el ma­yor tiem­po po­si­ble en ca­sa. Si lo ha­ce­mos bien, ne­ce­si­ta­re­mos me­nos. Las lis­tas de es­pe­ra pa­ra ac­ce­der a las re­si­den­cias son muy lar­gas, por ma­la ges­tión de los re­cur­sos y ma­la po­ten­cia­ción.

Ma­ría Cris­ti­na Brosa.

Jo­sé Car­los Mi­llán.

Mi­guel Án­gel Váz­quez.

Án­drés Váz­quez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.