Sem­blan­za de don José Gea, Pas­tor

Al­fon­so Gil Mon­tal­bo, Vi­ca­rio ge­ne­ral des­de 1993 ata 1999

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Portada -

Don José era una per­so­na bue­na. Cier­ta­men­te le iba la po­lé­mi­ca y, per­do­nad­me el vul­ga­ris­mo, se me­tía en to­dos los char­cos -al me­nos en mu­chos- y en­tra­ba al tra­po cuan­do lo bus­ca­ban. Siem­pre en de­fen­sa de una bue­na cau­sa, que él con­si­de­ra­ba cau­sa de la Igle­sia, y por ella se ba­tía. Mul­ti­pli­ca­ba sus ar­tícu­los en la pren­sa, acep­ta­ba las en­tre­vis­tas que le pe­dían en ra­dio o en te­le­vi­sión… En un en­cuen­tro de un gru­po de sa­cer­do­tes con él lle­gué a su­ge­rir­le que se mo­de­ra­se un po­co, que el nom­bre de la Dió­ce­sis de Mon­do­ñe­do-Fe­rrol es­ta­ba en per­ma­nen­te de­ba­te en los me­dios. A los tres me­ses me nom­bró Vi­ca­rio Ge­ne­ral y me di­jo: “te pa­sa­ré los ar­tícu­los que es­cri­ba an­tes de pu­bli­car­los, pa­ra que los veas y me di­gas tu pa­re­cer”. Y así lo hi­zo du­ran­te un tiem­po.

Era de reacción rá­pi­da y di­rec­ta. Muy ma­dru­ga­dor, con­ver­tía en li­bro lo que eran sus sen­ti­mien­tos o pro­pues­tas an­te si­tua­cio­nes que vi­vía u ob­ser­va­ba. ¿Que la ca­te­que­sis no va bien por­que los ni­ños di­bu­jan mu­cho y oran po­co? Ahí nos presenta un “Ca­te­cis­mo Bá­si­co” y “El Ca­te­cis­mo de los Ca­te­quis­tas”. ¿Cua­tro chi­cas jó­ve­nes in­gre­san en el no­vi­cia­do de las Cla­ri- sas de Ri­ba­deo? Al po­co te­ne­mos en­tre ma­nos “Li­gar con Dios”, va­lo­ran­do la vocación re­li­gio­sa y la res­pues­ta va­lien­te. ¿Aca­ba de leer “His­to­ria de un al­ma”, la au­to­bio­gra­fía de San­ta Te­re­sa del Ni­ño Jesús? En­se­gui­da nos tras­mi­te su emo­ción al des­cu­brir ese te­so­ro en “Ca­mino de Li­sieux” In­ten­tó po­ten­ciar el lai­ca­do, de he­cho creó la De­le­ga­ción Dio­ce­sa­na de Lai­cos. Pe­ro ese “gi­gan­te dor­mi­do” no des­pier­ta tan fá­cil­men­te. El cam­bio de épo­ca era ya una reali­dad y se pre­ci­sa­ba, en­ton­ces co­mo aho­ra, nue­vos plan­tea­mien­tos, con­ver­sión sin­ce­ra y la enor­me pa­cien­cia de quien se dis­po­ne a acom­pa­ñar pro­ce­sos. Se­gu­ra­men­te ahí es­tá tam­bién la fal­ta de res­pues­ta a tan­tos in­ten­tos co­mo reali­zó pa­ra ac­ti­var la Pas­to­ral Vocacional, un te­ma muy que­ri­do pa­ra él, en el que se im­pli­ca­ba per­so­nal­men­te. Ló­gi­ca­men­te los pro­ble­mas no fal­ta­ron. Pro­ble­mas de re­la­ción, pro­ble­mas de go­bierno. Un co­lec­ti­vo am­plio co­mo es una Dió­ce­sis y un tiem­po lar­go co­mo son los 18 años que ejer­ció su mi­nis­te­rio en­tre no­so­tros son un mar­co en que erro­res y des­en­cuen­tros, por una y otra par­te, pue­den dar­se y de he­cho se die­ron, sien­do cau­sa de su­fri­mien­to. Só­lo la mi­se­ri­cor­dia pu­ri­fi­ca la me­mo­ria y re­con­du­ce si­tua­cio­nes.

Don José nos dio una úl­ti­ma lec­ción. Ya ju­bi­la­do, cuan­do pu­do dis­po­ner de su vi­da li­bre­men­te - es un de­cir, por­que li­bre lo fue siem­pre-, se nos va a Pe­rú. Y allí ha per­ma­ne­ci­do los años que su sa­lud le per­mi­tió, ayu­dan­do co­mo sa­cer­do­te en pa­rro­quias, pre­di­can­do, con­fe­san­do, di­ri­gien­do re­ti­ros…: una pas­to­ral de ba­se en la que en­cau­zó - y disfrutó - su iden­ti­dad pro­fun­da el cu­ra tra­ba­ja­dor que siem­pre fue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.