Cien eu­ros por un ca­ba­llo pa­ra re­co­rrer el Ca­mino

Los pe­re­gri­nos son los que más con­tra­tan un ser­vi­cio que ofre­ce en to­das las ru­tas ja­co­beas

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - San isidro - DO­LO­RES CE­LA

Tex­to Des­de San Xu­lián de Mos, en Cas­tro de Rei, Ra­món Mar­tí­nez Ri­vas, del cen­tro ecues­tre El Pa­so, se pre­pa­ra pa­ra ini­ciar una nue­va tem­po­ra­da de ex­cur­sio­nes a ca­ba­llo, en esta oca­sión más cen­tra­das en el Ca­mino de San­tia­go. No so­lo es­tá dis­pues­to a ha­cer el Fran­cés, sino que es­tá pre­pa­ra­do pa­ra acu­dir con sus ejem­pla­res de cru­ce del país, que son los más tran­qui­los y re­sis­ten­tes a eta­pas de sie­te ho­ras de du­ra­ción, a cual­quie­ra de las ru­tas a San­tia­go.

Por cien eu­ros al día por per­so­na, con un mí­ni­mo de tres, es po­si­ble rea­li­zar cual­quie­ra de las eta­pas. Por el momento, la ma­yor de­man­da es de pe­re­gri­nos ex­tran­je­ros. Los na­cio­na­les no sue­len re­que­rir de­ma­sia­do sus ser­vi­cios, aun­que ya ha guia­do a un gru­po de seis po­li­cías na­cio­na­les y a cua­tro madrileños. Es­tos úl­ti­mos hi­cie­ron un tra­mo del Pri­mi­ti­vo. Ale­ma­nes e ita­lia­nos fi­gu­ran en­tre los prin­ci­pa­les clien­tes.

Ra­món Mar­tí­nez ase­gu­ra que pa­ra ha­cer una eta­pa del Ca­mino no es ne­ce­sa­rio sa­ber mon­tar. De hecho, in­sis­te que el 90% de sus clien­tes no se han subido nunca a un ca­ba­llo, pe­ro les gus­tan es­tos ani­ma­les y so­bre to­do va­lo­ran la ex­pe­rien­cia.

Los ga­lle­gos, los me­jo­res

Mar­tí­nez dis­po­ne de 38 ejem­pla­res pa­ra rea­li­zar las ru­tas. En­tre ellos fi­gu­ran tro­to­nes ma­rro­quíes, fran­ce­ses o ame­ri­ca­nos, ca­ba­llos ára­bes o los ga­lle­gos. Se­gún ase­gu­ró, los cru­ces de ejem­pla­res del país son «máis tran­qui­los e máis re­sis­ten­tes».

«Pa­ra ca­bal­gar dúas ho­ras nun día ser­ve cal­que­ra ra­za, pe­ro pa­ra pa­sar de se­te a oi­to ho­ras e cin­co días se­gui­dos, o ani­mal ten que ter re­sis­ten­cia», se­ña­ló.

El due­ño de El Pa­so apun­tó tam­bién en que los ani­ma­les han de trans­por­tar no so­lo a un ji­ne­te, con pe­so va­ria­ble, que pue­de su­pe­rar los cien ki­los y los equi­pa­jes en las al­for­jas. «Peor era an­tes coas ar­ma­du­ras —di­jo— que le­va­ban o xi­ne­te e 200 qui­los a maio­res».

A ca­ba­llo sue­len ha­cer prác­ti­ca­men­te los mis­mos ki­ló­me­tros que un pe­re­grino a pie, so­bre 25. Su­po­ne dos paradas an­tes del me­dio­día, el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra co­mi­da tran­qui­la y pa­ra que tam­bién des­can­sen los équi­dos y otros dos más por la tar­de.

Los ji­ne­tes acos­tum­bran a ha­cer una me­dia de sie­te a ocho ki­ló­me­tros por ho­ra a lo­mos de los ca­ba­llos de El Pa­so. No tie­nen que preo­cu­par­se de na­da más que de lle­var las rien­das. De la co­mi­da de los ani­ma­les, del agua, de los des­can­sos y de­más ne­ce­si­da­des se en­car­ga di­rec­ta­men­te el due­ño de los ca­ba­llos.

«Con me­nos de tres ca­ba­los en ru­ta —se­ña­ló— non saen as con­tas. O máis ca­ro é o trans­por­te. Hai que le­va­los nun ca­mión e des­pois, o fi­nal da eta­pa, hai que ir en ta­xi a bus­ca­lo pa­ra vol­ver a car­ga­los. Nun tra­xec­to de 25 qui­ló­me­tros soen co­brar 50 eu­ros». Si son po­cos los ji­ne­tes se arre­gla so­lo, pe­ro cuan­do con­tra­ta sus ser­vi­cios un gru­po gran­de ne­ce­si­ta ir con otro guía pa­ra po­der con­tro­lar­lo to­do.

Ex­tran­xei­ros

«Ten­se da­do o ca­so, so­bre to­do con es­tran­xei­ros, que es­tán dis­pos­tos a pa­gar os 300 eu­ros, aín­da que só ca­bal­gue unha per­soa», apun­tó. «O ano pa­sa­do fí­xeno con dúas per­soas, pe­ro pa­ga­ron o des­pra­za­men­to com­ple­to», aña­dió.

Quie­nes se de­ci­den a ha­cer una eta­pa a ca­ba­llo sue­len re­pe­tir por­que la ex­pe­rien­cia, se­gún Mar­tí­nez, es muy es­pe­cial.

El due­ño del cen­tro ecues­tre ha em­pa­pe­la­do el Ca­mino de San­tia­go con car­te­les anun­cian­do sus ser­vi­cios y tam­bién ha lle­ga­do a un acuer­do con una agen­cia de via­jes pa­ra pres­tár­se­los a sus clien­tes.

En es­tos días ha re­ci­bi­do va­rias lla­ma­das so­li­ci­tan­do sus ser­vi­cios de un día pa­ra otro. «É to­do un pou­co im­pro­vi­sa­do».

Mar­tí­nez ase­gu­ra que no tie­ne to­da­vía un ca­len­da­rio de sa­li­das com­ple­to. «As ve­ces ven os ca­ba­los no Ca­mi­ño e pre­gun­tan por­que os que­ren pa­ra o día se­guin­te».

A Ra­món Mar­tí­nez le han lle­ga­do en­car­gos cu­rio­sos aje­nos a las eta­pas del Ca­mino de San­tia­go. Un gru­po de ami­gas or­ga­ni­zó una des­pe­di­da de sol­te­ra a ca­ba­llo, con una co­mi­da en ru­ta. Otro le con­cer­tó una pe­re­gri­na­ción a Saavedra, el pró­xi­mo día 24.

Dos pe­re­gri­nos a ca­ba­llo de­lan­te de la igle­sia de Por­to­ma­rín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.