Me­dio si­glo del pri­mer po­lí­gono

El par­que em­pre­sa­rial ca­mi­na ha­cia ha­cia los 50 años de exis­ten­cia con un gran ba­ga­je

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Reportaje - D. C.

Es­te año se cum­ple me­dio si­glo de la redacción del proyecto del po­lí­gono in­dus­trial de O Ceao, que mar­có un hi­to en la épo­ca. En una en­tre­vis­ta con el al­cal­de Pe­dro­sa Rol­dán efec­tua­da por Ra­fael Vi­la­se­ca pa­ra es­te pe­rió­di­co, el re­gi­dor in­for­ma­ba que en la pri­ma­ve­ra del año 1971 con­ta­ban con en­tre­gar las pri­me­ras par­ce­las. Ha­bía 150 pe­ti­cio­nes de em­pre­sas pa­ra ins­ta­lar­se.

En el año 1972, se­gún la he­me­ro­te­ca de es­te dia­rio, se apro­ba­ron los pro­yec­tos de ex­pla­na­ción, pa­vi­men­ta­ción y alcantarillado. Al año si­guien­te O Ceao fue de­cla­ra­do co­mo Preferente Lo­ca­li­za­ción In­dus­trial, lo que, se­gún la cró­ni­ca de la épo­ca, im­pli­ca­ba una ace­le­ra­ción en las obras.

O Ceao fue pio­ne­ro en la ofer­ta de sue­lo in­dus­trial a las em­pre­sas lu­cen­ses. Al­gu­nas de ellas, co­mo Transportes Hi­jos de Antonio Cas­tro, que fue de las pri­me­ras en ins­ta­lar­se, com­pra­ron te­rre­nos pa­ra po­der sa­car los ca­mio­nes de la Ron­da da Mu­ra­lla, que ta­po­na­ban la ca­lle ca­da vez que en­tra­ban o sa­lían del ga­ra­je. Quie­nes vi­vían en la zo­na tam­bién re­cuer­dan des­de los pri­me­ros años el olor del ca­fé tos­tán­do­se.

Has­ta fe­bre­ro de 1975 no se con­vo­có el con­cur­so pa­ra la ad­ju­di­ca­ción de alum­bra- do pú­bli­co, pre­su­pues­ta­do en 18,3 mi­llo­nes de pe­se­tas, que le fue ad­ju­di­ca­do a Elec­tri­fi­ca­cio­nes del Sur, S.A.

Un mer­ca­do que no fun­cio­nó

Un hi­to en la his­to­ria del po­lí­gono in­dus­trial lo mar­ca la inauguración del Mer­ca­do Re­gio­nal Ga­na­de­ro, que en su pri­mer día ope­ra­ti­vo, el 9 de ju­nio de 1977, re­gis­tró ven­tas por 8,5 mi­llo­nes de pe­se­tas. Dos me­ses más tar­de, el 5 de agos­to, en el re­cin­to con ca­pa­ci­dad pa­ra 1.500 ca­be­zas de ga­na­do va­cuno y 3.000 de por­cino y la­nar no en­tró ni un so­lo ejem­plar. Era un au­gu­rio de lo que ven­dría des­pués y que su­pon­dría su des­apa­ri­ción.

En enero del año 1980 se em­pe­zó a ha­blar en los dia­rios de la es­ta­ción ter­mi­nal de mer­can­cías, pre­su­pues­ta­da en 200 mi­llo­nes de pe­se­tas. Es­ta­ban in­tere­sa­dos en el proyecto la coo­pe­ra­ti­va que pre­si­día Pe­dro Mon­ta­ña y Trady­me (en aque­llos años la aso­cia­ción que hoy li­de­ra Car­men Cas­te­lao se es­cri­bía así), a cu­yo fren­te es­ta­ba Mo­des­to Váz­quez.

En marzo de 1980 to­da­vía no ha­bía lle­ga­do el agua co­rrien­te al po­lí­gono in­dus­trial y la aso­cia­ción de em­pre­sa­rios se en­tre­vis­tó con el di­rec­tor ge­ne­ral del INUR (Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ur­ba­nis­mo) pa­ra ex­pli­car­le es­te pro­ble­ma y pa­ra ha­blar­le tam­bién de las de­fi­cien­tes con­di­cio­nes de los ac­ce­sos.

En aque­lla dé­ca­da, la de los 80, Car­ce­sa, em­pre­sa pú­bli­ca, que­ría tras­la­dar el ma­ta­de­ro de Frig­sa, a O Ceao. El proyecto, des­pués de que ocu­pa­rá nu­me­ro­sos es­pa­cios en el dia­rio y le die­ran vuel­tas y vuel­tas, no se eje­cu­tó. Fue pa­ra La­ma­blan­ca, don­de de­jó de ser una em­pre­sa pú­bli­ca.

En O Ceao des­de el año 1976 se ce­le­bra­ban las prue­bas de mo­tos del San Froi­lán, que or­ga­ni­za­ba la Peña Mo­to­ris­ta Lu­cen­se. Hu­bo sus más y sus me­nos con es­ta com­pe­ti­ción, has­ta que des­apa­re­ció.

La cró­ni­ca ne­gra del po­lí­gono lle­gó el 1 de ma­yo de 1994, con el cri­men de O Ceao, que to­da­vía es­tá sin re­sol­ver, des­pués de ca­si 23 años.

O Ceao olía a ca­fé des­de los pri­me­ros tiem­pos

El mer­ca­do ga­na­de­ro, un cla­ro ejem­plo de in­ver­sión inú­til

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.