Ma­ría, la Ma­dre de la evan­ge­li­za­ción

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Dumio -

Con el Es­pí­ri­tu San­to, en me­dio del pue­blo siem­pre es­tá Ma­ría. Ella reunía a los dis­cí­pu­los pa­ra in­vo­car­lo (Hch 1,14), y así hi­zo po­si­ble la ex­plo­sión mi­sio­ne­ra que se pro­du­jo en Pen­te­cos­tés. Ella es la Ma­dre de la Igle­sia evan­ge­li­za­do­ra y sin ella no ter­mi­na­mos de com­pren­der el es­pí­ri­tu de la nue­va evan­ge­li­za­ción (…) Ma­ría es la que sa­be trans­for­mar una cue­va de ani­ma­les en la ca­sa de Je­sús, con unos po­bres pa­ña­les y una mon­ta­ña de ter­nu­ra. Ella es la es­cla­vi­ta del Pa­dre que se es­tre­me­ce en la ala­ban­za. Ella es la ami­ga siem­pre aten­ta pa­ra que no fal­te el vino en nues­tras vi­das. Ella es la del co­ra­zón abier­to por la es­pa­da, que com­pren­de to­das las pe­nas. Co­mo ma­dre de to­dos, es signo de es­pe­ran­za pa­ra los pue­blos que su­fren do­lo­res de par­to has­ta que bro­te la jus­ti­cia. Ella es la mi­sio­ne­ra que se acer­ca a no­so­tros pa­ra acom­pa­ñar­nos por la vi­da, abrien­do los co­ra­zo­nes a la fe con su ca­ri­ño ma­terno. Co­mo una ver­da­de­ra ma­dre, ella ca­mi­na con no­so­tros, lu­cha con no­so­tros, y de­rra­ma in­ce­san­te­men­te la cer­ca­nía del amor de Dios. A tra­vés de las dis­tin­tas ad­vo­ca­cio­nes ma­ria­nas, li­ga­das ge­ne­ral­men­te a los san­tua­rios, com­par­te las his­to­rias de ca­da pue­blo que ha re­ci­bi­do el Evan­ge­lio, y en­tra a for­mar par­te de su iden­ti­dad his­tó­ri­ca. Mu­chos pa­dres cris­tia­nos pi­den el Bau­tis­mo pa­ra sus hi­jos en un san­tua­rio ma­riano, con lo cual ma- ni­fies­tan la fe en la ac­ción ma­ter­nal de Ma­ría que en­gen­dra nue­vos hi­jos pa­ra Dios. Es allí, en los san­tua­rios, don­de pue­de per­ci­bir­se có­mo Ma­ría reúne a su al­re­de­dor a los hi­jos que pe­re­gri­nan con mu­cho es­fuer­zo pa­ra mi­rar­la y de­jar­se mi­rar por ella. Allí en­cuen­tran la fuer­za de Dios pa­ra so­bre­lle­var los su­fri­mien­tos y can­san­cios de la vi­da. Co­mo a san Juan Die­go, Ma­ría les da la ca­ri­cia de su con­sue­lo ma­ter­nal y les di­ce al oí­do: «No se tur­be tu co­ra­zón […] ¿No es­toy yo aquí, que soy tu Ma­dre?»”.

(Pa­pa Fran­cis­co en “Evan­ge­lii Gau­dium” [284. 286])

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.