Con­ver­san­do con…

Pi­lar Lou­ri­do. Pe­da­go­ga y miem­bro del Ser­vi­cio dio­ce­sano de MCS

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Dumio - Jo­se­fi­na Re­bés To­rra Gra­cias, Fi­na!

Tras nue­ve años co­mo di­rec­to­ra de Ca­ri­tas Dio­ce­sa­na, Jo­se­fi­na Re­bés, se des­pe­di­rá el pa­sa­do 13 de ma­yo de los vo­lun­ta­rios de la dió­ce­sis que co­la­bo­ran en las 56 Ca­ri­tas Pa­rro­quia­les. Na­tu­ral de Bar­ce­lo­na, des­de muy jo­ven es­tá li­ga­da a la Igle­sia. La per­te­nen­cia a la Ac­ción Ca­tó­li­ca le lle­vó a co­no­cer el amor y a tras­la­dar­se a Fe­rrol. Su com­pro­mi­so la lle­va­ría a Ma­nos Uni­das, sien­do su pre­si­den­ta de 2000 a 2007. Fue en ese pe­rio­do cuan­do la co­no­cí. La en­tre­vis­ta­ba pa­ra el Es­pe­jo; más tar­de me pe­día que pre­sen­ta­ra un fes­ti­val so­li­da­rio. Los la­zos se es­tre­cha­ron más cuan­do pa­so a ser mi “je­fa” en Ca­ri­tas Dio­ce­sa­na.

DUMIO: ¿Có­mo re­cuer­das el pa­so de Ma­nos Uni­das a Ca­ri­tas?

JO­SE­FI­NA RE­BÉS: Fue­ron ocho años tra­ba­jan­do pa­ra Ma­nos Uni­das y por mo­ti­vos fa­mi­lia­res le pre­sen­té al obis­po mi re­nun­cia. La acep­tó y fue cuan­do me co­mu­ni­có que me te­nía que en­co­men­dar una nue­va ta­rea. Al prin­ci­pio me ne­gué; ne­ce­si­ta­ba des­can­so y te­nía que aten­der a mi fa­mi­lia. Me con­tes­tó que en sep­tiem­bre vol­ve­ría­mos a ha­blar. Cuan­do me di­jo que que­ría que me hi­cie­ra car­go de Cá­ri­tas, me pa­re­ció una mi­sión im­po­si­ble. Co­no­cía a otros di­rec­to­res an­te­rio­res y yo no me veía ca­pa­ci­ta­da; así se lo di­je a don Manuel. Pe­ro me con­tes­tó que me da­ba un tiem­po (un mes) pa­ra me­di­tar­lo.

DUMIO: Las dos en­ti­da­des son Igle­sia, ¿qué las dis­tin­gue en su ma­ne­ra de tra­ba­jar?

JO­SE­FI­NA RE­BÉS: Ma­nos Uni­das fi­nan­cia pro­yec­tos del Ter­cer Mun­do con lo que las ac­ti­vi­da­des eran fes­ti­va­les, des­fi­les, con­cier­tos, etc. pa­ra re­cau­dar fon­dos y así con­se­guir la fi­nan­cia­ción de di­chos pro­yec­tos. No lle­gas a co­no­cer a las per­so­nas a las que van des­ti­na­das…En Cá­ri­tas las tie­nes de­lan­te, ves lo mal que lo pa­san… tan­to una fa­mi­lia con hi­jos que ne­ce­si­ta un ca­len­ta­dor…, pa­ña­les y le­che pa­ra el ni­ño que aca­ba de na­cer… La pre­sen­cia pa­ra mí fue lo que me re­sul­tó más du­ro.

DUMIO: En es­tos nue­ve años has co­no­ci­do de cer­ca el ros­tro de la po­bre­za más cer­ca­na... ¿de qué ma­ne­ra po­de­mos pa­liar sus con­se­cuen­cias?

JO­SE­FI­NA RE­BÉS: Que di­fí­cil es con­tes­tar a es­ta pre­gun­ta. Pa­liar es mo­di­fi­car nues­tro es­ti­lo de vi­da; acor­dar­nos de que hay mu­cha gen­te que vi­ve las con­se­cuen­cias de una cri­sis muy du­ra; po­ner­nos en la si­tua­ción del otro y apren­der a com­par­tir. Hoy son ellos, pe­ro ma­ña­na po­de­mos ser no­so­tros.

DUMIO: Ca­ri­tas en su de­nun­cia so­cial po­ne el fo­co en las es­truc­tu­ras in­jus­tas, la dig­ni­dad de las per­so­nas y la de­fen­sa de los de­re­chos. Es­te es el com­pro­mi­so de un vo­lun­ta­rio de Ca­ri­tas?

JO­SE­FI­NA RE­BÉS: El com­pro­mi­so del vo­lun­ta­rio de Cá­ri­tas de­be ser siem­pre el pró­ji­mo. Ver su ros­tro y pen­sar que es­tán con­fian­do en no­so­tros pa­ra pa­liar, en­ten­der y de­nun­ciar las in­jus­ti­cias, los de­re­chos que to­da per­so­na tie­ne co­mo ciu­da­dano. Ayu­dar pa­ra con­se­guir las ayu­das del Es­ta­do pa­ra ha­cer fren­te a un al­qui­ler, el pa­go de un re­ci­bo de luz y cuán­tas co­sas más que ve­mos to­dos los días.

Los vo­lun­ta­rios de Cá­ri­tas de­ben sa­ber es­cu­char, son­reír, dar afec­to y ca­ri­ño ya que nor­mal­men­te aten­de­mos a per­so­nas de­ses­pe­ra­das, que no han en­con- tra­do ayu­da en su du­ro re­co­rri­do.

DUMIO: La evo­lu­ción de Ca­ri­tas nos ha­bla de un pa­so más en lo asis­ten­cial pa­ra fa­vo­re­cer la pro­mo­ción de la per­so­na. ¿Con que he­rra­mien­tas cuen­ta Ca­ri­tas?

JO­SE­FI­NA RE­BÉS: Cá­ri­tas dis­po­ne de téc­ni­cos muy cua­li­fi­ca­dos que atien­den y bus­can la for­ma de so­lu­cio­nar la emer­gen­cia que se pre­sen­ta. Tam­bién Cá­ri­tas bus­ca sub­ven­cio­nes, con­ve­nios, so­cios y do­nan­tes pa­ra re­cau­dar y po­der dis­po­ner de fon­dos pa­ra pa­liar las ne­ce­si­da­des. Dis­po­ne­mos de un pro­gra­ma de em­pleo don­de se ayu­da a desa­rro­llar un CV, for­ma­ción pa­ra po­der es­tar pre­pa­ra­do pa­ra si sur­ge un tra­ba­jo, etc. Ade­más, dis­po­ne­mos de un Cen­tro don­de da­mos desa­yu­nos y me­rien­das pa­ra la gen­te que sa­lien­do del Re­fu­gio vuel­ven a to­mar le­che ca­lien­te, bo­ca­di­llo y sa­la de lec­tu­ra o jue­gos de me­sa pa­ra ha­cer más lle­va­de­ra las ho­ras de es­pe­ra pa­ra vol­ver al Re­fu­gio a pa­sar la no­che o pa­sar­la en un ca­je­ro o ......

DUMIO: Cual es la trans­for­ma­ción per­so­nal y es­pi­ri­tual que de­ja tu pa­so por Ca­ri­tas?

JO­SE­FI­NA RE­BÉS: La trans­for­ma­ción per­so­nal y es­pi­ri­tual que he re­ci­bi­do en es­tos nue­ve años ha si­do gran­de. He apren­di­do cuan­to su­fri­mien­to hay a mi al­re­de­dor. Me sien­to in­ca­paz de ne­gar mi tiem­po a quien me lo pi­de. El pen­sar ca­da no­che cuan­tos su­fren por so­le­dad, in­com­pren­sión o un sim­ple abra­zo y agra­de­cer al Se­ñor to­do lo que me ha da­do y va­lo­rar el ha­ber con­se­gui­do po­ner ros­tro al que se acer­ca. Por úl­ti­mo des­de Dumio agra­dez­co a to­dos los que me han acom­pa­ña­do en es­tos años y han con­fia­do en mí y pe­dir dis­cul­pas a quien he po­di­do da­ñar o no he te­ni­do la com­pren­sión que han ne­ce­si­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.