Cua­res­ma 2017: ca­mino de amor

Mons. Luis Án­gel de las Heras Ber­zal, Obis­po de Mon­do­ñe­do-Fe­rrol

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Portada -

De­ja fe­bre­ro pa­so a una Cua­res­ma que co­mien­za el 1 de mar­zo, fes­ti­vi­dad de San Ro­sen­do, que por caer es­te año en Miér­co­les de Ce­ni­za lo ce­le­bra­re­mos el día 2, jue­ves. La Cua­res­ma es un tiem­po es­tu­pen­do pa­ra ca­mi­nar ha­cia la luz y la vi­da que nos lle­gan por Je­su­cris­to, muer­to en la cruz y re­su­ci­ta­do. El pa­pa Fran­cis­co, en su men­sa­je cua­res­mal de es­te año, nos in­vi­ta a vol­ver a Dios de to­do co­ra­zón, a cre­cer en la amis­tad con el Se­ñor. ¿Quién, si no es Dios, es­pe­ra pa­cien­te nues­tro re­gre­so cuan­do nos ale­ja­mos de Él? Esa pa­cien­cia de­mues­tra que Él es amor. No un sen­ti­mien­to a mer­ced de los vien­tos, sino un Pa­dre com­pren­si­vo y ser­vi­cial, que to­do lo per­do­na, que no sa­be de en­vi­dias, jac­tan­cias ni or­gu­llos, que no es gro­se­ro, ni egoís­ta, que no pier­de los es­tri­bos ni es ren­co­ro­so, que no se ale­gra de la in­jus­ti­cia, que en­cuen­tra su go­zo en la ver­dad, que con­fía, es­pe­ra y so­por­ta sin lí­mi­tes, que ven­ce a la muer­te (cf. 1Cor 13,4-8).

El ca­mino cua­res­mal ha­cia la Pas­cua es un ca­mino de amor, un ca­mino ha­cia el en­cuen­tro del amor del Pa­dre. Una sen­da que nos des­vía ha­cia los már­ge­nes pa­ra acer­car­nos a las per­so­nas hu­mi­lla­das, de­gra­da­das, que tie­nen ros­tro y qui­zá pue­den com­par­tir el mis­mo nom­bre de la pa­rá­bo­la del hom­bre ri­co y el po­bre Lá­za­ro (cf. Lc 16,19-31), que co­men­ta el Pa­pa en su men­sa­je pa­ra el tiem­po de Cua­res­ma. Per­so­nas a las que «Dios ayu­da», que es lo que «Lá­za­ro» sig­ni­fi­ca. Des­cu­brir al po­bre con los ojos de Dios que ayu­da es co­no­cer al ser hu­mano con su his­to­ria ori­gi­nal; per­ca­tar­se de lo que es ca­paz de ha­cer a otros y de­jar de ha­cer por los de­más y por sí mis­mo; vi­si­bi­li­zar­lo co­mo una pie­dra pre­cio­sa de in­cal­cu­la­ble va­lor. Las per­so­nas que es­tán en los már­ge­nes, es­pe­ran­do mi­ga­jas, desahu­cia­das, co­mo Lá­za­ro, nos pue­den en­se­ñar que los de­más son un don si apren­de­mos a que­rer­los. A quie­nes que­re­mos, los va­lo­ra­mos agra­de­ci­dos. Cuan­do nos dis­po­ne­mos a amar sin exi­gir re­qui­si­tos pre­vios, es­ta­mos dis­pues­tos a re­co­no­cer que to­das las per­so­nas son un re­ga­lo pre­cio­so. Y aque­llos que más ne­ce­si­tan en­con­trar­se con Dios, con su amor, son un don ma­yor. De es­te mo­do re­co­rre­mos el ca­mino cua­res­mal del cris­tiano, que ama la vi­da y la de­fien­de siem­pre pe­ro, so­bre to­do, cuan­do es­tá más ame­na­za­da, cuan­do es más dé­bil. El ca­mino cua­res­mal tam­bién nos aler­ta del ex­ce­so que con­lle­va la co­rrup­ción cuan­do el hom­bre ri­co e in­cons­cien­te, que co­mo to­do ani­mal pe­re­ce (cf. Sal 49), se en­cie­rra en la co­di­cia, en el engaño y la so­ber­bia, en el ser­vi­cio al di­ne­ro. En de­fi­ni­ti­va, una co­rrup­ción que ge­ne­ra va­cío in­te­rior. Re­cor­dar que so­mos pol­vo y en pol­vo nos con­ver­ti­re­mos, re­cor­dar que “so­mos muy po­qui­ta co­sa”, nos con­du­ce a po­ner la mi­ra­da en los már­ge­nes pa­ra ha­cer justicia al opri­mi­do y ade­lan­tar la lle­ga­da del Reino. Pa­ra lo cual ne­ce­si­ta­mos aco­ger la Pa­la­bra de Dios vi­va y efi­caz que nos abre el co­ra­zón a Dios y a los de­más al mis­mo tiem­po, por­que, si lo ce­rra­mos a Él, se lo ce­rra­re­mos a ellos, y si se lo ce­rra­mos a nues­tros her­ma­nos, al mis­mo tiem­po, se lo ce­rra­mos a Dios.

Exis­ten nue­vos ayu­nos, ora­cio­nes y li­mos­nas pa­ra es­ta Cua­res­ma de 2017. Ayu­nar del har­taz­go y has­tío que vuel­ve in­vi­si­bles a los po­bres. Orar desean­do el bien a to­dos, es­pe­cial­men­te a quie­nes más su­fren. Li­mos­near el amor de Dios pa­ra amar co­mo Él ama. ¡Buen ca­mino de amor ha­cia la Pas­cua!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.