El va­lor del cam­po y del bos­que

La fir­ma vi­lal­be­sa Cham­pi­vil dis­tri­bu­ye se­tas por Eu­ro­pa y en­sa­ya sa­li­das pa­ra otros pro­duc­tos

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Iniciativa rural - X.M.PALACIOS

Las se­tas que abun­dan en tan­tas zo­nas de bos­que de Ga­li­cia pue­den ser un pro­duc­to pa­ra la ex­por­ta­ción. Un ca­so co­mo el de la em­pre­sa vi­lal­be­sa Cham­pi­vil así lo de­mues­tra, pues­to que lle­va años man­dan­do pro­duc­ción a paí­ses co­mo Fran­cia, Ho­lan­da e Ita­lia, sin ol­vi­dar que otras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es­pa­ño­las tam­bién re­ci­ben mer­can­cía.

En fres­co, des­hi­dra­ta­das, en con­ser­va o con­ge­la­das, de las ins­ta­la­cio­nes de Cham­pi­vil, si­tua­das en la pa­rro­quia de Mou­ren­ce, sa­len to­ne­la­das de se­tas ca­da año. El ori­gen de la mer­can­cía sue­le es­tar en mon­tes del nor­te de la Te­rra Chá, en don­de abun­dan las se­tas. De la zo­na tam­bién pro­ce­den otros pro­duc­tos que se en­va­san y que tie­nen un mer­ca­do al­go dis­tin­to.

Los gre­los en con­ser­va son des­de ha­ce años otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas de Cham­pi­vil, aun- que la sa­li­da del pro­duc­to es al­go di­fe­ren­te. A di­fe­ren­cia de las se­tas, aún no ha lo­gra­do el gre­lo una acep­ta­ción co­mo la de las se­tas en otros mer­ca­dos; sí se ven­de fue­ra, pe­ro, por lo ge­ne­ral, en lu­ga­res don­de hay pre­sen­cia de ga­lle­gos.

De to­dos mo­dos, la res­pon­sa­ble de la em­pre­sa, Luz Cas­te­lo, no re­nun­cia a bus­car sa­li­das pa­ra otros pro­duc­tos o a es­tu­diar la res­pues­ta en otros mer­ca­dos. Me­nos co­no­ci­da que la po­si­bi­li­dad de ven­der se­tas o gre­los es la idea de co­mer­cia­li­zar or­ti­gas, una cues­tión que la em­pre­sa ya ha ini­cia­do y que re­fle­ja, co­mo en los otros ca­sos, un plan­tea­mien­to orien­ta­do a apro­ve­char re­cur­sos cer­ca­nos: las or­ti­gas que se co­lo­can en­va­sa­das en el mer­ca­do pro­ce­den de cam­pos cer­ca­nos a la se­de de la em­pre­sa.

«Sem­pre hai al­go», afir­ma Luz Cas­te­lo pa­ra ex­pli­car có­mo la em­pre­sa, que en el 2001 im­plan- tó la ac­tual mar­ca aun­que la ac­ti­vi­dad fue ini­cia­da por su pa­dre en los años 70. Una de las ideas que se es­tá es­tu­dian­do en es­tos mo­men­tos es la co­mer­cia­li­za­ción de be­llo­tas, en tan­to que otro ca­so de trans­for­ma­ción de ma­te­ria pri­ma, la mer­me­la­da ela­bo­ra­da con va­rios in­gre- dien­tes ve­ge­ta­les o con uno so­lo, ya ha co­men­za­do: arán­da­nos, mo­ras o gro­se­llas son al­gu­nos de los prin­ci­pa­les in­gre­dien­tes.

Ca­li­dad «moi boa»

La ca­li­dad del pro­duc­to ele­gi­do pa­re­ce fue­ra de to­da du­da. La se­ta de la zo­na, di­ce Cas­te- lo, es «moi boa». La otra par­te, la bús­que­da de sa­li­das o de nue­vas for­mas de pre­sen­ta­ción, se man­tie­ne año tras año. Eso sí, el nú­me­ro de pues­tos de tra­ba­jo de la em­pre­sa os­ci­la de unos me­ses a otros: los cua­tro per­ma­nen­tes pue­den au­men­tar anue­ve en tem­po­ra­da al­ta.

FO­TO FALBERTO LÓ­PEZ

Luz Cas­te­lo, re­co­gien­do or­ti­gas en un cam­po de las afue­ras de Vi­lal­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.