El cum­pli­mien­to nor­ma­ti­vo, un nue­vo va­lor pa­ra las em­pre­sas

Lu­cus Lex ase­so­ra a las com­pa­ñías y po­ne a su dis­po­si­ción un ca­nal éti­co

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Asesoramiento legal - LAU­RA LÓ­PEZ

El mun­do em­pre­sa­rial es­tá ca­da vez más su­je­to a cam­bios nor­ma­ti­vos y le­ga­les. Pa­ra el sec­tor es fun­da­men­tal con­tar con ase­so­ra­mien­to ju­rí­di­co, co­mo el que ofre­cen des­de Lu­cus Lex, un des­pa­cho de abo­ga­dos con se­de en Lu­go, que brin­da un ser­vi­cio in­te­gral a los clien­tes, so­bre to­do em­pre­sas. Uno de los cam­bios que más con­sul­tas es­tá ge­ne­ran­do es el del cum­pli­mien­to nor­ma­ti­vo pa­ra em­pre­sas (Com­plian­ce), que es un con­jun­to de bue­nas prác­ti­cas adop­ta­das por la em­pre­sa pa­ra iden­ti­fi­car y cla­si­fi­car los ries­gos ope­ra­ti­vos y le­ga­les a los que se en­fren­tan y es­ta­ble­cer me­ca­nis­mos in­ter­nos de pre­ven­ción y ges­tión, for­ma­ción, de­tec­ción y con­trol de los mis- mos.

Se­gún ex­pli­ca Luis La­mas, de Lu­cus Lex, es­ta si­tua­ción de­ri­va de las úl­ti­mas re­for­mas del Có­di­go Pe­nal, que es­ta­ble­cen que las per­so­nas ju­rí­di­cas pue­den ser acu­sa­das de de­li­tos pe­na­les, por lo que las em­pre­sas pue­den ser con­de­na­das por un de­li­to pe­nal. El cum­pli­mien­to nor­ma­ti­vo bus­ca evi­tar o de­tec­tar cues­tio­nes co­mo el blan­queo de ca­pi­ta­les, de­li­tos con­tra la pro­pie­dad in­te­lec­tual, se­gu­ri­dad de los tra­ba­ja­do­res, dis­cri­mi­na­ción... «Por ago­ra non é al­go real­men­te obri­ga­to­rio, pe­ro nun fu­tu­ro aca­ba­rao sen­do e oco­rre­rá al­go si­mi­lar ao que su­ce­deu coa pre­ven­ción dos ris­cos la­bo­rais, que non se con­ci­be un­ha em­pre­sa sen ela», ex­pli­ca Luis La­mas.

En Lu­go son va­rias las em­pre­sas que ya lo han pues­to en mar­cha, aun­que por aho­ra se tra­ta, fun­da­men­tal­men­te, de gran­des em­pre­sas. «Ade­mais, a to­das as em­pre­sas que con­tra­ten coa Ad­mi­nis­tra­ción lles in­tere­sa ter es­te pro­gra­ma por­que é co­mo un­ha nor­ma de ca­li­da­de, é un estándar éti­co que apor­ta un va­lor en­ga­di­do», con­ti­núa La­mas. Otra de las ven­ta­jas de dis­po­ner de es­te pro­gra­ma es que, en ca­so de impu­tación, ac­túa co­mo exi­men­te o ate­nuan­te de la per­so­na ju­rí­di­ca. Ade­más, al­gu­nas com­pa­ñías de se­gu­ros con­di­cio­nan la pó­li­za de di­rec­ti­vo y ad­mi­nis­tra­dor a dis­po­ner del pro­gra­ma.

Por otro la­do, pa­ra el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del cum­pli­mien­to nor­ma­ti­vo tie­ne que exis­tir un ca­nal de de­nun­cias —pue­de ser un co­mi­té de cum­pli­mien­to—, que tie­ne que ser im­par­cial y dar ga­ran­tías a quien ha­ce la de­nun­cia. Ese me­ca­nis­mo pue­de po­ner­lo en mar­cha la em­pre­sa o ex­ter­na­li­zar­lo. Pa­ra quie­nes op­ten por es­te úl­ti­mo ca­so, Lu­cus Lex po­ne a su dis­po­si­ción un Ca­nal Éti­co pa­ra to­do ti­po de em­pre­sas, que per­mi­te a las com­pa­ñías «mi­ni­mi­zar los ries­gos y ges­tio­nar el mis­mo por ter­ce­ros in­de­pen­dien­tes evi­tan­do pro­ble­mas, y to­do ello a un cos­te muy ase­qui­ble».

FO­TO ÓSCAR CELA

Luis La­mas, en el des­pa­cho de abo­ga­dos de Lu­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.