El em­bal­se se con­vier­te en un imán pa­ra atraer vi­si­tan­tes

Vi­si­tar el pue­blo vie­jo de Por­to­ma­rín cuan­do el ni­vel del agua es­tá ba­jo o prac­ti­car de­por­tes náu­ti­cos cuan­do hay su­fi­cien­te ca­la­do atraen a mi­les de per­so­nas

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Festa da augardente de portomarín - X. R. PENOUCOS

Ha­ce más de me­dio si­glo que el anega­mien­to del vie­jo Por­to­ma­rín y el tras­la­do a su nue­va ubi­ca­ción su­pu­so pa­ra mu­chas fa­mi­lias una tra­ge­dia. En la ac­tua­li­dad, el em­bal­se de Be­le­sar se ha con­ver­ti­do en un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co de pri­mer or­den que ca­da año atrae a mi­les de tu­ris­tas.

Lo cu­rio­so de es­ta si­tua­ción es que el atrac­ti­vo tu­rís­ti­co del pan­tano tam­bién es al­to cuan­do el ni­vel del agua es ba­jo. El mo­ti­vo es que re­sur­gen ba­jo las aguas los res­tos del an­ti­guo pue­blo, al que se pue­de ac­ce­der an­dan­do, ade­más de que­dar al des­cu­bier­to un sen­de­ro pa­ra­le­lo al cau­ce del río por el que es po­si­ble ca­mi­nar du­ran­te va­rios ki­ló­me­tros tan­to ha­cia la co­la del em­bal­se co­mo ha­cia el ini­cio.

Los lu­ga­res que más re­cla­man la aten­ción de las per­so­nas que acu­den a ver las rui­nas de la an­ti­gua lo­ca­li­dad son el pal­co de la mú­si­ca, que se con­ser­va to­tal­men­te in­tac­to, los res­tos del an­ti­guo puen­te que se apre­cian per­fec­ta­men­te, y los ca­nei­ros en los que los pes­ca­do­res cap­tu­ran las an­gui­las, san­to y se­ña de la gas­tro­no­mía lo­cal.

Es­te año el bum del tu­ris­mo pa­ra vi­si­tar las rui­nas al­can­zó su cé­nit y los gran­des be­ne­fi­cia­dos fue­ron los es­ta­ble­ci­mien­tos de hos­te­le­ría que re­gis­tra­ron lle­nos ab­so­lu­tos du­ran­te va­rios fi­nes de se­ma­na. La ava­lan­cha de vi­si­tan­tes fue tan ele­va­da que en­con­trar un lu­gar pa­ra co­mer tan­to en la pro­pia lo­ca­li­dad co­mo en los res­tau­ran­tes más cer­ca­nos re­sul­tó en mu­chas oca- sio­nes una ta­rea ca­si im­po­si­ble.

El nú­me­ro de tu­ris­tas hi­zo que in­clu­so va­rias ca­de­nas de te­le­vi­sión de ám­bi­to na­cio­nal emi­tie­ran ma­ga­ci­nes con uni­da­des mó­vi­les des­de el pro­pio em­bal­se.

El em­bal­se no so­lo tie­ne po­ten­cial tu­rís­ti­co en mo­men­tos de se­quía, sino que su atrac­ti­vo es con­si­de­ra­ble pa­ra los afi­cio­na­dos a los de­por­tes náu­ti­cos.

La lo­ca­li­dad tie­ne una gran tra­di­ción en la ce­le­bra­ción de cam­peo­na­tos de re­ga­tas de ve­la, com­pe­ti­cio­nes que so­lo se sus­pen­die­ron en al­gu­na oca­sión por no ha­ber el ca­la­do ne­ce­sa­rio.

En los úl­ti­mos años se han su- ma­do los afi­cio­na­dos que dis­fru­tan del agua con mo­tos acuá­ti­cas. El pa­sa­do año la lo­ca­li­dad ya aco­gió una prue­ba de es­te ti­po de vehícu­los que con­tó con una ele­va­da par­ti­ci­pa­ción ya to­do apun­ta a que en pró­xi­mos ejer­ci­cios la ce­le­bra­ción de es­te ti­po de com­pe­ti­cio­nes se­rá ha­bi­tual.

FO­TO ALBERTO LÓ­PEZ

La nie­bla con­fie­re al vie­jo pue­blo un as­pec­to fan­tas­ma­gó­ri­co cuan­do el ni­vel del agua es ba­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.