Ana Pe­le­tei­ro, la tri­plis­ta per­fec­ta

Es rá­pi­da, po­see una téc­ni­ca im­pe­ca­ble tras los cam­bios y man­tie­ne in­tac­to el gen com­pe­ti­ti­vo

La Voz de Galicia (Vigo) - - Deportes - X. R. CAS­TRO

Lo tie­ne to­do pa­ra mar­car una épo­ca. Ana Pe­le­tei­ro (Ri­bei­ra, 1995), que el vier­nes se con­vir­tió en la pri­me­ra atle­ta ga­lle­ga en ga­nar un bron­ce ab­so­lu­to en un Eu­ro­peo, se ha ins­ta­la­do en la éli­te mun­dial re­cu­pe­ran­do el tiem­po per­di­do y de­mos­tran­do que reúne to­dos los re­qui­si­tos de una sal­ta­do­ra de tri­ple per­fec­ta: es ra­pi­dí­si­ma en la ca­rre­ra, ha con­se­gui­do con­ver­tir su téc­ni­ca de sal­to en una sin­fo­nía ex­tra­or­di­na­ria, es­tá car­ga­da de con­fian­za y se­gu­ri­dad y man­tie­ne el gen com­pe­ti­ti­vo que alum­bró en sus pri­me­ros días.

MO­MEN­TO Ca­mino de un gran éxi­to in­ter­na­cio­nal y de una mar­ca es­pec­ta­cu­lar

Hay una­ni­mi­dad, Ana Pe­le­tei­ro es­ta­ba pa­ra sal­tar mu­cho más en la no­che del vier­nes pe­ro el fu­tu­ro es su­yo. «La veo en el ca­mino de un gran éxi­to in­ter­na­cio­nal», ase­gu­ra Isi­do­ro Hor­ni­llos, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ga­lle­ga y pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Cien­cias del De­por­te en A Coruña. Jo­sé Car­los Tu­ñas, en­tre­na­dor del Coruña Co­mar­cas y de tri­plis­tas co­mo An­xo Blan­co, la ve pa­ra un sal­to muy lar­go. «Es­tá en un mo­men­to dul­cí­si­mo, no me ex­tra­ña­ría que es­tu­vie­ra ron­dan­do los 14,80 me­tros en las prue­bas que le que­dan». Am­bos coin­ci­den que el récord de Cas­tre­ja­na (14,64) es cues­tión de tiem­po. Ven po­si­ble que in­clu­so se su­pere en un mi­tin es­te cur­so.

LA VE­LO­CI­DAD Un ra­yo en el pa­si­llo y que os­ten­ta el récord gallego de 100

«Los sal­tos es­tán ba­sa­dos en ve- lo­ci­dad ho­ri­zon­tal trans­for­ma­da en ve­lo­ci­dad ver­ti­cal por me­dio de la ba­ti­da», ex­pli­ca un aca­dé­mi­co Tu­ñas, mien­tras Hor­ni­llos in­di­ca que «hay que te­ner en cuen­ta que el tri­ple sal­to es la se­gun­da prue­ba más rá­pi­da que se ba­te des­pués de la lon­gi­tud y ella tie­ne el récord gallego de 100 me­tros». Lo con­si­guió sien­do to­da­vía jú­nior al es­ta­ble­cer una mar­ca de 11,93 fir­ma­da en el 2014 en Pon­te­ve­dra cuan­do te­nía 18 años. Sant Fe­rrer, el res­pon­sa­ble gallego del sec­tor, con­si­de­ra es­te as­pec­to cla­ve: «Pien­so que prin­ci­pal­men­te se de­be a la ve­lo­ci­dad. Aho­ra mis­mo es­tá en­tran­do muy rá­pi­do y es esa una de las cla­ves del sal­to, la ve­lo­ci­dad de en­tra­da, cla­ro que tie­ne que ser ca­paz de sal­tar a esa ve­lo­ci­dad y ella lo es por­que tie­ne unas con­di­cio­nes que se lo per­mi­ten».

CON­DI­CIO­NES Una mu­jer con una gran fuer­za re­la­ti­va

Ana Pe­le­tei­ro tie­ne un cuer­po per­fec­to pa­ra el tri­ple sal­to. «Po­see un ti­po de fuer­za ex­plo­si­va idó­nea pa­ra la dis­ci­pli­na», in­di­ca el pre­si­den­te de la FGA an­tes de en­trar en un da­to téc­ni­co bá­si­co pa­ra en­ten­der su po­ten­cial: «Es una mu­jer que tie­ne una gran fuer­za re­la­ti­va, que es la fuer­za má­xi­ma par­ti­da por su pe­so cor­po­ral». La ecua­ción per­fec­ta pa­ra triun­far si ade­más eres rá­pi­da y ex­plo­si­va.

LA TÉC­NI­CA Im­pe­ca­ble, ha­cien­do fá­cil lo di­fí­cil y con el se­llo Pe­dro­so

La téc­ni­ca del tri­ple sal­to es una de las más com­pli­ca­das, pe­ro con Ana pa­re­ce na­tu­ral y sen­ci­llo. «El pro­ble­ma del tri­ple es unir los tres sal­tos, que ten­gan el ra­tio de­bi­do y eso es muy com­pli­ca­do de ha­cer y ella lo ha­ce fá­cil, sal­ta de for­ma na­tu­ral», re­la­ta Jo­sé Car­los Tu­ñas, que ad­mi­te es­tar asom­bra­do. Ade­más, Pe­le­tei­ro ha con­se­gui­do la uni­for­mi­dad en sus sal­tos que tan­to es­ta­ba bus­can­do con su cam­bio de téc­ni­ca: «Creo que ha lo­gra­do ha­cer un blo­que de to­do el sal­to, me re­fie­ro a que lo ha­ce to­do per­fec­to. Le ha da­do uni­for­mi­dad a to­do el pro­ce­so del sal­to», al­go que lle­ga el in­du­da­ble se­llo de Iván Pe­dro­so.

MA­DU­REZ Pe­le­tei­ro en­con­tró su si­tio en el mun­do y es­tá más cen­tra­da que nun­ca

Con­di­cio­nes y téc­ni­ca al mar­gen, el pun­to an­gu­lar de la re­cu­pe­ra­ción y la ex­plo­sión definitiva de la bar­ban­za­na hay que bus­car­lo en su via­je a La Al­ca­rria. «Allí ha en­con­tra­do el es­ce­na­rio que me­jor res­pon­de a sus in­quie­tu­des a ni­vel de gru­po de en­tre­na­mien­to y de es­ce­na­rio», in­di­ca Isi­do­ro Hor­ni­llos que des­ta­ca el ni­vel men­tal que es­tá ex­hi­bien­do: «La vi muy cen­tra­da en el Eu­ro­peo. Si­go su len­gua­je cor­po­ral y su ac­ti­tud de­no­ta se­gu­ri­dad y con­fian­za y eso se tra­du­ce en las mar­cas». Fe­rrer tam­bién per­ci­be un cam­bio de ac­ti­tud a to­dos los ni­ve­les: «En Ber­lín la vi muy se­gu­ra de sus po­si­bi­li­da­des y con ga­nas de me­da­llas». Un ape­ti­to in­sa­cia­ble.

KAI PFAFFENBACH REUTERS

Pe­le­tei­ro se hi­zo con el bron­ce en el Eu­ro­peo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.