El nue­vo mun­do de Sán­chez

La Voz de Galicia (Vigo) - - Opinión - CAR­LOS G. REIGOSA

Nues­tros ana­lis­tas elec­to­ra­les (esos que ma­ne­jan en­cues­tas y son­deos) se es­tán vol­vien­do su­ti­les y ocu­rren­tes en el in­ten­to de ofre­cer­nos unas ex­pli­ca­cio­nes so­bre el mo­men­to po­lí­ti­co que vi­vi­mos y so­bre la ver­da­de­ra fuer­za del Go­bierno que en­ca­be­za Pe­dro Sán­chez con el apo­yo de sus 84 dipu­tados y otros va­ria­bles.

Y lo más cu­rio­so es que na­die des­car­ta na­da, ni si­quie­ra la con­vo­ca­to­ria de nue­vas elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Es de­cir, que no hay pro­nun­cia­mien­tos abier­tos. Por­que na­da es im­po­si­ble y se sa­be.

Es­te es el nue­vo mun­do po­lí­ti­co que Sán­chez nos ha des­cu­bier­to en su pro­ba­do afán de man­do. No im­por­ta­ban los es­ca­ños del PSOE en el Congreso de los Dipu­tados, so­lo im­por­ta­ba que él lo­gra­se más res­pal­do en la vo­ta­ción. Mu­chos so­cia­lis­tas to­da­vía no han lo­gra­do sa­lir de su asom­bro, por­que creían que la lla­ve de la si­tua­ción la te­nía el PP, que ha­bía ga­na­do. Pe­ro lue­go han vis­to que, con Pe­dro Sán­chez, las po­si­bi­li­da­des no se ago­ta­ban en apo­yar al par­ti­do más vo­ta­do ni en re­pe­tir elec­cio­nes. Y así fue. Por­que Sán­chez ya ha­bía ne­go­cia­do la op­ción «ca­si to­dos con­tra el PP». Le­gí­ti­ma, por cier­to.

Aho­ra te­ne­mos dis­tin­tas va­lo­ra­cio­nes de los ex­per­tos, al­gu­nas coin­ci­den­tes. Unos afir­man que es­te Go­bierno es en sí mis­mo un pro­gra­ma elec­to­ral y que se­rá el úl­ti­mo Eje­cu­ti­vo mo­no­co­lor que vea­mos en España du­ran­te bas­tan­te tiem­po, por­que las ma­yo­rías ab­so­lu­tas se es­tán vol­vien­do inal­can­za­bles.

¿Opi­nan así to­dos los po­li­tó­lo­gos? No, ob­via­men­te. Pe­ro sí coin­ci­den en ca­li­fi­car al equi­po de Sán­chez co­mo un Go­bierno que pue­de fun­cio­nar sin pro­gra­ma, pre­ci­sa­men­te por­que, más que un Go­bierno, es en sí mis­mo un pro­gra­ma elec­to­ral. La reali­dad de que se tra­te de un Eje­cu­ti­vo con apo­yos va­ria­bles de­ter­mi­na unas con­di­cio­nes de in­go­ber­na­bi­li­dad que no siem­pre se­rán su­pe­ra­bles, por mu­chas que sean las vir­tu­des de los mi­nis­tros y del pre­si­den­te.

Pro­ba­ble­men­te, Sán­chez tu­vo la idea de la mo­ción de cen­su­ra des­de que vol­vió a li­de­rar el PSOE. In­clu­so es po­si­ble que esa idea ocu­pa­se to­do su pro­gra­ma des­de an­tes. Pe­ro lo cier­to es que su­po en­ja­re­tar­la y lle­var­la a ca­bo. Y aquí es­ta­mos. ¿Por dón­de avan­za­rá aho­ra? El tiem­po di­rá. Qui­zá ni él lo sa­be. Así de in­cier­to es el nue­vo mun­do del pre­si­den­te.

Al­gu­nos ex­per­tos afir­man que es­te Go­bierno es en sí mis­mo un pro­gra­ma elec­to­ral y que se­rá el úl­ti­mo Eje­cu­ti­vo mo­no­co­lor que vea­mos en España du­ran­te bas­tan­te tiem­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.