«La úni­ca mu­jer en el co­mi­té na­cio­nal de trans­por­te fui yo»

La pre­si­den­ta de Tra­di­me de­ja el sec­tor, des­pués de ven­der la em­pre­sa a cu­yo fren­te es­tu­vo du­ran­te 25 años, Grúas Cas­te­lao, a otra fir­ma de Mei­ra

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - En clave empresarial - DO­LO­RES CELA

La aso­cia­ción Tra­di­me, que aglu­ti­na a 250 em­pre­sas del sec­tor del trans­por­te re­le­va­rá a su pre­si­den­ta du­ran­te los úl­ti­mos do­ce años, Car­men Cas­te­lao Muí­ña, en una asam­blea que se ce­le­bra­rá a fi­na­les de año. Mien­tras tan­to asu­me las fun­cio­nes el vi­ce­pre­si­den­te. La mu­jer a la que nun­ca le tem­bló la voz en las reunio­nes del Co­mi­té de la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Trans­por­te de Mer­can­cías (CETM), ven­dió en el pa­sa­do mes de mar­zo la em­pre­sa Grúas Cas­te­lao, que fun­dó su pa­dre. La Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Trans­por­te de Mer­can­cías de Ga­li­cia, Fe­ga­tra­mer, de la que fue vi­ce­pre­si­den­ta le tri­bu­tó un ho­me­na­je ha­ce unos días en A Co­ru­ña, coin­ci­dien­do con su mar­cha del sec­tor.

«Ven­dí la em­pre­sa —di­jo— y no me pa­re­cía bien se­guir al fren­te de Tra­di­me sin te­ner ya na­da que ver en el sec­tor, por lo que de­jé to­dos los car­gos que te­nía, in­clui­dos los de la CEL». «Tan­to en Fe­ga­tra­mer co­mo en la Con­fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios de Lu­go me di­je­ron que se­guían sien­do mis ca­sas, y lo agra­dez­co des­pués de tan- tos años, pe­ro yo aho­ra ya es­toy fue­ra», apun­tó.

Car­men Cas­te­lao, que lle­gó al sec­tor en los años 90 du­ran­te una de las cri­sis más im­por­tan­tes del sec­tor, pa­ra ha­cer­se car­go de la em­pre­sa fa­mi­liar, re­co­no­ce que, pe­se a que fue la úni­ca mu­jer en el co­mi­té na­cio­nal del trans­por­te, nun­ca se sin­tió in­có­mo­da en­tre tan­tos hom­bres. «Yo era una más en­tre ellos y siem­pre me res­pe­ta­ron por eso. No me ca­lla­ba, siem­pre de­cía lo que pen­sa­ba, les gus­ta­se o no».

Lle­gó a la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Trans­por­te de Mer­can­cías de la mano de su en­ton­ces pre­si­den­te Mar­cos Mon­te­ro, que en­se­gui­da la fi­chó pa­ra su equi­po. La in­cor­po­ró des­pués de com­pro­bar co­mo ges­tio­na­ba Car­men Cas­te­lao Tra­di­me y co­mo con­si­guió que el sec- tor, ce­rra­ra fi­las en torno a ella y la re­eli­gie­ra en tres pro­ce­sos elec­to­ra­les. Mon­te­ro, se­gún re­cuer­da la em­pre­sa­ria, siem­pre acep­ta­ba de muy buen gra­do las in­vi­ta­cio­nes a que acu­die­ra a las asam­bleas anua­les de Tra­di­me, en las que ha­bía una ce­na de con­fra­ter­ni­dad, en la que ha­bía re­pre­sen­tan­tes de la ad­mi­nis­tra­ción y con­se­llei­ros, en más de una oca­sión.

Bue­nos co­la­bo­ra­do­res

«De­bo re­co­no­cer —se­ña­ló Car­men Cas­te­lao— que la aso­cia­ción fun­cio­na­ba y si­gue fun­cio­nan­do bien por­que nos preo­cu­pa­mos por pres­tar bue­nos ser­vi­cios y por es­tar al día en to­do lo que se co­cía en el sec­tor». Cas­te­lao re­co­no­ce que una bue­na par­te del mé­ri­to es de las dos per­so­nas que tra­ba­jan en Tra­di­me des­de ha­ce dé­ca­das, Hel­ga y Be­go­ña.

A la ex­pre­si­den­ta de Tra­di­me no le fal­tó co­ra­je pa­ra de­fen­der a ca­pa y es­pa­da la de­vo­lu­ción del cén­ti­mo sa­ni­ta­rio en Ga­li­cia, que to­da­vía si­gue co­lean­do, ni pa­ra efec­tuar de­cla­ra­cio­nes con­tro­ver­ti­das en du­ran­te las huel­gas de trans­por­te más du­ras que hu­bo a ni­vel ga­lle­go y es­ta­tal.

FO­TO ALBERTO LÓ­PEZ

Car­men Cas­te­lao en la se­de deT­ra­di­me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.