Ja­bok In­ge­brigt­sen, un ado­les­cen­te con­ver­ti­do en rey

La Voz de Galicia (Vigo) - - Deportes -

En ca­sa de los In­ge­brigt­sen so­lo hay si­tio pa­ra la atle­tis­mo. Son sie­te her­ma­nos y la mi­tad más uno se han de­di­ca­do en cuer­po y al­ma al de­por­te que su pa­dre les me­tió en el cuer­po des­de el día que lle­ga­ron al mun­do. To­dos ellos han si­do atle­tas de éxi­to, pe­ro nin­guno pro­me­tía tan­to co­mo el pe­que­ño de la sa­ga, Ja­kob, que sa­le de Ber­lín co­mo el nue­vo rey del atle­tis­mo eu­ro­peo tras ga­nar en el mar­gen de un día los oros de 1.500 y 5.000 me­tros po­nien­do en du­da to­das las teo­rías de la re­cu­pe­ra­ción en atle­tas de al­to ren­di­mien­to.

Ja­bok se con­vir­tió en el mí­ti­co estadio olím­pi­co ale­mán en el campeón eu­ro­peo más jo­ven de la his­to­ria y el pri­me­ro que ha na­ci­do en el mi­le­nio en cur­so. El do­ble­te da con­ti­nui­dad a una ho­ja de mé­ri­tos que in­clu­ye ser el pri­mer jú­nior en ba­jar de cua­tro mi­nu­tos en la mi­lla, ade­más de te­ner el récord de los 3.000 obs­tácu­los.

Su re­ci­tal co­men­zó en un 1.500 que con­tro­ló a su an­to­jo en com­pa­ñía de sus her­ma­nos pa­ra pe­gar una cam­bio de rit­mo a los 800 me­tros que le lle­va­ron a la lí­nea de me­ta ca­si sin in­mu­tar­se, pa­ra con­ver­tir­se en el ter­ce­ra campeón con­ti­nen­tal de la dis­tan­cia en una mis­ma fa­mi­lia. Un día des­pués se pre­sen­tó en la lí­nea de sa­li­da de los 5.000 me­tros e hi­zo al­go pa­re­ci­do. De nue­vo de­ci­dió uti­li­zar su mar­ti­llo cuan­do la ca­rre­ra en­tró en su pun­to cul­mi­nan­te con la úni­ca di­fe­ren­cia que en es­ta oca­sión avi­só a su her­mano Hen­rik con un ges­to vi­si­ble —in­clu­so in­ter­cam­bió al­gu­na pa­la­bra— y se lo lle­vó el vo­lan­das pa­ra fir­mar un oro y una pla­ta pa­ra la fa­mi­lia y pa­ra el atle­tis­mo no­rue­go.

«Ga­nar un se­gun­do tí­tu­lo en dos días es el re­sul­ta­do de ha­ber he­cho es­to du­ran­te to­da mi vi­da», ex­pli­có el do­ble campeón. Jar­ko, que lle­va de­di­ca­do al atle­tis­mo ca­si de for­ma pro­fe­sio­nal des­de los tre­ce años, es la cul­mi­na­ción del em­pe­ci­na­mien­to de del pa­triar­ca de los In­ge­brigt­sen Gjert, un pa­pá ca­paz de lle­var­se a en­tre­nar a sus hi­jos a cual­quier par­te del mun­do con tal de con­se­guir una me­jo­ra de ren­di­mien­to por exi­gua que sea, un ob­se­so del atle­tis­mo y del tra­ba­jo en el la­bo­ra­to­rio. Ari­zo­na, Huelva y Saint Mo­ritz son tres cen­tros de en­tre­na­mien­to ha­bi­tua­les pa­ra la fa­mi­lia.

Nue­va es­tre­lla me­diá­ti­ca

La IAAF, el or­ga­nis­mo mun­dial que ri­ge el atle­tis­mo ha vis­to en Ja­kov un fi­lón pa­ra pu­bli­ci­tar su de­por­te. Mu­chos ya le com­pa­ran co­mo el su­ce­sor de Usain Bolt a ni­vel me­diá­ti­co. Él, lo único que se plan­tea es se­guir me­jo­ran­do de la mano de su pa­dre y con sus her­ma­nos co­mo exi­gen­tes com­pa­ñe­ros de en­tre­na­mien­to. Por­que los In­ge­brigt­sen son ellos mis­mos un país. El país del atle­tis­mo.

M. DALDER

Jan­ko In­ge­brigt­sen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.