¿Cri­sis eco­nó­mi­ca tur­ca o de Erdogan?

La Voz de Galicia (Vigo) - - Opinión - YASHMINA SHAWKI

El sul­tán tur­co es­tá fu­rio­so por­que es la pri­me­ra vez que es­tá de ver­dad con­tra las cuer­das: la eco­no­mía cae en pi­ca­do por la subida de aran­ce­les al alu­mi­nio y al ace­ro en EE. UU.

Son tal pa­ra cual. Dos egó­la­tras fren­te a fren­te: Trump y Erdogan. Por eso, no pue­de ex­tra­ñar es­te nue­vo en­fren­ta­mien­to dia­léc­ti­co. Aun­que el de­to­nan­te fue la de­ten­ción de un pas­tor pro­tes­tan­te nor­te­ame­ri­cano en Tur­quía acu­sa­do de co­la­bo­rar con la gue­rri­lla kur­da del PKK, y la pos­te­rior ne­ga­ti­va de An­ka­ra a ex­tra­di­tar­lo a EE.UU., la subida es­ta­dou­ni­den­se de aran­ce­les al ace­ro y el alu­mi­nio ha he­cho es­ta­llar a Erdogan. El sul­tán tur­co es­tá fu­rio­so por­que es la pri­me­ra vez que es­tá de ver­dad con­tra las cuer­das.

Des­de ha­ce quince años, se ha sa­li­do con la su­ya sin que na­die ha­ya si­do ca­paz de po­ner freno a su avan­ce. Ha si­do tan há­bil que, in­clu­so, ha lo­gra­do re­ver­tir los efec­tos per­ni­cio­sos del fa­lli­do gol­pe de es­ta­do del 2016, eli­mi­nan­do cual­quier po­si­ble ves­ti­gio de re­sis­ten­cia.

Has­ta ha­ce po­co, Erdogan es­tu­vo acom­pa­ña­do por la suer­te, en ca­si to­dos los ám­bi­tos. En pri­mer lu­gar, du­ran­te años, la me­jo­ra de la eco­no­mía tur­ca pro­pi­ció que, in­clu­so aque­llos que no co­mul­ga­ban con su ideo­lo­gía is­la­mis­ta ra­di­cal, le vo­ta­ran en aras de la pros­pe­ri­dad del país.

En se­gun­do lu­gar, su ma­ni­pu­la­ción del «espíritu na­cio­nal» tur­co le ha per­mi­ti­do vol­ver a ata­car a los kur­dos, que lle­van dé­ca­das re­cla­man­do la au­to­no­mía que les co­rres­pon­de. En ter­cer lu­gar, la ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca de Tur­quía per­mi­tió a Erdogan chan­ta­jear a la Unión Eu­ro­pea pa­ra ob­te­ner fon­dos con los que «re­te­ner» a los mi­llo­nes de re­fu­gia­dos si­rios y de otros lu­ga­res que lla­ma­ban a las puer­tas de Eu­ro­pa, y que aho­ra que se ha­ci­nan en su te­rri­to­rio es­pe­ran­do una opor­tu­ni­dad pa­ra sal­tar al con­ti­nen­te.

En cuar­to lu­gar, su po­si­ción cla­ve pa­ra la es­truc­tu­ra de­fen­si­va de la OTAN, a ca­ba­llo en­tre Eu­ro­pa y Asia, per­mi­tió que a ni­vel in­ter­na­cio­nal se hi­cie­ra la vis­ta gor­da so­bre la co­la­bo­ra­ción de Tur­quía con Daesh (acró­ni­mo ára­be del Es­ta­do Is­lá­mi­co) y su in­je­ren­cia en Si­ria.

Pe­ro, el cas­ti­llo de nai­pes se es­tá vi­nien­do aba­jo con un dé­fi­cit co­mer­cial del 6 %, una in­fla­ción del 16 % y la caí­da en pi­ca­do de la li­ra tur­ca. Tur­quía vuel­ve a es­tar en pre­ca­rio y ni si­quie­ra una po­si­ble alian­za con Chi­na y Ru­sia se­rá ca­paz de obrar un mi­la­gro eco­nó­mi­co en un en­torno hos­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.