«El vino es un hi­lo ver­te­bra­dor»

Es­te es­pe­cia­lis­ta des­ta­ca la ca­li­dad y el po­ten­cial de los cal­dos de la sub­zo­na de Chan­ta­da

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Feira do viño de chantada - LUIS CON­DE

El chan­ta­dino Ro­ber­to Re­gal es uno de los me­jo­res enó­lo­gos de Ga­li­cia. Ad­mi­te que ini­cial­men­te su fu­tu­ro no pa­sa­ba por el mun­do del vino, pe­ro se­ña­la que si al fi­nal lo hi­zo fue pa­ra co­nec­tar­se más con su tie­rra.

—¿Có­mo co­men­zó en el mun­do del vino?

—No fue al­go vo­ca­cio­nal, a pe­sar de que es­ta cues­tión me to­ca­ba a la fa­mi­lia, por­que mis abue­los y mi tío es­ta­ban vin­cu­la­dos a es­ta ac­ti­vi­dad. Qui­se ser mu­chas co­sas, pe­ro fi­nal­men­te me de­can­té por es­te sec­tor, por­que en­ten­dí que era una for­ma de rea­li­zar­me y es­tar más cer­ca de mi tie­rra. Me fui en­gan­chan­do, y si al fi­nal aca­bas vi­vien­do de eso, per­fec­to.

—¿Qué des­ta­ca de los vi­nos de Chan­ta­da?

—En ge­ne­ral, los vi­nos ga­lle­gos son fru­to de la idio­sin­cra­sia. En un mun­do que ca­mi­na en una di­rec­ción, to­da­vía que­dan re­duc­tos de lo que fue­ron las co­sas con esen­cia. Es­ta­mos en un lugar en el que los vi­nos des­ta­can por su di­ver­si­dad, por lo que trans­mi­ten. En Chan­ta­da afi­na­ron mu­cho y es­tán en un mo­men­to óp­ti­mo. Son fres­cos, con gra­dua­ción mo­de­ra­da, aro­má­ti­cos, ele­gan­tes, na­da os­ten­to­sos, con equi­li­brio y sen­ci­llos.

—¿Hay fu­tu­ro en es­te sec­tor?

—En Chan­ta­da exis­ten po­cas bo­de­gas, por­que no tu­vi­mos tan­tos pio­ne­ros co­mo hu­bo en otras sub­zo­nas de la Ri­bei­ra Sa­cra. No obs­tan­te, quie­ro des­ta­car que aquí te­ne­mos a pro­fe­sio­na­les de la ta­lla de Juan Luis, de Vía Ro­ma­na, Ade­gas Ame­do o Pri­mi­ti­vo La­reu, que li­de­ran pro­yec­tos só­li­dos. Es­ta­mos ha­blan­do de gen­te jo­ven, con nue­vas ideas y con mu­chas ga­nas. Po­de­mos de­cir que sí hay fu­tu­ro, so­bre todo en Chan­ta­da.

—¿Có­mo ve la co­mer­cia­li­za­ción de es­tos cal­dos?

—Se ha­cen co­sas. Hay que de­cir que en la Ri­bei­ra Sa­cra siem­pre hu­bo ven­ta en el ki­ló­me­tro ce­ro. Se co­mer­cia­li­za­ban los vi­nos ha­cia Lu­go y San­tia­go. Po­co a po­co se han ido in­tro­du­cien­do en el res­to de Ga­li­cia y en el res­to de España. En el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, nues­tros cal­dos tam­bién pi­den pa­so.

—¿Cuál es la fun­ción de un enó­lo­go?

—El con­cep­to es­tá cam­bian­do. Exis­ten gran­des pro­fe­sio­na­les de sec­to­res es­pe­cí­fi­cos re­la­cio­na­dos con el vino, in­ge­nie­ros, tec­nó­lo­gos, mé­di­cos, quí­mi­cos, bió­lo­gos, in­dis­pen­sa­bles pa­ra el pro­gre­so del sec­tor, pe­ro ha de ser el enó­lo­go el que aglu­ti­ne y ten­ga una pers­pec­ti­va am­plia y dé for­ma a la vi­ti­cul­tu­ra, bo­de­ga y mer­ca­do. Un pro­yec­to que co­mien­ce en la Ri­bei­ra Sa­cra ha de te­ner un enó­lo­go, que pi­se la vi­ña, y te­ner em­pa­tía con las ce­pas y con el mer­ca­do.

—¿Qué pa­pel jue­ga el vino en la co­mar­ca?

—El vino es un hi­lo ver­te­bra­dor pa­ra el fu­tu­ro de la zo­na. Su­po­ne un im­por­tan­te ele­men­to di­na­mi­za­dor de nues­tra eco­no­mía. Es­ta tie­rra, de in­nu­me­ra­bles re­cur­sos tie­ne en el vino la gran ven­ta­na pa­ra dar­se a co­no­cer al mun­do y re­cu­pe­rar el re­cur­so hu­mano, esen­cial pa­ra su desa­rro­llo. Asi­mis­mo, el en­cla­ve, la his­to­ria, la cul­tu­ra, la di­ver­si­dad vi­ti­vi­ní­co­la y cier­ta vir­gi­ni­dad ha­cen que es­ta tie­rra sea má­gi­ca.

FO­TO R. FER­NÁN­DEZ

Ro­ber­to Re­gal, en una vi­ña de Chan­ta­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.