Ac­ción Ca­tó­li­ca. Pa­sión por Cris­to. Pa­sión por el pue­blo

Alfonso Gil Mon­tal­bo. Con­si­lia­rio de la HOAC

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Dumio -

Pen­te­cos­tés. Na­ce la Igle­sia y na­ce en sa­li­da. El Es­pí­ri­tu lan­za a los dis­cí­pu­los de Je­sús, el Cris­to, a la mi­sión: el anun­cio con obras y pa­la­bras de la Buena No­ti­cia. Es­te en­vío for­ma par­te de la iden­ti­dad de la Igle­sia. En­via­da a trans­mi­tir la ale­gría del Evan­ge­lio ca­paz de re­no­var el mun­do, en­tien­de que ha­cer­lo es ta­rea de la co­mu­ni­dad en­te­ra, es de­cir, de to­dos los bau­ti­za­dos en co­mu­nión con sus pas­to­res. “His­tó­ri­ca­men­te la Ac­ción Ca­tó­li­ca ha te­ni­do la mi­sión de formar lai­cos que asu­man su res­pon­sa­bi­li­dad en el mun­do. Hoy, con­cre­ta­men­te, es la for­ma­ción de dis­cí­pu­los mi­sio­ne­ros. El ca­ris­ma de la Ac­ción Ca­tó­li­ca es el ca­ris­ma de la mis­ma Igle­sia en­car­na­da en­tra­ña­ble­men­te en el hoy y en el aquí de ca­da Igle­sia dio­ce­sa­na que dis­cier­ne en con­tem­pla­ción y mi­ra­da aten­ta la vi­da de su pue­blo y bus­ca re­no­va­dos ca­mi­nos de evan­ge­li­za­ción y de mi­sión des­de las dis­tin­tas reali­da­des pa­rro­quia­les” (Pa­pa Fran­cis­co, Men­sa­je al II Con­gre­so internacional so­bre Ac­ción Ca­tó­li­ca. Ro­ma, 27 de abril de 2017). La Ac­ción Ca­tó­li­ca es co­mo el cau­ce que la Igle­sia crea pa­ra el apos­to­la­do se­glar. Tie­ne una especial vin­cu­la­ción con el mi­nis­te­rio pas­to­ral - la je­rar­quía de la Igle­sia, pe­ro ac­túa ba­jo su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad. Es la úni­ca aso­cia­ción se­glar que el Con­ci­lio Va­ti­cano II men­cio­na ex­plí­ci­ta­men­te. Lo ha­ce en tres oca­sio­nes: di­ri­gién­do­se a los obis­pos ur­ge su creación (ChD 17); la de­fi­ne por es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas: su fi­na­li­dad es el fin apos­tó­li­co de la Igle­sia, los lai­cos apor­tan su ex­pe­rien­cia y la di­ri­gen, ac­túan uni­dos co­mo co­mu­ni­dad ecle­sial, ba­jo la di­rec­ción su­pe­rior de la je­rar­quía (AA 20); e in­sis­te en que pa­ra la im­plan­ta­ción de la Igle­sia y el cre­ci­mien­to de la co­mu­ni­dad cris­tia­na son ne­ce­sa­rios los sa­cer­do­tes, los diá­co­nos y ca­te­quis­tas y la Ac­ción Ca­tó­li­ca (AG 15). La Igle­sia no está ver­da­de­ra­men­te fun­da­da ni vi­ve ple­na­men­te ni es un signo per­fec­to de Cris­to en­tre los hom­bres, mien­tras no exis­ta y tra­ba­je con la je­rar­quía un lai­ca­do pro­pia­men­te di­cho. Por­que el Evan­ge­lio no pue­de que­dar pro­fun­da­men­te gra­ba­do en las men­tes, la vi­da y el tra­ba­jo de un pue­blo sin la pre­sen­cia ac­ti­va de los lai­cos. La Ac­ción Ca­tó­li­ca cui­da es­pe­cial­men­te:

La es­pi­ri­tua­li­dad: el en­cuen­tro con Cris­to y la fi­de­li­dad a su lla­ma­da; la es­cu­cha de su pa­la­bra y la par­ti­ci­pa­ción en los Sa­cra­men­tos; la vi­ven­cia de la co­mu­nión ecle­sial y la apertura a la mi­sión evan­ge­li­za­do­ra.

La for­ma­ción: ne­ce­sa­ria pa­ra una fe adul­ta, ca­paz de dar ra­zón de su esperanza en el diá­lo­go con la cultura y la cien­cia; a par­tir de la vi­da y de la ac­ción en ella; im­pli­ca co­no­ci­mien­tos bí­bli­cos y teo­ló­gi­cos, so­cia­les y morales, que ha de ac­tua­li­zar per­ma­nen­te­men­te. El com­pro­mi­so evan­ge­li­za­dor: es­tar pre­sen­te en el mun­do de mo­do sig­ni­fi­ca­ti­vo, ac­tuan­do con la sen­ci­llez de quien sir­ve y la ho­nes­ti­dad de quien tra­ba­ja por la jus­ti­cia; apor­tan­do la va­lo­ra­ción de la dig­ni­dad hu­ma­na que el Evan­ge­lio transmite, po­nien­do en el cen­tro de las es­truc­tu­ras so­cia­les, eco­nó­mi­cas o po­lí­ti­cas a la per­so­na; e in­vi­tan­do a una vi­sión tras­cen­den­te de la per­so­na crea­da por amor y pa­ra amar. Cris­to en el punto de partida. Cris­to en el ca­mino. Cris­to en el ho­ri­zon­te. “La Ac­ción Ca­tó­li­ca no pue­de es­tar le­jos del pue­blo, sino que sa­le del pue­blo y tie­ne que es­tar en me­dio del pue­blo. Es pre­ci­so po­pu­la­ri­zar más la Ac­ción Ca­tó­li­ca. Com­par­tir la vi­da de la gen­te y apren­der a des­cu­brir por dón­de van sus in­tere­ses y sus bús­que­das, cuá­les son sus an­he­los y sus he­ri­das más pro­fun­das; y qué es lo que ne­ce­si­tan de no­so­tros. Es­to es fun­da­men­tal pa­ra no caer en la es­te­ri­li­dad de las res­pues­tas a pre­gun­tas que na­die se ha­ce… Es un de­sa­fío a la ma­ter­ni­dad ecle­sial de la Ac­ción Ca­tó­li­ca: re­ci­bir a to­dos y acom­pa­ñar­los en el ca­mino de la vi­da con las cru­ces que llevan a cues­tas. Es ne­ce­sa­rio que la Ac­ción Ca­tó­li­ca es­té pre­sen­te en el mun­do po­lí­ti­co, em­pre­sa­rial, pro­fe­sio­nal… en las cár­ce­les, en los hos­pi­ta­les, en las ca­lles, en las fá­bri­cas… en la pa­rro­quia, en la dió­ce­sis, en el país, en el ba­rrio, en la familia, en el es­tu­dio y el tra­ba­jo, en lo ru­ral… en los am­bien­tes pro­pios de la vi­da, ahí don­de se to­man las decisiones y se cons­tru­ye la cultura” (Pa­pa Fran­cis­co, idem). La Ac­ción Ca­tó­li­ca está lla­ma­da a te­ner una pre­sen­cia sig­ni­fi­ca­ti­va en la Pa­rro­quia (ACG: Ac­ción Ca­tó­li­ca Ge­ne­ral) ani­man­do el ta­lan­te mi­sio­ne­ro de la co­mu­ni­dad pa­rro­quial y ex­pli­ci­tan­do su anun­cio en el ám­bi­to don­de la pa­rro­quia está asen­ta­da. Y a es­tar tam­bién pre­sen­te en los am­bien­tes es­pe­cí­fi­cos don­de trans­cu­rre la vi­da de las per­so­nas, por ejem­plo el mun­do del tra­ba­jo y to­do lo que su­po­ne su cultura, sus lu­chas, su afán de ma­yor jus­ti­cia (JOC: Ju­ven­tud Obre­ra Cris­tia­na; HOAC: Her­man­dad Obre­ra de Ac­ción Ca­tó­li­ca).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.