Tu bo­ca NO es­tá de ofer­ta

El pre­si­den­te del Co­le­gio de Odontólogos y Estomatólogos de Lu­go, Ale­jan­dro Ló­pez Qui­ro­ga, ana­li­za el pa­pel de es­te co­lec­ti­vo en la provincia de Lu­go. Es­te pro­fe­sio­nal in­sis­te en la ne­ce­si­dad de es­tar co­le­gia­do, por­que su­po­ne ofre­cer un ser­vi­cio de ga­rant

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Publicidad -

- ¿Des­de cuán­do es us­ted el pre­si­den­te y quié­nes for­man su jun­ta di­rec­ti­va?

- Ha­ce ya ca­si cinco años, si bien an­tes desem­pe­ña­ba el car­go de vi­ce­pre­si­den­te des­de su crea­ción. Lle­vo trein­ta años for­man­do par­te de las jun­tas pro­vin­cia­les co­le­gia­les. Es­te año ocu­pa­ré la pre­si­den­cia del Con­se­llo Ga­le­go y man­ten­go mi car­go de vo­cal del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo del Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios de Den­tis­tas de Es­pa­ña. Pa­ra mí es­to su­po­ne to­do un ho­nor y una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad.

- ¿Quié­nes for­man par­te de su jun­ta di­rec­ti­va?

- Nues­tra jun­ta es­tá in­te­gra­da por ex­ce­len­tes pro­fe­sio­na­les, com­pa­ñe­ros y amigos, que tra­ba­jan de­sin­te­re­sa­da­men­te por la pro­fe­sión y el bienestar bu­co­den­tal de nues­tra so­cie­dad. El car­go de vi­ce­pre­si­den­te lo ocu­pa el doc­tor Ma­nuel Me­nén­dez Ma­to; la se­cre­ta­ria es Va­nes­sa Qui­ño­nes Castro; el te­so­re­ro, Eduar­do Be­na de Ret­te Ar­me­ri; y los vo­ca­les son María Quei­roz Ocam­po, Luis Ló­pez Fer­nán­dez y Ju­lia Cas­te­lao Lla­ne­za. Ade­más con­ta­mos con di­ver­sas co­mi­sio­nes in­te­gra­das por di­fe­ren­tes co­le­gia­dos. La ase­so­ría ju­rí­di­ca es­tá desem­pe­ña­da por el le­tra­do Antonio Ló­pez Acu­ña Herrero, y al fren­te del área ad­mi­nis­tra­ti­va es­tá Ana Ro­drí­guez Ber­mú­dez, con el au­xi­liar ad­mi­nis­tra­ti­vo Jo­sé Luis Ba­san­ta Gon­zá­lez. Se tra­ta de un fe­no­me­nal equi­po pa­ra lle­var a ca­bo las ta­reas en­co­men­da­das y el día a día. - ¿Quié­nes tie­nen que es­tar co­le­gia­dos y cuán­tos son ac­tual­men­te? - Pa­ra ejer­cer la pro­fe­sión de den­tis­ta en Es­pa­ña es obli­ga­to­rio es­tar co­le­gia­do en el co­le­gio don­de reali­ce el ma­yor tiem­po de su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal; ade­más de cum­plir con to­dos los re­qui­si­tos obli­ga­dos por la ley, tan­to na­cio­na­les co­mo au­to­nó­mi­cos. Hay que es­tar en po­se­sión del tí­tu­lo aca­dé­mi­co de li­cen­cia­do o gra­dua­do en Odon­to­lo­gía -ac­tual­men­te, son la ma­yo­ría- o del de Es­to­ma­tó­lo­go, que co­rres­pon­de a mé­di­cos con la es­pe­cia­li­dad de es­to­ma­to­lo­gía. No obs­tan­te, tam­bién con­ta­mos con al­gu­nos mé­di­cos que po­seen el tí­tu­lo de odon­tó­lo­go. En la ac­tua­li­dad so­mos unos 210, pe­ro hay mu­chos más ejer­cien­do, ya que vie­nen de otros co­le­gios a tra­ba­jar a po­li­clí­ni­cos al­gu­nos días, y van ro­tan­do cons­tan­te­men­te. En to­do ca­so, es un nú­me­ro que ca­si tri­pli­ca al re­co­men­da­do por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, por 1.000 ha­bi­tan­tes. En Es­pa­ña te­ne­mos una plé­to­ra inasu­mi­ble que no tie­ne nin­gún be­ne­fi­cio.

- ¿Qué apor­tan los co­le­gios pro­fe­sio­na­les?

- Apor­tan so­lo ven­ta­jas, prin­ci­pal­men­te pa­ra la so­cie­dad y los usua­rios, pues so­mos los ga­ran­tes de que los co­le­gia­dos cum­plen con sus de­be­res éti­co-deon­to­ló­gi­cos y los pro­fe­sio­na­les exi­gi­dos tan­to a ellos co­mo a sus clí­ni­cas. Se otor­ga con­fian­za al pa­cien­te, usua­rio y con­su­mi­dor acer­ca del pro­fe­sio­nal que le atien­de. So­mos cor­po­ra­cio­nes de de­re­cho pú­bli­co, con fun­cio­nes per­fec­ta­men­te atri­bui­das por ley, e in­sus­ti­tui­bles pa­ra re­la­cio­nar­nos con los ciu­da­da­nos y las ad­mi­nis­tra­cio­nes, ejer­cién­do­las de mo­do com­ple­ta­men­te in­de­pen­dien­te. Evi­ta­mos y com­ba­ti­mos el in­tru­sis­mo, al­go que tris­te­men­te aún si­gue vi­gen­te.

- ¿Y pa­ra el pro­fe­sio­nal de odon­to­lo­gía?

- Pa­ra el co­le­gia­do tam­bién, ya que de­fen­de­mos los in­tere­ses de la pro­fe­sión an­te los po­de­res pú­bli­cos. Rea­li­za­mos una cons­tan­te ac­tua­li­za­ción so­bre le­gis­la­ción, nor­ma­ti­vas, ini­cia­ti­vas y to­do ti­po de pro­yec­tos. Brin­da­mos una for­ma­ción con­ti­nua­da im­pres­cin­di­ble. Da­mos ser­vi­cios de bol­sa de em­pleo, asis­ten­cia ju­rí­di­ca, asis­ten­cia pa­ra cum­plir las obli­ga­cio­nes le­ga­les exi­gi­das en aper­tu­ra y re­no­va­ción de per­mi­sos de ac­ti­vi­dad en las clí­ni­cas, con­ve­nios de to­do ti­po, ob­ten­ción de me­jo­res con­di­cio­nes en múl­ti­ples seguros, en­tre otras.

- ¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que tie­ne su pro­fe­sión ac­tual­men­te?

- En pri­mer lu­gar pa­de­ce­mos to­dos los efec­tos per­ni­cio­sos de una pu­bli­ci­dad sa­ni­ta­ria en­ga­ño­sa, con los famosos asteriscos y los des­de, en­tre otros, y so­li­ci­ta­mos su ur­gen­te re­gu­la­ción. Los ti­tu­la­res de las clí­ni­cas den­ta­les ten­drían que ser pro­fe­sio­na­les co­le­gia­dos, pe­ro en la ac­tua­li­dad cual­quier per­so­na y em­pre­sa pue­de ex­plo­tar y ser ti­tu­lar de una, y en mu­chos ca­sos apli­car ma­yo­ri­ta­ria­men­te cri­te­rios eco­no­mi­cis­tas y mer­can­ti­lis­tas, al­go que en el ám­bi­to sa­ni­ta­rio no es acon­se­ja­ble en mo­do al­guno. La plé­to­ra pro­fe­sio­nal es in­sos­te­ni- ble por­que en Es­pa­ña te­ne­mos ca­si el tri­ple de den­tis­tas por ha­bi­tan­te que re­co­mien­da la OMS, y es­to so­lo au­men­ta la in­com­pe­ten­cia y da alas a los ne­go­cios den­ta­les es­pe­cu­la­do­res, que apli­can con­di­cio­nes leo­ni­nas a sus em­plea­dos, den­tis­tas que en al­gu­nos ca­sos se ven obli­ga­dos por co­mer­cia­les al fren­te, al­go inad­mi­si­ble. Pro­du­ci­mos ca­si 1.400 den­tis­tas al año en nues­tras fa­cul­ta­des, al­go ya ex­ce­si­vo des­de ha­ce años. Se ne­ce­si­ta una am­plia y ri­gu­ro­sa re­gu­la­ción del sector y evi­tar ca­sos tan pe­no­sos co­mo los vis­tos re­cien­te­men­te. Por otro la­do, el in­tru­sis­mo aún se man­tie­ne.

- Us­ted que tam­bién tra­ba­ja co­mo es­pe­cia­lis­ta en el Ser­gas, ¿có­mo ve la asis­ten­cia pú­bli­ca den­tal?

- Ve­ni­mos pi­dien­do en el ám­bi­to es­ta­tal -ya fue re­co­gi­do por el Par­la­men­to Ga­lle­go- el ne­ce­sa­rio in­cre­men­to de la car­te­ra de ser­vi­cios en la aten­ción bu­co­den­tal de la po­bla­ción, en la me­di­da de lo po­si­ble. Que­re­mos que se in­cre­men­ten las me­di­das pre­ven­ti­vas y que se co­mien­cen a di­ri­gir re­cur­sos ha­cia los seg­men­tos de po­bla­ción más des­fa­vo­re­ci­dos, en­tre los que es­tán ma­yo­res y pa­cien­tes es­pe­cia­les. Hay que es­tu­diar mo­dos de ayu­da si­mi­la­res a los que se apli­can por com­pa­ñías pri­va­das de seguros, ayu­dan­do a cu­brir lo im­pres­cin­di­ble, con­ve­nios con pro­fe­sio­na­les dis­pues­tos, al­go que ya se ha­ce con los de­no­mi­na­dos PADIS en otras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, no só­lo en el ám­bi­to de cen­tros de sa­lud, tam­bién con clí­ni­cas pri­va­das con­cer­ta­das (es al­go mu­cho me­nos cos­to­so).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.