Gra­ti­tud y ta­rea de “Ma­nos Uni­das”

De­le­ga­ción de Ma­nos Uni­das de Mon­do­ñe­do-Fe­rrol

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Dumio -

Ma­nos Uni­das” de Mon­do­ñe­do Fe­rrol quie­re com­par­tir con to­da la Dió­ce­sis la car­ta re­ci­bi­da des­de Be­le­ko, de las Her­ma­nas de Ma­ría In­ma­cu­la­da, agra­de­cien­do la fi­na­li­za­ción de nues­tro pro­yec­to de fi­nan­cia­ción

de una am­bu­lan­cia. Se tra­ta, co­mo es sa­bi­do, de un compromiso lle­va­do a ca­bo en nues­tra Dió­ce­sis con mo­ti­vo del Año Ju­bi­lar de la Mi­se­ri­cor­dia. El tex­to de la mi­si­va, que me­re­ce ser co­no­ci­do por los lec­to­res, di­ce así: “Con gran ale­gría me di­ri­jo a us­te­des pa­ra agra­de­cer­les su ge­ne­ro­si­dad con nues­tro DIS­PEN­SA­RIO y la gente de es­te pue­blo. El co­che es una ma­ra­vi­lla, fun­cio­na muy bien y es có­mo­do pa­ra los en­fer­mos. No ha­bría pa­la­bras pa­ra ex­pre­sar nues­tra GRA­TI­TUD. Be­le­ko es un pue­blo gran­de, pe­ro sin ca­rre­te­ra, sin luz, sin In­ter­net; pa­ra uti­li­zar In­ter­net, se ha­ce con un pin­cho, y fun­cio­na a ra­tos y a días; pe­ro eso no es pro­ble­ma, la gente es ma­ra­vi­llo­sa; lle­vo 32 años en el Ma­li y soy muy fe­liz.

Es­te tiem­po es de la épo­ca más du­ra por el ca­lor, y to­dos los días mi­ra­mos al cie­lo pa­ra ver si vie­nen las lluvias. Pi­dan pa­ra que es­te año sea me­jor que el an­te­rior, pues las lluvias fue­ron muy es­ca­sas y la ali­men­ta­ción tam­bién; y la gente su­fre de fal­ta de co­mi­da. Des­de es­tas le­tras y en nom­bre de mi Co­mu­ni­dad y la gente del pue­blo, mu­chas GRA­CIAS por su DON. Cuen­ten con mis Ora­cio­nes y recuerdo. H. Án­ge­la García R.M.I”.

Es­te año ini­cia­mos la Cam­pa­ña el pa­sa­do 12 de fe­bre­ro con las ce­le­bra­cio­nes eu­ca­rís­ti­cas en las pa­rro­quias del Car­men, Do­lo­res y San Julián-Con­ca­te­dral de la ciu­dad de Fe­rrol. Nues­tro más emo­ti­vo re­co­no­ci­mien­to a los res­pec­ti­vos pá­rro­cos y a nues­tro con­si­lia­rio.

Un nue­vo pro­yec­to ya es­tá en mar

cha: la for­ma­ción y pro­tec­ción de los de­re­chos hu­ma­nos en San Pe­dro de Su­la (Hon­du­ras), el país más vio­len­to e in­se­gu­ro de Amé­ri­ca La­ti­na. Con­sis­te en la for­ma­ción de agen­tes pas­to­ra­les y lí­de­res co­mu­ni­ta­rios en de­fen­sa de de­re­chos hu­ma­nos y seguimiento a la la­bor de las ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les.

Pa­ra po­der rea­li­zar es­te pro­yec­to se es­tán desa­rro­llan­do di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des. En el mes de fe­bre­ro los jó­ve­nes de Cer­vo y Vi­vei­ro or­ga­ni­za­ron un “bo­ca­di­llo so­li­da­rio”, y en Vilalba se ce­le­bró el fes­ti­val tra­di­cio­nal. El pró­xi­mo día 27 de abril ten­dre­mos el “ca­fé so­li­da­rio” en el Ca­sino Fe­rro­lano y el 19 de ma­yo se ce­le­bra­rá un con­cier­to be­né­fi­co en el Cen­tro Cul­tu­ral To­rren­te Ba­lles­ter de la mis­ma ciu­dad. Es­pe­ra­mos co­mo siem­pre la asis­ten­cia y par­ti­ci­pa­ción de los so­cios, co­la­bo­ra­do­res y sim­pa­ti­zan­tes de “Ma­nos Uni­das”.

Con gran ale­gría he­mos re­ci­bi­do de nues­tro obis­po, Mons. Luis Án­gel de las He­ras, la car­ta pas­to­ral di­ri­gi­da a Ma­nos Uni­das, com­par­tien­do con no­so­tros el le­ma de la cam­pa­ña de es­te año: “El mun­do no ne­ce­si­ta más co­mi­da, ne­ce­si­ta más gente com

pro­me­ti­da”. En­tre otras co­sas, re­sal­ta­mos es­ta lla­ma­da so­li­da­ria: “es­ta­mos ur­gi­dos a ejer­cer ese pro­ta­go­nis­mo de compromiso en la lu­cha con­tra el ham­bre. He­mos de aban­do­nar la in­di­fe­ren­cia cóm­pli­ce que per­mi­te que se si­ga es­pe­cu­lan­do, bus­can­do el en­ri­que­ci­mien­to abu­si­vo y egoís­ta, con el ali­men­to que mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos ne­ce­si­tan pa­ra vi­vir. He­mos de ven­cer la iner­cia irres­pon­sa­ble que con­tri­bu­ye a acu­mu­lar ex­ce­den­tes de pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad mien­tras otros pa­san pe­nu­ria. ¿Có­mo po­de­mos per­mi­tir tan in­jus­to e inad­mi­si­ble aten­ta­do con­tra la dig­ni­dad de los se­res hu­ma­nos? Te­ne­mos que exi­gir que to­das las per­so­nas hu­ma­nas ten­gan de­re­cho a la ali­men­ta­ción. Te­ne­mos que de­nun­ciar que los ali­men­tos se ha­yan con­ver­ti­do en pro­duc­to de ne­go­cio, es­pe­cu­la­ción y en­ri­que­ci­mien­to in­jus­to y fal­to de una mí­ni­ma con­cien­cia éti­ca. He­mos de ser cons­cien­tes de es­ta co­rrup­ción que es ma­yor cuan­ta más apa­tía la es­con­de. He­mos de evi­tar sen­ci­lla­men­te el des­per­di­cio que fá­cil­men­te con­sen­ti­mos”. Gra­cias a to­dos por es­ta co­la­bo­ra­ción so­li­da­ria que nos hon­ra y ani­ma co­mo per­so­nas y co­mo cris­tia­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.