Cour­tois siem­pre so­ñó en blan­co

La Voz de Galicia (Vigo) - - Deportes - Jo­sé M. Fer­nán­dez

En cin­co oca­sio­nes acer­có el es­cu­do a sus la­bios. Un ac­to de fe ma­dri­dis­ta tan iné­di­to co­mo, al pa­re­cer, ne­ce­sa­rio pa­ra ali­men­tar a su nue­va pa­rro­quia. Thi­baut Cour­tois es un fut­bo­lis­ta sen­sa­to, se­rio y ca­si siem­pre con­te­ni­do, por más que es­tos días se ha­ya ai­rea­do aquel pe­ca­do de ju­ven­tud —aca­ba­ba en­ton­ces de cum­plir 21 años—, cuan­do en el bal­cón del con­sis­to­rio ma­dri­le­ño se mo­fa­ba de la ins­ti­tu­ción que le pa­ga­rá el suel­do du­ran­te los pró­xi­mos seis años. En­ton­ces, co­mo re­cor­dó la se­ma­na pa­sa­da, su sue­ño ya era for­mar par­te del Real Ma­drid, ese equi­po al que ad­mi­ra­ba tras des­cu­brir en su in­fan­cia al jo­ven Iker Ca­si­llas. Des­de que Al­fon­so, aquel de­lan­te­ro su­til y que­bra­di­zo for­ma­do en la can­te­ra blan­ca, re­co­no­ció que mien­tras en su ado­les­cen­cia su­da­ba la ca­mi­se­ta blan­ca en los cam­pos de la Ciu­dad De­por­ti­va so­ña­ba en azul­gra­na, el es­cep­ti­cis­mo se ha adue­ña­do de­fi­ni­ti­va­men­te del fút­bol. Lo sa­be, por­que lo vi­vió en sus car­nes, Bor­ja Fer­nán­dez, el cen­tro­cam­pis­ta gallego al que una do­ce­na de ra­di­ca­les —al pa­re­cer, due­ños del sen­ti­mien­to blan­quia­zul— re­ci­bie­ron en A Coruña con in­sul­tos por sus in­cli­na­cio­nes cél­ti­cas, en un de­ma­sia­do ha­bi­tual ejer­ci­cio de in­to­le­ran­cia. Diez me­ses des­pués, Bor­ja aban­do­nó Ria­zor acla­ma­do por la hin­cha­da tras mar­car uno de sus dos úni­cos go­les co­mo blan­quia­zul en Ba­laí­dos y co­la­bo­rar al as­cen­so del Dé­por.

Ni Cour­tois ne­ce­si­ta­ba tan­tos gol­pes de pe­cho pa­ra mos­trar un com­pro­mi­so que ya ex­hi­bió en una tra­yec­to­ria al pa­re­cer no desea­da —Atlé­ti­co o Chel­sea— ni era ne­ce­sa­rio que Florentino Pé­rez trans­for­ma­ra su fi­cha­je en el fru­to de una ex­cep­cio­nal con­jun­ción as­tral. Con­mo­ve­dor y elo­gia­ble, el bel­ga se re­en­con­tra­rá en Ma­drid con su fa­mi­lia, co­mo era su de­seo; y ade­más ju­ga­rá en el campeón de Eu­ro­pa. Pé­rez des­con­ten­to con el me­ta que ha de­fen­di­do la por­te­ría del campeón de la Cham­pions los úl­ti­mos tres años, sa­tis­fa­ce uno de sus ca­pri­chos; des­pués del es­per­pen­to por los frus­tra­dos fi­cha­jes de De Gea —hoy caí­do en des­gra­cia— o de Ke­pa, a pre­cio de sal­do, el pre­si­den­te del Ma­drid ya tie­ne «uno de los me­jo­res por­te­ros del mun­do, si no el me­jor». Eso sí, a la ter­ce­ra, tres años des­pués de co­men­zar su bús­que­da y des­pués de ga­nar tres Cham­pions. Pé­rez tie­ne su por­te­ro y Cour­tois pue­de be­sar el es­cu­do que que­ría. A ve­ces los sue­ños se cum­plen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.