Hu­ma­nis­mo cris­tiano

Manuel Re­cue­ro As­tray. Ca­te­drá­ti­co de Hu­ma­ni­da­des. Fe­rrol

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Dumio -

Una de las ma­yo­res des­gra­cias de nues­tra so­cie­dad es la pér­di­da del hu­ma­nis­mo cris­tiano. Es de­cir, del ver­da­de­ro co­no­ci­mien­to de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, des­de una pers­pec­ti­va teo­ló­gi­ca y fi­lo­só­fi­ca. Qui­zá no ha­ya na­da tan im­por­tan­te co­mo es­to, pues si ne­ga­mos nues­tro pro­pio ser, pa­ra re­du­cir­lo a lo pu­ra­men­te ma­te­rial, to­do es vano y ab­sur­do. Aris­tó­te­les o Pla­tón, que no ha­bían re­ci­bi­do nin­gún ti­po de re­ve­la­ción, su­pie­ron des­cu­brir la reali­dad es­pi­ri­tual y ma­te­rial del ser hu­mano, el al­ma y el cuer­po. La re­ve­la­ción bí­bli­ca y la En­car­na­ción de Cris­to lle­va­ron es­te co­no­ci­mien­to a su ver­da­de­ra di­men­sión. La hu­ma­ni­dad no era una ca­sua­li­dad del azar, un ab­sur­do fru­to de no se sa­be qué fuer­zas ocul­tas, sino la Crea­ción de un Dios Pro­vi­den­te y Re­den­tor.

Así las co­sas, el ser hu­mano pu­do ver y to­car a Dios en el Ver­bo En­car­na­do; o sea en Cris­to. Un hom­bre per­fec­to que cam­bió el cur­so de la Historia en el sen­ti­do más pro­fun­do y ex­ten­so. La Pa­la­bra se hi­zo car­ne y lle­gó has­ta los con­fi­nes de la Tie­rra, que co­no­cie­ron al Dios y Hom­bre Ver­da­de­ro. A es­tas al­tu­ras to­dos los pue­blos han po­di­do y pue­den des­cu­brir la ver­da­de­ra di­men­sión de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, en lo es­pi­ri­tual y en lo tem­po­ral. Así nos ocu­rrió a los oc­ci­den­ta­les y gra­cias a eso he­mos po­di­do cons­truir un mun­do más jus­to, más hu­mano y mi­se­ri­cor­dio­so.

El es­fuer­zo, con to­das sus li­mi­ta­cio­nes, ha da­do fru­tos ma­ra­vi­llo­sos, en­tre ellos Eu­ro­pa, cu­na de lo que hoy lla­ma­mos cul­tu­ra oc­ci­den­tal, que na­ció co­mo una Cris­tian­dad, don­de los se­res hu­ma­nos, en me­dio de la te­rri­ble in­cer­ti­dum­bre y tra­ge­dia que la pro­pia vi­da con­lle­va, en­con­tra­mos un ám­bi­to de li­ber­tad y de pros­pe­ri­dad, acor­de con nues­tra na­tu­ra­le­za. El co­no­ci­mien­to de esa ver­da­de­ra di­men­sión de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, a tra­vés del cris­tia­nis­mo, ha si­do por tan­to, y pue­de se­guir sien­do, una ayu­da im­por­tan­te, co­mo se pue­de cons­ta­tar a po­co que es­tu­die­mos sin pre­jui­cios nues­tra historia. Tam­bién es ver­dad que, co­mo to­da ayu­da, re­sul­ta pres­cin­di­ble. En de­fi­ni­ti­va es­ta­mos ha­blan­do de una reali­dad, la hu­ma­na, con una do­ble di­men­sión, la tem­po­ral y la eter­na. La pri­me­ra, que to­dos co­no­ce­mos y en la que no ha­ce fal­ta creer, tie­ne por des­gra­cia la po­si­bi­li­dad de es­tro­pear­se, de des­hu­ma­ni­zar­se. Es­to tam­bién es fá­cil­men­te cons­ta­ta­ble, só­lo hay que mi­rar a nues­tro al­re­de­dor pa­ra ver que, co­mo nun­ca, im­pe­ran el egoís­mo y la mi­se­ria.

Du­ran­te mu­cho tiem­po las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les pu­sie­ron lo es­pi­ri­tual por en­ci­ma de lo tem­po­ral, has­ta que un día al­gu­nos “ilus­tra­dos”, ce­ga­dos por la so­ber­bia de un sa­ber vano y par­cial de la hu­ma­ni­dad, fue­ron con­ven­cien­do a los oc­ci­den­ta­les que so­lo era im­por­tan­te lo de te­jas aba­jo, que en el fon­do el hom­bre no era más que un ani­mal más, aun­que es­tu­vie­ra muy cua­li­fi­ca­do. Po­co a po­co lo útil y lo in­me­dia­to, lo que se po­día dis­fru­tar en los breves años en que du­ra una ge­ne­ra­ción, pa­sa­ron a su­plan­tar al hu­ma­nis­mo cris­tiano que da­ba ver­da­de­ro sen­ti­do la vi­da. Hoy que los oc­ci­den­ta­les he­mos al­can­za­do un gran bie­nes­tar y un im­por­tan­te de­sa­rro­llo téc­ni­co, so­lo nos preo­cu­pa re­tra­sar la muer­te y go­zar del po­co tiem­po que te­ne­mos, con­de­na­dos a vi­vir a cor­to pla­zo; es más a au­to­des­truir­nos, al ne­gar sis­te­má­ti­ca­men­te no só­lo nues­tra pro­pia na­tu­ra­le­za, sino la reali­dad de las co­sas. El res­to de la hu­ma­ni­dad nos im­por­ta po­co y los gran­des idea­les se des­va­ne­cen por mo­men­tos. Re­nun­ciar al hu­ma­nis­mo cris­tiano, co­mo de­cía al prin­ci­pio, es una gran pér­di­da, la ig­no­ran­cia ca­si irre­ver­si­ble que tie­nen nues­tros jó­ve­nes de su ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za una gra­ví­si­ma hi­po­te­ca, ca­llar­se por mie­do o co­bar­día el peor pe­ca­do. Dios sal­vó el abismo que ha­bía en­tre Él y no­so­tros con la En­car­na­ción de Cris­to, hoy el puen­te lo rom­pe­mos no­so­tros pa­ra de­sen­ten­der­nos de su po­der sal­ví­fi­co y vi­vir den­tro de nues­tra po­bre mi­se­ria, sin sa­ber si­quie­ra quie­nes so­mos y cuál es nues­tro des­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.