«So­mos cla­ves en el sis­te­ma»

La pre­si­den­ta del co­le­gio de en­fer­me­ría reivin­di­ca pro­ta­go­nis­mo pa­ra la pro­fe­sión a la que re­pre­sen­ta

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Colegios profesionales - LUIS CON­DE

La pre­si­den­ta del Co­le­gio de En­fer­me­ría de Lu­go, Lour­des Ber­me­llo, ana­li­za el es­ta­do de sa­lud del sector en la provincia. Es­ta pro­fe­sio­nal des­ta­ca el pa­pel que tie­nen las en­fer­me­ras den­tro del sis­te­ma sa­ni­ta­rio.

—¿Qué pa­pel tie­ne la pro­fe­sión en­fer­me­ra en la Sanidad Pú­bli­ca?

—La en­fer­me­ra es una pie­za cla­ve pa­ra que el sis­te­ma sa­ni­ta­rio fun­cio­ne. Desem­pe­ñan un im­por­tan­te pa­pel, no só­lo en el cui­da­do de la en­fer­me­dad, sino en el es­ta­do de sa­lud del in­di­vi­duo. El es­ta­do de sa­lud de la po­bla­ción es­tá de­ter­mi­na­do por mu­chos fac­to­res, y só­lo el 25% es­tán re­la­cio­na­dos con el sis­te­ma sa­ni­ta­rio. El 75% res­tan­te de­pen­de de de­ter­mi­nan­tes so­cia­les de la sa­lud, co­mo la edu­ca­ción, la vi­vien­da, el em­pleo, los há­bi­tos sa­lu­da­bles y la edu­ca­ción pa­ra la sa­lud, en­tre otros.

—¿Es­tán sa­tis­fe­chos con el re­co­no­ci­mien­to que re­ci­ben de la ad­mi­nis­tra­ción?

—Los go­bier­nos em­pie­zan a dar­se cuen­ta de que una gran par­te de la so­lu­ción a los re­tos en ma­te­ria de sa­lud pa­sa por la en­fer­me­ría. Pro­mo­cio­na la sa­lud y pre­vie­ne la en­fer­me­dad en el sano. In­ter­vie­ne en el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to pre­coz del in­di­vi­duo que es­tá en ries­go en pa­de­cer una en­fer­me­dad. Tra­ta al en­fer­mo y rea­li­za su segui- mien­to re­du­cien­do las com­pli­ca­cio­nes en lo po­si­ble. Rea­li­za edu­ca­ción sa­ni­ta­ria en los tres ni­ve­les asis­ten­cia­les pa­ra siem­pre au­men­tar la ca­li­dad de vida, y cuan­do la vida se aca­ba, y ya no po­de­mos ha­cer na­da, se­gui­mos cui­dan­do, me­dian­te los cui­da­dos pa­lia­ti­vos.

—¿En qué mo­men­to se en­cuen­tra el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud?

—La aten­ción de la sa­lud de­be de adap­tar­se a la si­tua­ción ac­tual. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, las en­fer­me­da­des cró­ni­cas son ya la cau­sa del 60% de las muer­tes a ni­vel mun­dial y des­en­ca­de­nan el 75 % del gas­to sa­ni­ta­rio. El ca­mino no es me­di­ca­li­zar la aten­ción sa­ni­ta­ria, el bienestar del ciu­da­dano de­be de ser el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de nues­tro sis­te­ma sa­ni­ta­rio, y pa­ra ello, se de­ben fo­men­tar há­bi­tos sa­lu­da­bles y pre­ve­nir la en­fer­me­dad. Des­de el co­le­gio de­fen­de­mos, que hay que dar­le la vuel­ta a la vi­sión que las personas te­ne­mos de la en­fer­me­dad, el ob­je­ti­vo no es cu­rar­te, lo prin­ci­pal es cui­dar­te pa­ra te­ner ca­li­dad de vida en un fu­tu­ro. To­dos los es­fuer­zos del sis­te­ma sa­ni­ta­rio se cen­tran en el gas­to far­ma­céu­ti­co y hos­pi­ta­les, pe­ro es­to es lo que te­ne­mos que cam­biar. La ba­se es el desa­rro­llo de la aten­ción pri­ma­ria.

—¿Qué quie­re de­cir?

—El ciu­da­dano de­be de em­pe- zar a cui­dar­se con el apoyo de las en­fer­me­ras de los cen­tros de sa­lud. Es bá­si­co que ten­ga una bue­na ali­men­ta­ción, con­tro­le su pe­so, ha­ga ejer­ci­cio y des­can­se ade­cua­da­men­te. De es­ta ma­ne­ra evi­ta­rá su­frir en­fer­me­da­des, y el que ya la pa­dez­ca, la ten­drá con­tro­la­da, con lo que dis­mi­nui­rá la ne­ce­si­dad de acu­dir a los hos­pi­ta­les. Des­de el Co­le­gio de­fen­de­mos un nue­vo con­cep­to de aten­ción in­te­gral de sa­lud, li­ga­do no só­lo a actuaciones mé­di­co asis­ten­cia­les sino de pre­ven­ción, in­for­ma­ción y edu­ca­ción a la po­bla­ción.

—¿Qué pre­mi­sas si­guen en las en­fer­me­da­des cró­ni­cas?

—Las en­fer­me­da­des cró­ni­cas y de­ge­ne­ra­ti­vas, las de­pen­den­cias tan­to fí­si­cas co­mo psicológicas, las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas y los pro­ble­mas de sa­lud men­tal es­tán con­di­cio­nan­do de for­ma di­rec­ta la ca­li­dad de vida de las personas y sus fa­mi­lia­res. La pres­ta­ción de cui­da­dos de en­fer­me­ría per­mi­te a es­tas personas y a sus fa­mi­lias afron­tar las di­fi­cul­ta­des que se de­ri­van de es­tas si­tua­cio­nes de una for­ma más lle­va­de­ra y les fa­ci­li­ta una vida más dig­na y so­cial­men­te más pro­duc­ti­va. Ha lle­ga­do la ho­ra de mos­trar el al­tí­si­mo ni­vel aca­dé­mi­co y cien­tí­fi­co de la en­fer­me­ría en nues­tro país, muy re­co­no­ci­do en el res­to de paí­ses co­mu­ni­ta­rios. La en­fer­me­ría de­be más allá de los cui­da­dos y ha­ble­mos de diag­nós- ti­co y tra­ta­mien­to.

—¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les re­tos de la en­fer­me­ría?

—Uno de los gran­des re­tos que Es­pa­ña y Lu­go de­ben afron­tar es el in­cre­men­to de la po­bla­ción ma­yor con unas ne­ce­si­da­des muy com­ple­jas y me­nos apoyo por par­te de las fa­mi­lias que en ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res. La po­bla­ción en­ve­je­ci­da re­quie­re des­pla­zar el fo­co des­de un mo­de­lo cen­tra­do en los cui­da­dos agu­dos ha­cia otro en­fo­ca­do en las en­fer­me­da­des cró­ni­cas. Es­to pro­vo­ca la in­ca­pa­ci­dad de la per­so­na y eso sig­ni­fi­ca cui­da­dos a lar­go pla­zo. Las en­fer­me­ras es­tán en una po­si­ción pri­vi­le­gia­da pa­ra li­de­rar y man­te­ner la res­pues­ta a esas en­fer­me­da­des cró­ni­cas que no ha­cen más que cre­cer, co­mo par­te de un pre­pa­ra­do y proac­ti­vo equi­po sa­ni­ta­rio y in­for­man­do, mo­ti­van­do y cui­dan­do de los pa­cien­tes y sus fa­mi­lias. Po­de­mos pro­por­cio­nar crea­ti­vas e in­no­va­do­ras so­lu­cio­nes al re­to de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas y cam­biar el día a día de las vi­das de los pa­cien­tes, las fa­mi­lias y las so­cie­da­des.

—¿Hay más re­tos?

—Otro gran re­to pa­sa por el uso de las tec­no­lo­gías pa­ra rea­li­zar la mi­sión de cui­da­do a los pa­cien­tes. La so­cie­dad ten­drá más in­for­ma­ción so­bre sa­lud que nun­ca des­de sus tra­ba­jos y sus ca­sas. La ca­pa­ci­dad y ha­bi­li­dad de la en­fer­me­ría pa­ra adap- tar­se a es­ta nue­va si­tua­ción y apli­car ade­cua­da­men­te las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas de­ter­mi­na­rá bue­na par­te de nues­tro éxi­to o fra­ca­so co­mo pro­fe­sio­na­les de la sa­lud.

—¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas que de­be re­unir un en­fer­me­ro?

—Pa­ra lle­gar a ser un buen en­fer­me­ro es pre­ci­so te­ner co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos y hu­ma­nos, una co­rrec­ta ac­ti­tud y em­pa­tía de ca­ra a ofre­cer el má­xi­mo apoyo a los pa­cien­tes y sus fa­mi­lias. Co­mo pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios es­ta­mos re­gi­dos por un có­di­go deon­to­ló­gi­co, que de­fi­ne los as­pec­tos éti­cos del ejer­ci­cio de una pro­fe­sión, y es­to es muy im­por­tan­te, por­que la sa­lud se con­ci­be co­mo un pro­ce­so de cre­ci­mien­to y desa­rro­llo hu­mano. Se in­clu­yen va­lo­res co­mo res­pe­to, sen­si­bi­li­dad, con­fian­za, in­te­gri­dad y res­pon­sa­bi­li­dad, en­tre otros.

Lour­des Ber­me­llo Ló­pez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.