Pa­sión de Cris­to, pa­sión del pue­blo, pa­sión del mun­do

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Dumio - An­to­nio Ro­drí­guez Ba­san­ta

Cuan­do ca­da año, por es­tas fe­chas, los cris­tia­nos nos dis­po­ne­mos a pre­pa­rar y ce­le­brar la Pas­cua, he­mos de te­ner pre­sen­te que es­ta­mos an­te un mis­te­rio in­abar­ca­ble que su­pera nues­tra ca­pa­ci­dad de com­pren­sión y des­bor­da los lí­mi­tes de nues­tra ex­pe­rien­cia hu­ma­na. Se­gu­ra­men­te al­guien, des­de fue­ra, se pre­gun­te: ¿por qué un he­cho, por des­gra­cia tan co­mún, de la muer­te de un inocen­te, se con­vier­te pa­ra una co­mu­ni­dad en acon­te­ci­mien­to?

1. En la Pas­cua cris­tia­na ha­ce­mos me­mo­ria de la Pa­sión de Cris­to

¿Por qué Jesús no mu­rió, di­ga­mos, de “muer­te na­tu­ral” y lle­gó a es­te fi­nal tan dramático de su vi­da?, se­ría una de las pre­gun­tas que sur­gen an­te la fi­gu­ra his­tó­ri­ca de Jesús de Na­za­ret. Jesús es acu­sa­do de blas­fe­mo por el sa­ne­drín, el con­se­jo re­li­gio­so-po­lí­ti­co de los ju­díos. Los cho­ques con­ti­nuos con los que “sa­bían de Dios”, los es­cri­bas y doc­to­res de la ley, le si­tua­ban al mar­gen de la doc­tri­na ofi­cial de Is­rael. Tam­bién es acu­sa­do de agi­ta­dor po­lí­ti­co, a quien Pi­la­to con­de­na a muer­te. Jesús era un so­ña­dor pe­li­gro­so, ca­paz de lle­var al pue­blo a los ma­yo­res ex­ce­sos, por eso en la cruz queda co­mo em­bus­te­ro y em­bau­ca­dor de ma­sas. Su muer­te se veía ve­nir.

Pe­ro es­ta historia no aca­ba aquí. La Pa­sión de Cris­to se re­pi­te, con­ti­núa a lo lar­go de los si­glos en ca­da ser hu­mano, en ca­da hom­bre o mu­jer que “pa­sa” por si­tua­cio­nes de su­fri­mien­to, de an­gus­tia, de de­s­es­pe­ran­za, de tris­te­za, de opre­sión, de in­jus­ti­cia... Las mis­mas an­gus­tias y do­lo­res, los mis­mos su­fri­mien­tos y te­mo­res de Cris­to se pro­lon­gan en una hu­ma­ni­dad su­frien­te que vi­ve el des­ga­rro de una exis­ten­cia dra­má­ti­ca­men­te trun­ca­da y es­cin­di­da. Él per­ma­ne­ce ahí pre­sen­te, aun­que ocul­ta y mis­te­rio­sa­men­te. La Pa­sión de Cris­to es la Pa­sión del mis­mo Dios y la Pa­sión de un pue­blo y una hu­ma­ni­dad de cru­ci­fi­ca­dos. De lo con­tra­rio ten­dría­mos que pre­gun­tar­nos si un Dios que no pue­de su­frir nos pue­de ayu­dar en nues­tro su­fri­mien­to.

2. En la Pas­cua cris­tia­na par­ti­ci­pa­mos del mis­te­rio de su Re­su­rrec­ción

La Re­su­rrec­ción de Cris­to pro­cla­ma que el amor de Dios es más fuer­te que la muer­te. No po­día ser de otra ma­ne­ra, si Dios es Dios y Je­su­cris­to es el Hi­jo de Dios. Co­mo nos di­ce san Pa­blo, “si Cris­to no ha re­su­ci­ta­do, nues­tra pre­di­ca­ción no tie­ne sen­ti­do y vues­tra fe lo mis­mo” (1 Cor 15, 14). La Re­su­rrec­ción de Cris­to es un acon­te­ci­mien­to inau­di­to, inima­gi­na­ble y de­fi­ni­ti­vo; hu­ma­na­men­te in­com­pren­si­ble, ya que per­te­ne­ce al ám­bi­to del “mis­te­rio” y es obra - nue­va crea­ción - del Es­pí­ri­tu. Un acon­te­ci­mien­to que se da en la historia: el Re­su­ci­ta­do es el Cru­ci­fi­ca­do. Los hu­mi­lla­dos, los opri­mi­dos, los cru­ci­fi­ca­dos... pue­den sen­tir­se con­so­la­dos: Jesús fue uno de ellos. El Re­su­ci­ta­do sus­ci­ta tes­ti­gos: quien vi­ve es­ta ex­pe­rien­cia, la acep­ta, se trans­for­ma y la anun­cia. No es po­si­ble ser “tes­ti­go neu­tral” de la re­su­rrec­ción. Co­mo tam­po­co hay evan­ge­li­za­ción ni mi­sión sin tes­ti­gos.

3. En la Pas­cua cris­tia­na ce­le­bra­mos el Mis­te­rio Pas­cual

Cuan­do los cris­tia­nos nos reuni­mos en las igle­sias y ce­le­bra­mos nues­tra fe, lo ha­ce­mos por­que ne­ce­si­ta­mos ce­le­brar la me­mo­ria del Re­su­ci­ta­do, la me­mo­ria vi­va de su Pas­cua li­be­ra­do­ra. Y lo ha­ce­mos co­mo co­mu­ni­dad, co­mo pue­blo de Dios. Y es­to no só­lo acon­te­ce cuan­do par­ti­ci­pa­mos en la Eu­ca­ris­tía, sino tam­bién en los otros sa­cra­men­tos, y par­ti­cu­lar­men­te en las ce­le­bra­cio­nes de la Se­ma­na San­ta.

La Pas­cua, por otra par­te, no es úni­ca­men­te un acon­te­ci­mien­to del pa­sa­do, sino mas bien el signo y an­ti­ci­po de un mun­do nue­vo: es un pro­yec­to de trans­for­ma­ción uni­ver­sal, un pro­ce­so de re­ge­ne­ra­ción y cam­bio rea­li­za­do pro­gre­si­va­men­te en la historia y que se fun­da­men­ta en el acon­te­ci­mien­to de la re­su­rrec­ción de Cris­to. La re­su­rrec­ción es el “sí” de apro­ba­ción del Pa­dre al ges­to de obe­dien­cia y sa­cri­fi­cio del Hi­jo. Es el Pa­dre quien le resucita y le glo­ri­fi­ca. Es­te mis­te­rio se en­tien­de co­mo un pro­ce­so de hu­mi­lla­ción y de exaltación, de pa­sión y gloria, de muer­te y vi­da que de­no­mi­na­mos “acon­te­ci­mien­to pas­cual”.

Es­ta ce­le­bra­ción del acon­te­ci­mien­to pas­cual en la Se­ma­na San­ta por lo ge­ne­ral tie­ne co­mo dos modalidades: la li­túr­gi­ca y la po­pu­lar. Pri­mor­dial e irre­nun­cia­ble la pri­me­ra; com­ple­men­ta­ria y aña­di­da la se­gun­da.

La ce­le­bra­ción li­túr­gi­ca, nos in­vi­ta a vi­vir y ex­pe­ri­men­tar con Jesús los días más cru­cia­les y de­ci­si­vos de su vi­da. Con ese Jesús que en­tra triun­fan­te en Jerusalén, que se nos da en su Cuer­po y su San­gre, que la­va los pies a sus dis­cí­pu­los, que vi­ve la an­gus­tia an­te la muer­te, que mue­re en la cruz por amor y que resucita pa­ra siem­pre.

La ce­le­bra­ción po­pu­lar sur­ge y se trans­mi­te en torno a las Ór­de­nes Ter­ce­ras, las Co­fra­días y Her­man­da­des de Se­ma­na San­ta. To­da una lar­ga historia que na­ce en la Edad Me­dia al am­pa­ro de las ór­de­nes men­di­can­tes, an­te la ne­ce­si­dad de plas­mar ca­te­qué­ti­ca­men­te lo que el len­gua­je de la li­tur­gia, que era en latín, no po­día trans­mi­tir y an­te el de­seo del pue­blo de par­ti­ci­par y sen­tir­se de al­gún mo­do pro­ta­go­nis­ta. Ha­brá que es­tar aten­tos pa­ra no caer en la sim­ple pro­mo­ción cul­tu­ral y tu­rís­ti­ca de las pro­ce­sio­nes de la Se­ma­na San­ta. La fi­na­li­dad de una Or­den Ter­ce­ra, Co­fra­día o Her­man­dad tie­ne que ir más allá de unos pre­pa­ra­ti­vos pun­tua­les pa­ra organizar anual­men­te unos ac­tos re­li­gio­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.