Las fotos de Pe­dro Sán­chez

La Voz de Galicia (Vigo) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BARREIRO RIVAS

Cons­cien­te —co­mo Sé­ne­ca— de «la bre­ve­dad de la vi­da», y com­par­tien­do con Man­ri­que que «y pues ve­mos lo pre­sen­te / co­mo en un tiem­po se es ido / y aca­ba­do, / si juz­ga­mos sa­bia­men­te / da­re­mos lo non ve­ni­do / por pa­sa­do», el pre­si­den­te del Go­bierno es­tá prio­ri­zan­do en su agen­da el ha­cer­se las fotos ne­ce­sa­rias pa­ra ilus­trar las pá­gi­nas de la his­to­ria que —a sal­vo de que un ban­da­zo del des­tino ge­ne­re una me­mo­ria his­tó­ri­ca al­ter­na­ti­va a la que hoy se nos im­po­ne— se ha ga­na­do pa­ra siem­pre. Y yo com­pren­do su pri­sa y su em­pe­ño. Por­que no se lle­ga a la Mon­cloa pa­ra de­jar a los nie­tos sin un ál­bum fa­mi­liar a la al­tu­ra de la sa­ga; ni se de­be con­fiar en que —vis­to lo vis­to— la glo­ria que hoy ma­na a rau­da­les de su ad­mi­ra­da fi­gu­ra, sea una fuen­te se­ca den­tro de tres se­ma­nas.

Lo que no en­tien­do es el or­den que eli­gió pa­ra con­fec­cio­nar su ál­bum, ya que, le­jos de ser un re­fle­jo del dis­cur­so ra­di­cal que ha­cía en la opo­si­ción, pa­re­ce un in­ten­to de com­pe­tir con Ra­joy por la amis­tad y las pal­ma­di­tas de los lí­de­res li­be­ra­les, con la ab­so­lu­ta con­vic­ción de que so­lo ellos pue­den re­for­zar su ansiado per­fil de hom­bre de Es­ta­do. Su pri­me­ra ima­gen se la ro­bó a Trump du­ran­te la reunión de la OTAN, y en ella se le ve mos­tran­do co­ne­xión y em­pa­tía con el hom­bre al que tan­to ha­bía cri­ti­ca­do an­tes de lle­gar a la Mon­cloa, el campeón mun­dial en la cons­truc­ción de mu­ros con­tra la in­mi­gra­ción, el rompe­dor uni­la­te­ral de los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les, y el chu­lo de ba­rrio que le obli­gó a pro­me­ter que su­birá, sin re­chis­tar, el gas­to de de­fen­sa. Des­pués se re­tra­tó con Ma­cron, el lí­der que, al re­vés de Sán­chez, tie­ne ma­yo­ría, pe­ro ca­re­ce de par­ti­do, y que es­tá apro­ve­chan­do su des­bor­dan­te po­der pa­ra ha­cer las re­for­mas li­be­ra­les que el PSF y los sin­di­ca­tos qui­sie­ron evi­tar.

Y la ter­ce­ra fo­to se la hi­zo con Mer­kel, la ami­ga y co­rre­li­gio­na­ria de Ra­joy, a la que le ha­bía impu­tado to­da la ideo­lo­gía de re­cor­tes, ajus­tes, rescates, in­ter­ven­cio­nes, fle­xi­bi­li­dad y pre­ca­rie­dad la­bo­ral que, apro­ve­chan­do la cri­sis, mar­ti­ri­zó a los po­bres y re­for­zó el ca­pi­tal es­pe­cu­la­dor y fi­nan­cie­ro. Y fue aquí, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, cuan­do vi­mos a Sán­chez más enamo­ra­do, co­mo un alumno apli­ca­do y pi­llín fas­ci­na­do por su maes­tra, y con la sen­sa­ción de ha­ber com­par­ti­do la au­reo­la de es­ta­dis­ta de la aus­te­ra can­ci­ller.

El ál­bum, pues, pro­gre­sa ade­cua­da­men­te. Pe­ro me te­mo que a nues­tro hom­bre de Es­ta­do ya no le que­da na­da de aquel re­vol­to­so lí­der que en­can­di­ló en las pri­ma­rias a la mi­li­tan­cia so­cia­lis­ta. Ca­da vez se pa­re­ce más a Ra­joy —del que no apar­tó su vis­ta du­ran­te sie­te años—, mien­tras em­pie­za a ol­vi­dar­se de los desahu­cia­dos, los pa­ra­dos per­pe­tuos, los in­dig­na­dos, los que vi­ven en ries­go de po­bre­za —que, se­gún el Sán­chez opo­si­tor, eran más de me­dia España—, y de los que no pu­die­ron ir al con­cier­to por fal­ta de pla­zas en el AVE. Pe­ro la ló­gi­ca es la ló­gi­ca, y quien hi­zo to­do pa­ra lle­gar a la Mon­cloa, no pue­de re­nun­ciar a na­da que le ha­ga ser un gran es­ta­dis­ta. ¡Co­mo Bis­marck, su­pon­go!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.