Pas­to­ral pa­ra una sa­lud in­te­gral

Ana Ma­ría García-Heras Mar­tin, de­le­ga­da de Pas­to­ral de la Sa­lud

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Dumio -

Han pa­sa­do ya trein­ta y dos años des­de aque­lla Pas­cua de 1985 en la que los Obis­pos es­pa­ño­les nos ani­ma­ban a ce­le­brar por pri­me­ra vez el “día del En­fer­mo”. En es­te tiem­po se ha ido pa­san­do de una “pas­to­ral de en­fer­mos” a una “pas­to­ral sa­ni­ta­ria” y por úl­ti­mo a una “pas­to­ral de la sa­lud”. He­mos de fi­jar­nos en el en­fer­mo, en los que le cui­dan, en los pro­fe­sio­na­les y en la so­cie­dad en ge­ne­ral y fo­men­tar y crear es­ti­los de vi­da sa­lu­da­bles y res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te que tan­to afec­ta a nues­tra sa­lud.

Se tra­ta de una pas­to­ral más de con­jun­to, co­mo nos in­di­ca el Pa­pa Fran­cis­co en su car­ta de “mo­tu pro­prio” pa­ra la re­es­truc­tu­ra­ción del Con­se­jo Pon­ti­fi­cio pa­ra agen­tes sa­ni­ta­rios al “ser­vi­cio del desa­rro­llo hu­mano in­te­gral”, con com­pe­ten­cias en lo que se re­fie­re a las mi­gra­cio­nes, los ne­ce­si­ta­dos, los en­fer­mos y los ex­clui­dos, los mar­gi­na­dos y las víc­ti­mas de los con­flic­tos ar­ma­dos y de las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les, los en­car­ce­la­dos, los des­em­plea­dos y las víc­ti­mas de cual­quier for­ma de es­cla­vi­tud y de tor­tu­ra”.

En la cam­pa­ña de es­te año, con el le­ma “Sa­lud pa­ra ti, sa­lud pa­ra tu ca­sa (1 Sam 25)”, se aco­ge la in­vi­ta­ción del Pa­pa en la En­cí­cli­ca “Lau­da­to Si”. Se nos pi­de que cui­de­mos y tra­ba­je­mos por la pre­ven­ción de las en­fer­me­da­des, es­tan­do aten­tos a los ries­gos del en­torno na­tu­ral o so­cial que pue­dan cau­sar­las y pro­mo­vien­do ac­cio­nes o ac­ti­tu­des que pue­dan ayu­dar a te­ner más sa­lud per­so­nal y co­mu­ni­ta­ria, ya que: “Exis­ten for­mas de con­ta­mi­na­ción que afec­tan co­ti­dia­na­men­te a las per­so­nas. La ex­po­si­ción a los con­ta­mi­nan­tes at­mos­fé­ri­cos pro­du­ce un am­plio es­pec­tro de efec­tos so­bre la sa­lud, es­pe­cial­men­te de los más po­bres, pro­vo­can­do mi­llo­nes de muer­tes pre­ma­tu­ras” (LS 20)

“Hay que con­si­de­rar tam­bién la con­ta­mi­na­ción pro­du­ci­da por los re­si­duos, in­clu­yen­do los desechos pe­li­gro­sos pre­sen­tes en dis­tin­tos am­bien­tes. (…) Mu­chas ve­ces se to­man me­di­das só­lo cuan­do se han pro­du­ci­do efec­tos irre­ver­si­bles pa­ra la sa­lud de las per­so­nas” (21).

“La con­ta­mi­na­ción que pro­du­ce el dió­xi­do de car­bono (…) con gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra to­dos no­so­tros” (24).

“En­tre los po­bres son fre­cuen­tes en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el agua, in­clui­das las cau­sa­das por mi­cro­or­ga- nis­mos y por sus­tan­cias quí­mi­cas” (29). Es tam­bién una lla­ma­da a la res­pon­sa­bi­li­dad en el cui­da­do de nues­tra “ca­sa co­mún”:

“Ha­ce fal­ta vol­ver a sen­tir que nos ne­ce­si­ta­mos unos a otros, que te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad por los de­más y por el mun­do” (229).

“Tie­ne que ha­ber en el co­ra­zón ter­nu­ra, com­pa­sión y preo­cu­pa­ción por los se­res hu­ma­nos” (91), ya que “to­do es­tá co­nec­ta­do. Por eso se re­quie­re “una preo­cu­pa­ción por el am­bien­te uni­da al amor sin­ce­ro ha­cia los se­res hu­ma­nos y a un cons­tan­te com­pro­mi­so an­te los pro­ble­mas de la so­cie­dad” (119).

“La ac­ción de la Igle­sia no só­lo in­ten­ta re­cor­dar el de­ber de cui­dar la na­tu­ra­le­za, sino que al mis­mo tiem­po de­be pro­te­ger so­bre to­do al hom­bre con­tra la des­truc­ción de sí mis­mo” (79). Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que la eco­lo­gía afec­ta di­rec­ta­men­te a la sa­lud, que de­gra­dar el mun­do es de­gra­dar la sa­lud y pro­vo­car en­fer­me­dad. Cui­dar de la tie­rra es apos­tar por la sa­lud de las per­so­nas. De ahí los ob­je­ti­vos de es­ta Cam­pa­ña: Sen­si­bi­li­zar­nos so­bre la ne­ce­si­dad de pre­ve­nir la en­fer­me­dad, y asu­mir la ta­rea de cui­dar nues­tra sa­lud y el en­torno na­tu­ral, pa­ra que és­te re­per­cu­ta de ma­ne­ra po­si­ti­va en nues­tra sa­lud. Ilu­mi­nar, re­vi­sar y pu­ri­fi­car nues­tras ac­ti­tu­des y com­por­ta­mien­tos que no pro­mue­ven sa­lud; y tam­bién aque­llos fac­to­res de ries­go sa­ni­ta­rio que exis­tan en nues­tro en­torno.

Mos­trar la la­bor evan­ge­li­za­do­ra que la Igle­sia pue­de ejer­cer des­de es­ta di­men­sión. Pues Je­sús no só­lo vino a cu­rar en­fer­mos, sino que tam­bién y so­bre to­do, vino a dar vi­da “y vi­da en abun­dan­cia” (Jn10, 10) a to­dos. Cual­quier ac­ción por pe­que­ña que sea, in­clu­so oran­do, re­per­cu­te en la na­tu­ra­le­za, en la so­cie­dad y en la mis­ma Igle­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.