Ma­du­ro car­ga con­tra los que fil­tra­ron el ví­deo del dipu­tado de­te­ni­do

La Voz de Galicia (Vigo) - - Internacional - PE­DRO GARCÍA OTE­RO

Es­ta­dos Uni­dos ca­li­fi­có ayer de «ile­gal» la de­ten­ción del dipu­tado ve­ne­zo­lano Juan Re­que­sens, ho­ras des­pués de que el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro di­je­ra que es­ta­ba dis­pues­to a que el FBI par­ti­ci­pe en la in­ves­ti­ga­ción del aten­ta­do que ase­gu­ra ha­ber su­fri­do con dos dro­nes ha­ce una se­ma­na.

Mien­tras la fa­mi­lia de Re­que­sens de­nun­ció que el jo­ven, acu­sa­do de ser au­tor in­te­lec­tual del su­pues­to aten­ta­do con­tra Ni­co­lás Ma­du­ro, se en­cuen­tra «se­cues­tra­do», tras seis días de de­ten­ción, aun­que ya lo­gra­ron te­ner co­mu­ni­ca­ción con él, a tra­vés de una lí­nea fi­ja, por la que Re­que­sens los lla­mó y les pi­dió al­gu­nos ar­tícu­los de aseo per­so­nal.

Ví­deos fil­tra­dos

Dos ví­deos del dipu­tado en la sede de la po­li­cía política, que se di­vul­ga­ron en las re­des so­cia­les, han cau­sa­do tal re­pu­dio que Ma­du­ro tu­vo que acla­rar que fue­ron fil­tra­dos por su­pues­tos enemi­gos de su Go­bierno en el pro­pio Se­bin, y anun­ció que ha­bría una in­ves­ti­ga­ción pa­ra co­no­cer el ori­gen de la fu­ga.

Sin em­bar­go, jus­ti­fi­có la ima­gen de un Re­que­sens en cal­zon­ci­llos y man­cha­do con sus pro­pias he­ces di­cien­do que «se pu­so ner­vio­so cuan­do lo de­tu­vo el Se­bin», lo que pro­vo­ca­do más in­dig­na­ción a una opo­si­ción que di­ce que el dipu­tado fue dro­ga­do pa­ra acep­tar su cul­pa­bi­li­dad en uno de los ví­deos, y que sus de­re­chos hu­ma­nos han si­do vio­la­dos, ade­más de su in­mu­ni­dad par­la­men­ta­ria, re­suel­ta con una es­can­da­lo­sa sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo que afirma que Re­que­sens fue de­te­ni­do en fla­gran­cia.

Fran­cis­co Pal­mie­ri, sub­se­cre­ta­rio de Es­ta­do de EE.UU. pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, se­ña­ló en Twit­ter que «Ma­du­ro y su po­li­cía se­cre­ta con­ti­núan vio­lan­do el es­ta­do de de­re­cho con el arres­to y re­ten­ción ile­gal del dipu­tado Juan Re­que­sens».

De la reunión de Ma­du­ro con la cú­pu­la mi­li­tar sur­gie­ron va­rias lí­neas: en­tre ellas la de lla­mar «mag­ni­ci­dio en gra­do de frus­tra­ción» a los he­chos de 4 de agos­to; de re­for­zar las me­di­das de con­tra­in­te­li­gen­cia en las Fuer­zas Ar­ma­das pa­ra evi­tar un quie­bra mi­li­tar; e in­clu­so pe­dir­le a los cua­dros de con­fian­za que cor­ten la­zos con sus fa­mi­lia­res opo­si­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.